Usando EFT en una niña de 9 años diagnosticada con enfermedad bipolar y con trastorno de apego reactivo – AHEFT

Baerbel Froehlin nos muestra su trabajo inicial con Amanda, una niña de 9 años, quien ha sido diagnosticada con enfermedad bipolar y con trastorno de apego reactivo. Este es un caso sofisticado que requerirá más tiempo. Apreciarán los resultados iniciales de Baerbel y la forma creativa en que lo maneja.

Por Baerbel Froehlin, CHt / Instructor de hipnosis, EFT – ADV

¡Hola Gary!

A continuación, una carta de Louann, quien vino a mí con su hija de 9 años, Amanda. Amanda es china, fue adoptada cuando tenía 9 meses. Louann quería que yo escribiera sobre su hija, porque hay grandes posibilidades de que haya muchos casos más de niñas chinas adoptadas que tienen problemas con la ira a medida que se hacen mayores.

A Amanda le daban serias rabietas, en las cuales le pegaba y daba patadas a sus padres, especialmente a su madre. Gritaba durante una hora, le pegaba a todos los que estaban alrededor de ella. Nada la calmaba o la detenía de gritar hasta que “terminaba”. Era extenuante y muy doloroso, emocional y físicamente, especialmente para su madre. Ocurría más de una vez a la semana, y Amanda se ponía totalmente fuera de control. No tiene amigos por sus arranques; todos los niños y sus padres le tienen miedo.

“Mi hija Amanda todavía no tiene 10 años y ha tenido 5 años de terapia. Un año de ludo terapia, 3 años de terapia de contención, y un año de terapia hablada. El diagnóstico es de enfermedad bipolar y trastorno de apego reactivo.

Ella presenta violentos arranques varias veces a la semana. Es tratada por una psiquiatra infantil y está severamente medicada. En nuestra desesperación decidimos probar EFT con Baerbel Froehlin con las Terapias de Cambios Suaves. Hemos tenido dos sesiones y ya estamos viendo más mejorías que con todas las otras terapias combinadas.

Todavía tenemos un largo camino que recorrer, pero por primera vez en muchos años, tenemos esperanza de que los arranques puedan ser detenidos y que nuestra hija pueda tener una vida normal.

Louann

Desde el momento en que Amanda y su madre entraron a mi consultorio, todos comenzamos a hacer tapping en el esternón. Continuamos haciéndolo hasta que se fueron. Cualquier cosa que se dijera o de lo que se hablara, todos hacíamos tapping constantemente.

Cuando se le preguntó qué sentía en su cuerpo cuando estaba realmente enfadada, Amanda dijo: “apretada y muy hambrienta.” Eso tenía mucho sentido para mí; ella había sido encontrada en la calle cuando era un bebé pequeñito y fue llevada a un orfelinato, donde se quedó hasta que fue adoptada.

Hice que Amanda levantara los brazos y que gritara conmigo una y otra vez “tengo mucha hambre” hasta que noté cambios sutiles en su cara. Luego continuamos con “estoy enfadada y muy hambrienta” hasta que empezó a llorar. Su madre la miraba incrédula porque sólo había visto a su hija llorar, tal vez 3 veces en todo el tiempo que la había conocido. Tampoco sabía que su hija se sentía hambrienta cuando estaba enfadada. Por lo que decidimos que de ahora en adelante Amanda siempre tendría algo para merendar en su bolsillo, cuando estuviera en el colegio, en caso de que le diera hambre (ira), mientras no estaba en casa.

Eso pareció gustarle, y asintió con la cabeza y hasta mostró una pequeña sonrisa.

Todo esto sucedió durante los primeros 15 minutos de nuestra primera sesión.

Amanda me hizo un dibujo de cómo a ella le parecía que era estar enfadada y contenta. Para ese momento ella seguía con avidez cualquier cosa que le pidiera que hiciera. Les sugerí a ambas que hicieran unas pocas rondas de EFT cada noche cuando Amanda se acostara.

Terminamos la primera sesión de tapping con:

Aunque estoy muy hambrienta… soy una chica calmada.

Aunque estoy enfadada cuando tengo hambre… prometo comerme mis meriendas… porque soy una chica muy calmada.

Comer me hace sentirme bien… y no tendré que gritarle y pegarle a mi mamá.

