He aquí una perspectiva útil por Angela Treat Lyon que puede ser particularmente útil para aquellos que tratan de eliminar kilos. Ella apunta a algunos aspectos emocionales que podrían estar en el fondo de la testarudez de algunos temas de peso.

Por Angela Treat Lyon

He estado trabajando con un acupunturista que usa hierbas medicinales tradicionales chinas para ayudarme a drenar el edema que he experimentado desde que era una joven adolescente. Durante años simplemente pensé “Estoy gorda. Tengo sobrepeso.”

He probado toda opción posible en el planeta para resolver este desbalance de peso, y estaba desesperada. Había perdido unos 15 kilos ya con lo que pensaba era mejor alimentación y ejercicio. Había hecho la maravillosa técnica con EFT de Rebecca Marina para eliminar mi adicción al azúcar blanco y el chocolate – que trabajó fantásticamente la primera vez, ni si quiera he deseado comer chocolate desde entonces – y esto es de alguien que básicamente se crió con chocolate. No más dulces. ¡Qué alivio!

Sin embargo, necesitaba perder aún unos 10 kilos más antes de sentirme cerca de mi peso ‘natural’ – donde me sentiría ligera, fuerte y con energía sin sobrecargar mi corazón o mis músculos. He estado cargando el peso extra durante tanto tiempo que tuve que comprar zapatos más amplios, y he estado comprando camisas de hombre extra-grandes sólo para cubrir mi gran trasero. ¡Eso aún después del gran avance que he tenido desde que aprendí EFT!

El acupunturista me dijo que algunas de las cosas que había estado haciendo habían exacerbado el problema. Debía evitar comidas frías (¿dejar el yogurt? ¡Olvidar los batidos de proteínas!) porque me causaban una condición húmeda que hacía que todo mi cuerpo se hinchara. Amo la comida fría. Estaba desolada. Y, me dijo que mi corazón estaba débil, y muy cansado. Y que necesitaba modificar mi ejercicio para que mi ritmo cardiaco disminuyera. Me gusta hacer mucho ejercicio. Se siente bien. Estaba desconsolada. Y asustada – ¿mi corazón está DEBIL? ¿Y CANSADO?

Llevé a cabo una mini-rebelión – me tomé las hierbas prescritas – pero comí cosas frías de todas formas. Y realicé mis ejercicios como siempre.

Y me sentí más cansada, y más desenfocada, y más inepta mentalmente y con el entendimiento nublado. Después de algunos días de esto, tuve que preguntarme a mí misma ¿Qué estoy haciendo? Estoy pagando para que me trate – pero no hago lo que recomienda – ¿cómo? ¡O te animas o te quitas! Así que me pregunté la razón por la que me rebelaba contra la persona a quien había acudido por ayuda – como “No, no, no me ayudes a bajar de la escalera cuando mi casa se quema” ¡Qué tonta!

Y descubrí:

Que odio que ella me programara para pensar que mi corazón está débil y cansado

Odio tener que cocinar más

Odio que no pueda comer mis comidas favoritas

Y odio que alguien me diga qué debo hacer.

Hice tapping en todo eso.

“Aún cuando ella me programara…”

“Aún cuando todo es su culpa…”

“Aún cuando pienso que deberé cocinar más y eso toma tanto tiempo…”

“Aún cuando debo comer cosas que realmente no deseo…”

“A pesar de que tengo que hacer lo que ella dice…”

“me acepto y amo profunda y completamente y me perdono a mí misma y a todos los demás por haber llegado aquí en primer lugar”

Hice un análisis más profundo. Pensar en mi problema de más de 40 años era su culpa era absurdo al extremo – ¡ella ni si quiera había nacido cuando comenzó! Me sentí como si no importara lo que hiciese todo estaba mal, que me ponía ansiosa o me daba sueño o tenía un ataque o algún tipo de síntoma desagradable comiese lo que comiese, y preferiría no comer que sufrir eso. Preferiría morir que soportar todo eso. Me pregunté – ¿tendría un reverso psicológico a VIVIR?

Así que hice tapping en:

“A pesar que no es mi culpa…”

“A pesar de que quiero culpar a alguien – a quien sea – por mis problemas…”

“A pesar de que preferiría morir que sufrir todo esto…”

“A pesar de que deseo morir, no quiero estar aquí…”

“A pesar de que nunca lo hago bien…”

“A pesar de que es demasiado trabajo…”

“A pesar de que toda la comida es mala para mi…”

“Me acepto y me amo profunda y completamente.”

¿No puedo tener ninguna satisfacción?

¡Uf! Eso pegó duro. Me fijé en cómo he hecho una reputación de ser creativa y llena de recursos, y cómo volaba de un proyecto al otro sin darme espacio para felicitaciones o celebraciones de lo que acababa de lograr. ¿Por qué carambas no?

Así que hice tapping en:

“A pesar de que nunca estoy satisfecha…”

“A pesar de que no tengo idea de lo que se sentiría…”

“A pesar de que no me doy el crédito que merezco…”

“Me amo profunda y completamente y me acepto a mí misma y a todo lo que hago o logro… y elijo parar y felicitarme a mí misma y celebrar de hoy en adelante, aunque sea sólo por un momento, y lo haré crecer más y más cada vez, porque me lo merezco”

He hecho tapping en todo eso durante cuatro o cinco días.

Hoy noté una diferencia pronunciada en mi cuerpo. Mis pantalones se resbalan de mis caderas – ¡¡!! – y no sólo me siento más delgada, pero más compacta de alguna manera. Y lo puedo ver también en el espejo.

Ahora estoy más convencida que nunca que no es SOLO la comida que entra y sale de nuestros cuerpos, y no es SOLO el tipo y la cantidad de ejercicio que hacemos. También necesitamos manejar la energía de nuestro sistema cuerpo-mente.

¡Gracias a todos!

Angela Treat Lyon

Traducido por María Elena Blanco – Ir al Sitio WEB de Maria Elena