Generalmente tenemos la idea de que los actores y actrices llevan “vidas perfectas”. No es así, por supuesto. Ellos tienen los mimos tipos de problemas que el resto. Esto queda claro en este artículo por Aileen Nobles.

Por Aileen Nobles

Hola Gary,

Mi cliente ha participado en mucha terapia a través de los años y con varios profesionales, sin embargo sigue luchando con ella misma a causa de muchos problemas. Ella protagoniza una de las mejores series de televisión y mantiene la imagen de una fuerte persona en su vida de trabajo, pero por dentro y estando en casa era una historia diferente.

Recientemente “Jane” empezaba a sentirse asustada y nerviosa cuando hacía escenas de interrogación. Sus rodillas se volvían débiles y se ponía tan nerviosa que no le era posible hacer las escenas tan bien como ella deseaba. Estas escenas necesitaban que ella interrogara a un sospechoso de una manera intimidante, y cada vez la ansiedad era peor. Ella tenía miedo de “derretirse” en el set.

Le pregunté qué era lo que le recordaba la escena de la interrogación, y no vaciló. Cuando era joven, al menos una vez a la semana su padre la sacaba de la cama a mitad de la noche, y la llevaba abajo junto con sus hermanas. Adormilada y asustada, era regañada e interrogada sobre por qué no hizo algo perfectamente durante el día. Una y otra vez él le decía que no valía nada, y siempre mantenía su cara cerca de ella mientras hablaba. Su intensidad era de 10 mientras contaba estos eventos. Comenzamos a hacer tapping:

Aunque me sacaban de la cama a mitad de la noche y era aterrador, soy maravillosa de cualquier manera.

Aunque mi padre siempre me aterraba preguntándome por qué no hice algo perfectamente, yo me amo y me acepto de todas formas.

Era muy traumático ser sacada de la cama cuando estaba dormida.

Sé lo que viene y está de miedo.

Nunca me sentí segura; él siempre me hacía preguntas.

Yo nunca fui lo suficientemente buena, sin importar cuánto me esforcé.

Ahora sé que mi padre no sabía cómo ser un tierno y amoroso padre, entonces pensaba que era mi culpa.

Parte de mí aún piensa que no soy suficientemente buena.

Después trabajamos en la sub personalidad de la pequeña y dañada niña, haciendo tapping continuamente hasta que pudiera imaginarse la escena completamente diferente.

Se imaginó a ella misma parada frente a su padre mientras ella se volvía más grande y él más pequeño, luego regresó a su cuarto en el abrazo amoroso de un ángel.

Ahora podía pensar en los eventos sin ataduras y sin intensidad.

Otro trauma que tuvo que soportar a diario que probablemente desencadenó todo cada que ella tenía que hacer escenas de interrogatorios fue de nuevo con su padre. Él la hacía sentarse en sus piernas con su cara justo frente a la de ella y pedía que le dijera cuánto lo amaba. Al final del día volvía a ponerse frente a su cara y le preguntaba por qué no le había dicho las veces suficientes cuánto lo quería. Mientras contaba esta situación no podía respirar apropiadamente y dijo que solía sentirse paralizada, emocionalmente tratando de aguantar.

Él está en mi cara.

Tengo que decirle cuánto lo amo… lo odio.

No estoy segura.

Él sigue preguntándome por qué no le digo cuánto lo amo todo el día.

Lo odio… me da miedo.

No puedo respirar, no me puedo mover, no tengo fuerzas.

Pero eso fue antes y ahora no tengo que cargar con esto.

Fue terrible, no quiero cargar con esa energía en mi presente.

Dejo ir el terror de su cara frente a la mía.

Hice que se imaginara la cara de su padre haciéndose pequeña y blanco y negro. Ella gradualmente fue bajando el volumen de su voz mientras continuaba haciendo tapping hasta que la intensidad disminuyó.

Me estoy separando emocionalmente de lo terrible al interrogarme cada día.

Ya se acabó.

¿Y si no puede acabarse en mi interior?

¿Y si realmente no lo puedo dejar ir?

¿Qué si soy libre de esa horrible etapa de mi vida?

Trabajamos con sus sentimientos de nunca estar a la medida y su ira reprimida. Cuando la intensidad bajó a 0, la hice correr una película donde actuaba en una escena de interrogación en su mente, mientras era tan fuerte e involucrada como ella quería. Salió perfecto.

La siguiente semana reportó que la grabación estuvo excelentemente bien y se sintió fuerte y centrada.

Aún hay trabajo por hacer en otras áreas de su vida, pero este asunto ya se resolvió. Me dijo que platicó sobre estos eventos muchas veces con terapistas durante los años, pero nunca antes había cambiado algo.

Aunque la situación de Jane que disparaba sus memorias reprimidas no es típica de la mayoría de los lectores, en nuestra vida diaria constantemente nos ponemos en situaciones que disparan nuestros problemas no resueltos. Con EFT podemos subir al plató y agradecer al Universo mientras los resolvemos. Me parece sorprendente como siguen viniendo (sonrisa).

Aileen

Traducido por Marcia Collado García