Usando EFT en un severo retraso mental – AHEFT

Esta es una contribución de vital importancia que nos hace la Dra. Patricia Carrington, porque muestra en términos bien claros, el valor de EFT en circunstancias que representan un enorme desafío (un retraso mental severo). Pat describe el uso de EFT que hizo Sandi Radomski (una querida amiga de ambos, de Pat y mía), en “Anita”, de una manera que nos permite realmente apreciar el proceso de mejoría paso a paso.


Los procedimientos involucrados incluyen EFT así como el uso de la técnica de “Elecciones”, que resultó ser fundamental para brindarle a Anita algunos beneficios muy necesarios para ella.

Por la Dra. Patricia Carrington

Queridos miembros de la Lista,

Muchas veces Gary nos ha aconsejado usar EFT en y para todo, y ver qué pasa. Este consejo teóricamente incluye toda condición médica o psiquiátrica conocida, pero no se ha hecho mucha experimentación con el uso de EFT en este último campo – al menos no todavía. Cada tanto, sin embargo, se reciben reportes de casos que sugieren potenciales beneficios clínicos que son, por decir lo mínimo, sorprendentes. El siguiente caso, que fue descrito por Sandi Radomski a mí, es uno de ellos.

“Anita” nació con sólo parte del 5to. cromosoma en su cadena de ADN y algunas otras anormalidades en sus cromosomas. Estos son defectos de nacimiento muy serios que resultan en un severo retraso mental y frecuentemente en daños físicos también. Hoy, a los 10 años de edad, Anita tiene el tamaño de una niña de 6 años y microcefalia – su cabeza es pequeña y malformada.

No habla, sólo produce gruñidos, pero cuando era mas pequeña emitía sonidos muy agudos que son característicos de los niños con su condición y que ha dado lugar al nombre médico de “Cri du Chat”, por su reminiscencia con el llanto de un gato. Se piensa que no tienen casi capacidad de aprender o recordar lo que se les enseña. En efecto ella parecía una “niña salvaje”, moviéndose de aquí para allá sin control aparente.

En su casa, Anita tenía que ser confinada a un espacio reducido porque si corría libremente por toda la casa hasta las habitaciones de su abuela en el piso de abajo, según su Mamá, era “como un toro en una cristalería”. Cuando Sandi la vio por primera vez Anita nunca había sido capaz de concentrarse el tiempo suficiente como para que le leyeran un libro y nunca había mirado ni siquiera los dibujitos más sencillos en la TV. En su escuela era considerada “inalcanzable” y simplemente cumplían un papel de custodia cuando ella estaba allí.

Su “salvajismo” llegaba al extremo de que no podía estar sentada en un restaurante sin que le amarraran los brazos para que sus movimientos involuntarios no tiraran el agua y la comida de la mesa. En muchos aspectos ella era una niña disfuncional.

Afortunadamente, los padres de Anita la trajeron a mi buena amiga Sandi Radomski (quien es una experta en procedimientos que usan la energía de las personas para mejorarlas). Sandi no tenía idea de lo que podía lograr en una condición con orígenes físicos tan definidos pero, siempre lista para probar psicología energética en cualquier problema y con la asunción de que esta niña podía no ser un caso tan perdido como parecía a primera vista, Sandi comenzó a trabajar con ella.

Cuando la pequeña vino a la oficina con su Mamá, Sandi gentilmente hizo tapping en los puntos de EFT y también en ciertos puntos de acupuntura, a lo largo de la espina dorsal, que ella usa regularmente en sus tratamientos. Anita, quien habitualmente no soporta ser tocada, permaneció quieta mientras Sandi hacia tapping en ella mientras suavemente repetía (al mismo tiempo que sostenía tubos con varias sustancias que podrían ser las causantes de alergias, contra la piel de la niña) “Aun cuando tú puedes tener una mala reacción a estas sustancias… tú te gustas como eres.”

