Para Dorothy Goudie, de Nueva Zelanda, Rehana Webster fue una buena formadora de EFT. En consecuencia, pudo dar con las causas de algunos de los problemas de la ansiedad de una niña de 8 años y resolver su problema de incontinencia nocturna. Observe cómo no usó EFT directamente para el problema de la incontinencia nocturna y cómo más aspectos acabaron por aparecer.

Por Dorothy Goudie

Un miembro de la familia me preguntó si era posible hacer tapping para la incontinencia nocturna. No lo sabía pero como Gary siempre dice «Inténtelo con todo» lo comenté con mi formadora Rehana Webster y me dijo que charlara con la niña y que viera lo que salía. Eso es lo que hice.

La señorita de 8 años ha empezado recientemente en una nueva escuela y tiene muchos miedos relacionados con las experiencias nuevas. Nuestra primera charla consistió en lo que sucedía en su vida diaria, cómo se relacionaba con sus nuevos compañeros de clase, nueva maestra y, en general, cómo se estaba desenvolviendo.

Salió que por primera vez tenía cálculo mental, esto la ponía muy nerviosa, porque se sentía incapaz de recordar las respuestas con la suficiente rapidez, especialmente las tablas de multiplicar.

Le sugerí que le podía mostrar una manera genial, quizá un poco rara, pero divertida de reducir su ansiedad y quizá ayudarla a recordar lo que necesitaba saber.

Le gustó la idea, así que le mostré los puntos que se utilizan e hicimos tapping…

• Aunque odie las matemáticas y no pueda recordar las respuestas con la suficiente rapidez, soy realmente una niña genial.

• Aunque no saque muchas respuestas correctas, sigo siendo una niña maravillosa.

• Aunque no pueda pensar cuando tengo que contestar rápidamente, ¿y si pudiera saber las respuestas?

Después de la pregunta «y si» sus ojos se iluminaron, dijo que sabía las respuestas, pero que no las podía decir con la suficiente rapidez.

Bien, hicimos tapping para que pudiera contestar con rapidez y para otras cosas, como el hecho de que un niño la acosaba, las clases de natación y las peleas con su hermana.

Ninguna mención a la incontinencia nocturna. No sacó el tema ni yo tampoco.

Dos semanas después su mamá dijo que no había vuelto a mojar la cama. Además había aprendido a nadar y podía poner la cabeza bajo el agua y cruzar el ancho de la piscina de la escuela. Un gran progreso.

Dos semanas más pasaron y la incontinencia nocturna volvió a aparecer. Al principio, pensé que no había funcionado, pero después de otra charla descubrí que era un aspecto totalmente diferente.

Iba a ir a su primer campamento escolar y tenía todo tipo de temores, el mayor era que algunos de los niños le habían dicho que tenía que cocinar sus propias comidas.

También tenía miedo a actividades que no le gustaba hacer, no le gustan las actividades al aire libre, ni siquiera le gusta acampar.

Bien, hicimos tapping para todo lo que se me ocurría, de lo que había mencionado. De hecho, la mayor parte del tiempo hacía tapping mientras ella hablaba.

La semana pasada, me llamó para decirme que había participado en los deportes de natación de la escuela y había sido la tercera en una carrera, muy emocionante. También oí cómo tenía ilusión por ir al campamento, y estaba trabajando con un grupo de niñas para preparar su primera comida de campamento. Habían decidido el menú y sabía exactamente lo que iba a suceder. Todo el temor había desaparecido y estaba ilusionada y entusiasmada. Seguíamos sin mencionar la incontinencia nocturna en nuestras conversaciones.

Y por supuesto no hubo más camas mojadas.

Gracias Rehana. He disfrutado realmente de lo que me ha enseñado.

Dorothy Goudie, Nueva Zelanda.

Traducido por EZ

InEnglish.gif