Después del bautismo de su bebé hermano, Jason sollozó todo el camino a la casa.

El padre de Jason preguntó en varias ocasiones cuál era el problema. Finalmente, el niño contestó, “el predicador dijo que él quería que nosotros creciéramos en un hogar cristiano, y yo quiero quedarme con ustedes.”

Autor Desconocido