Aunque me siento muy hambrienta a veces… y asusto a los otros niños en el colegio… de ahora en adelante comeré cuando esté enfadada… comer me calma… y me hace sentir mejor… porque no quiero que los demás me tengan miedo… quiero que sean mis amigos.

Amo a mi mamá… no quiero hacerle daño a mi mamá… porque me ama mucho… igual que yo la amo a ella.

En este punto se acercó a su mamá, la abrazó y le dijo que lo sentía y que la amaba mucho.

Durante la semana entre sesiones tuvo otro arranque, pero esta vez no pegó ni pateó. Sólo gritó durante una hora completa, lo cual fue lo suficientemente terrible para sus padres. Las razones para sus gritos son siempre por cosas pequeñas, cuando se le dice que no puede hacer o tener algo, o cuando su rutina es cambiada. Amanda no puede manejar los cambios con facilidad, simplemente suelta un inmenso arranque cuando es confrontada con algo inesperado.

Por mis experiencias tempranas de la vida sé que un ser humano, que se comporta como Amanda, está en gran dolor. Esas pataletas de rabia son un grito pidiendo ayuda, hay una inmensa presión sobre ellos.

Antes que viniera a verme no aceptaba que su mamá la contuviera o la confrontara de ninguna forma durante sus arranques. Ahora hago que su mamá haga tapping en sí misma – Hasta ahora Amanda no puede ser tocada durante sus arranque de gritos- gritando “Estoy tan enfadada, estoy haciendo tapping, y muy pronto me puedo calmar y sentirme bien otra vez”. El último arranque fue mucho más corto sin pegar ni patear y mamá logró que se riera y parara mientras hacía tapping justo en frente de ella. ¡Eso fue un gran momento de progreso ya que nunca había sucedido antes!

Establecimos una nueva norma, ya que ahora Amanda sale al patio si siente que le viene un arranque. A veces gritará allí:” ¡estoy tan enfadada… pero voy a hacer tapping ahora… pronto me calmaré y botaré respirando, al demonio de la ira, para que la dulce persona pueda salir!! Estamos trabajando con un muñeco de trapo, un demonio rojo, con grandes cuernos y una boca grande. Cuando la boca está abierta, puedes ver a un pequeño osito al que llamamos “la dulce persona”. Por nuestro juego de roles, ella sabe que la dulce persona dentro del demonio de la ira tiene miedo de salir cuando los gritos enfadados están sucediendo. Lo gracioso es que este juguete es de un Starbucks en Tokio. Esto me pone a pensar…

Siento que esta niña sólo aceptará cosas que tengan sentido para ella. Eso es definitivamente un desafío para el día a día de sus padres, pero yo no tengo problema con eso durante nuestro tiempo juntas. Amanda es una niña sumamente inteligente y viene de una cultura muy diferente a la nuestra. Todo eso necesita ser tomado en cuenta para poder comprenderla y conectarse con ella. Le gusta mucho venir a nuestras sesiones: cada vez que viene hace un dibujo sobre la última pataleta y hacemos tapping y hablamos sobre lo que sucedió. Ahora llora más a menudo, lo cual es una señal que las puertas de adentro se están abriendo.

En su tercera sesión hablamos e hicimos tapping al mismo tiempo, mientras que le conté la historia del demonio de la ira y cómo se puso tan enfadado (básicamente es su propia historia) y cómo fue abandonado en la calle, sintiendo mucho miedo y enfadado hasta que llegó esta mujer con un inmenso y amoroso corazón desde un país lejano, lo recogió de una habitación, llena de muchas, muchas otras personas y se lo llevó a casa para estar a salvo.

Amanda llora mientras hace tapping y escucha, y mientras lo carga para reconfortarlo.

No tengo dudas de que un día, pronto, estará (casi) como todas las demás niñas de por ahí. Esto me ayuda mucho a recordar mis propios arranques de rabia cuando yo era niña en una familia disfuncional. Yo mantenía a los otros miembros de mi familia a distancia gritando sin fin, gritar y gritar hasta que no quedaban fuerzas, no quedaba nada de aire dentro de mí. Por lo que comprendo a Amanda y el dolor, que necesita salir.

¿No es esto una cosa maravillosa, que el universo me haya enviado a esta niña?

Los mantendré informados sobre el desarrollo de Amanda.

¡Mucho amor para todos!

Baerbel Froehlin, CHt / instructora de hipnosis, EFT- ADV

Traducido por Elisa García Gómez

InEnglish.gif

Deja un comentario