Luego hizo una ronda de tapping en los puntos de EFT en Anita mientras repetía sólo la parte negativa de la frase preparatoria, “mala reacción a las sustancias… mala reacción a las sustancias…”. Después hizo una ronda completa de tapping usando solo la parte positiva de la frase preparatoria. “Tú eliges quererte como eres”. Y finalmente hizo una ronda completa de tapping en la que alternaba la parte negativa (en un punto de acupuntura) con la parte positiva (en el siguiente punto). Sandi estaba usando el “Trío de Elecciones”, una variación de EFT que se explica en detalle en el Manual de Elecciones, y Anita claramente estaba siendo receptiva al tratamiento.

La forma de Sandi de trabajar con niños con problemas mentales es continuar haciendo tapping en cada punto de acupuntura mientras el niño lo tolere – ella simplemente continúa, dándole tiempo al niño a absorber el tratamiento. Su tendencia, a medida que las rondas continúan, es finalizar haciendo rondas con sólo la parte POSITIVA de la frase preparatoria. Ella cambia las palabras según su propia percepción intuitiva sobre lo que el niño necesita oír en ese momento, diciendo cosas como por ejemplo: “Tú eres una buena niña… Tú te amas a ti misma…”, mientras hace tapping en cada punto.

Después que había hecho una cantidad considerable de tapping en Anita, la niña se mostraba cada vez más tranquila. Finalmente, cuando llegó el momento de que Sandi trabajara en la historia del caso con la Mamá, Anita, ahora visiblemente en paz, fue conducida a la sala de espera para que esperara con su abuela mientras la charla entre Sandi y la Mama tenía lugar en el consultorio.

Cuando terminó la entrevista con la Mamá, ésta dijo “Ahora vamos a tener que buscarla. Puede haber corrido a cualquier lugar.” Pero cuando llegaron a la sala de espera quedaron anonadados con lo que vieron. Anita estaba sentada entre los brazos de su abuela, con la cabeza apoyada en su hombro, escuchando a su abuela leerle uno de los libros infantiles que había en ese lugar. ¡Anita estaba escuchando un cuento por primera vez en su vida! Su abuela había estado leyendo el mismo cuento una y otra vez por temor a moverse y romper el encanto y que la niña comenzara a moverse desenfrenadamente de nuevo.

Pero esto no es todo lo que parecía haber cambiado. Cuando la familia se fue de su oficina, Sandi decidió ir a comer a un restaurante de la zona con su propia familia. En cuanto entraron al restaurante, vieron que la familia de Anita estaba comiendo ahí también. Lo remarcable fue ver que ¡Anita estaba tranquilamente sentada y comiendo con ellos y no había habido necesidad de sujetarla! Esto fue una primera vez también.

La Mamá de la niña fue instruida en cómo usar EFT en su casa en Anita y se le pidió que lo hiciera diariamente, cosa que ella hizo con total devoción, sin usar ninguna frase, sólo la secuencia de tapping. En su casa, la Mamá necesitó hacer acostar a Anita de espaldas (cosa que ella hizo con gusto y parecía gustarle) y hasta le permitió a su Mamá sentarse a horcajadas sobre ella, permitiéndole así sostener sus bracitos para que no se agitaran automáticamente e impidieran el tapping. A Anita le gustaba el proceso y se quedaba quietita cuando se lo hacían.

En la siguiente sesión, enseguida de haber entrado en la oficina, Anita fue directamente a la falda de Sandi y comenzó a hacerle tapping a Sandi en el pecho en el “punto de dolor”, luego debajo de uno de los ojos y luego en la barbilla – esta fue su manera de indicarle a Sandi que quería que le hiciera tapping a ella. ¡Lo más impresionante fue que esta niña, que se suponía que no podía aprender ni recordar, no sólo había recordado la técnica de EFT sino que había usado la secuencia correcta…!

En esta oportunidad Sandi también tuvo que sentarse a horcajadas sobre Anita para mantenerla suficientemente quieta como para que recibiera el tapping, pero lo hizo tan suave y confiadamente como fue posible. El cuerpo de Anita se retuerce con frecuencia en movimientos serpentinos que reflejan su primitiva organización neuronal; no son movimientos completamente humanos y desde el punto de vista médico son causados por su defecto de nacimiento. Sin embargo, Sandi pudo hacer tapping en ella y la niña se quedó cada vez mas quieta.

