Damaris Drewry, (PhD), nos informa sobre una sesión de “15 minutitos» en la que consiguió relajar un «hombro inmóvil». Observe cómo trata temas de ira que subyacen al problema del hombro.

Para una sesión completa sobre un caso semejante a este, ver Parte 1, Video 2b de El Curso de EFT.

Por Damaris Drewry, (PhD)

Gary,

Quizás esto le pueda ser útil a alguien…

Estuve en una conferencia la semana pasada y oí por casualidad a una mujer contarle a otra su problema de «hombro inmóvil». Decía que se le había “congelado” hacía seis meses y que le acababan de hacer un tratamiento muy caro en el que los médicos le manipularon el hombro bajo anestesia general. Lo había intentado «todo» pero nada le aportaba alivio.

Aquí la interrumpí, le pregunté si tenía 15 minutos y nos dirigimos a una parte relativamente tranquila del vestíbulo del hotel. Le pregunté lo que estaba sucediendo en su vida cuando el hombro se le «congeló».

COMENTARIO de GC: Buena técnica. A menudo, cuando una dolencia física no mejora al enfocar EFT a una incomodidad física, se puede lograr mejoría buscando un factor emocional. Centrándose en lo que le sucedía cuando (o antes) el hombro se le “congeló” es probable que se obtengan resultados.

DAMARIS CONTINÚA: Después de hacerle unas 5 preguntas en este sentido todo parecía indicar que se había encerrado en ese hombro un enfado que sentía no tener derecho a expresar.

Empezó a llorar y dijo que su hija se había alistado en una de las fuerzas armadas y se había marchado justo antes de las Navidades dejando a sus dos hijos a cargo de Mamá y Papá. Su nivel de malestar era un «diez».

Le pedí que hiciera tapping y que empezara a mover el hombro y a decir…

«Aunque esté enojada con mi hija por arriesgar su vida y dejarme con esta carga, me amo y me acepto profundamente a mí misma y a todos mis sentimientos». «Aunque se supone que debo de ser agradable y cooperar y ser útil y que la ira NO es una emoción aceptable, yo me amo profunda y completamente y me reconozco el derecho a mis sentimientos».

Seguía girando el hombro con un campo creciente de movimiento mientras decía,

«Me doy permiso para reconocer y expresar mi ira de una manera aceptable – tengo el derecho de estar enojada y de decirlo».

Paramos allí porque teníamos el tiempo limitado. Había recuperado cerca del 50% de movimiento normal y su nivel de molestia cayó a un 2 o 3. Todo en un plazo de 15 minutos. Si hubiéramos tenido más tiempo, es probable que hubiéramos hecho todavía más progreso.

Damaris Drewry, Doctor

Más artículos en Gestión del dolor y Alivio del dolor http://admin.duopixel.com/mt-search.cgi?tag=Dolor&blog_id=24

Traducido por EZ

InEnglish.gif