Nancy Silva tuvo graves dolores a causa de cirugías dentales, extracciones, tratamientos de la raíz de sus dientes, etc. Ahora nos demuestra como aplicaba EFT para superarlos.

Por Nancy Silva

¡Hola!

Estoy muy contenta al contarles que mi primera prueba con EFT fue un éxito. Yo descargué el manual desde hace meses, con la idea de que lo iba a leer cuando tuviera tiempo. Asimismo, subscribí los boletines y los leo a menudo.

Acabo de terminar un año infernal de cirugías dentales, extracciones, tratamientos de raíz, etc. Creí que ya todo terminó. La verdad es que mucho de eso fue resultado de odontología mala. Últimamente me di cuenta de que mi dentadura no está bien, y ya conocía esta experiencia: dolor torturador en el ojo, oído, en toda la cara. El dolor se extendió a una muela en la cual acababa de tener un tratamiento de raíz, luego, a una en la cual recién colocaron una corona.

Estaba por partir a unas vacaciones de tres semanas a ultramar, entonces, pensamientos paranoicos empezaron ocurrir. El dolor quedó cada vez peor; la oficina del dentista estaba cerrada por el fin de semana. Mi próxima cita fue establecida para una semana más tarde. Tomaba 6 aspirinas al día, y el doble en la noche, para poder dormir. Pasé una noche despertándome a cada rato con un nudo en el estómago, pensando en lo que podría pasar.

Decidí que tenía que hacer algo, por lo menos, respecto de mi estado emocional. Entonces, me acordé que leí en un boletín de EFT sobre alguien quien curó su dolor de dientes. Me levanté, leí el manual y apliqué la frase preparatoria y el sandwich. Aunque tengo este dolor de dientes… Me sentí calmada y relajada al instante.

Me fijé en mis dientes, y estaban en revolución. Dos dientes fueron extraídos, y los demás estaban “asustados”. Yo les trataba como si fueran mis enemigos… Entonces, empecé diciendo Aunque tuve que sacarme dos dientes, yo amo y acepto todos mis dientes, y me amo y me acepto completamente

.

Seguí conversando con mis dientes, les conté que no necesitan protestar sólo por una leve molestia. El dolor disminuyó, y en la mañana desperté sin dolor. No tomé aspirina por dos días, cuando me llamaron de la oficina del dentista, avisando que me podían recibir antes de la fecha acordada. Entonces, de nuevo empezó el dolor bastante fuerte. ¿Qué les parece el poder de la sugestión?

Al día siguiente el dentista arregló mi dentadura, y examinó el diente con tratamiento de raíz. Lo encontró bien, sin problemas. Hice otra ronda de EFT, y desde entonces no tengo ningún dolor.

Hace tiempo que quería mostrarle a mi hermana EFT, ya que tiene graves problemas de salud, y, al escuchar mi historia, aceptó conocerlo.

Gracias por su atención, sinceramente

Nancy Silva

Traducido por Ida Miro Kiss