Durante esta y subsecuentes sesiones, Sandi trabajó con la inhabilidad de Anita para hablar, usando frases como “Aun cuando es difícil para ti hablar, tú eliges ser capaz de hablar”, y, “Aun cuando eres hiperactiva, tú eliges estar calma y confiada y aprender a comunicarte” (la familia se está preparando para comprarle una computadora diseñada especialmente para niños minusválidos que no pueden hablar).

Cuando llegaban al momento de sólo afirmaciones positivas durante el tapping, Sandi decía cosas como “Tú serás capaz de decir lo que quieras decirnos…” y cuando decía estas cosas buenas (repitiendo las frases positivas) la pequeña fijaba sus ojos en la cara de Sandi – en vez de estar saltando la mirada de un lado para otro como era habitual en ella. Miraba directamente a los ojos de Sandi, y mientras ésta continuaba haciendo tapping y diciendo las frases positivas, los ojos de la niña se avivaban, parecían brillar – un contraste muy fuerte con la mortandad que tenía Anita en la mirada cuando Sandi la vio por primera vez.

Después de esta segunda sesión, la Mamá continuó haciendo tapping en Anita diariamente, y en la siguiente sesión reportó varias situaciones inusuales. Anita no necesitaba más estar “confinada a sus cuarteles” o ser acompañada a la planta baja a ver a su abuela. Ahora ella podía disfrutar de toda la casa sin perder el control y sin destruir nada. También había sentado el precedente de mirar dibujitos en la televisión – nunca antes visto.

Después de sólo cinco sesiones (una cada tres semanas, porque la familia vivía lejos), su Mamá reportó que Anita había incorporado dos nuevos sonidos a su repertorio, los primeros nuevos sonidos que ha hecho en muchos años. Uno de ellos corresponde al nombre de un juguete con el que ha estado jugando, “Lee-lee”, y como ella lo repite mientras tiene el juguete en sus manos, parece ser una forma rudimentaria de hablar.

El otro es también un sonido parecido a una palabra – ella ahora repite dos veces la primera sílaba del nombre de su tía cuando se acerca a la tía, para el deleite de ésta.

¿Incorporó Anita las sugerencias positivas que le hizo Sandi acerca del “elegir hablar”? No lo sabemos, pero sin duda es una posibilidad, y el desarrollo de la situación es ciertamente alentador. La Mamá también reportó que ahora Anita es capaz de caminar con ella en el supermercado en lugar de necesitar estar confinada al carrito de compras – otro debut para esta niña.

Anita continuó con su terapia, con su Mamá haciendo tapping en ella cada mañana y cada noche. No se sabe qué tanto puede ser ayudada a acercarse a llevar una vida normal, pero el hecho revolucionario es que aún con un caso de severo retraso congénito (nació con él) basado en un defecto de sus cromosomas y por lo tanto con un pronóstico bastante oscuro, la práctica diaria de EFT en conjunto con los tratamientos en la oficina de Sandi, ha generado una mejora gratificante en la calidad de vida de esta pequeña y de su familia. Realmente ha tenido un impacto en su funcionamiento en áreas donde previamente se había perdido toda esperanza.

Este caso trae a la memoria el uso altamente efectivo de EFT administrado en sus domicilios a niños epilépticos en edad preescolar, en el estudio del Dr. Paul Swingle (2000). Muchos de aquellos niños sufrían de defectos psicológicos, pero después que sus padres les administraran EFT repetidas veces – cada vez que sentían que un ataque era inminente – hubo una dramática reducción en la frecuencia de los ataques.

Algo ocurre a un nivel profundo cuando EFT es administrado regularmente a este tipo de niños. Es cierto que esta técnica debe ser aplicada en forma continua para que mantenga sus beneficios, y su uso debe ser frecuente y regular (ambos puntos son esenciales), pero esto es también cierto para muchos medicamentos que deben ser administrados en forma continua, a veces de por vida, para que una condición no reaparezca.

Tenemos mucho que aprender todavía, pero estos son sucesos prometedores sin lugar a dudas.

Con mis mejores deseos,

Pat Carrington

Traducido por María Inés Sención

Deja un comentario