Aquellos que tienen Síndrome de Down son normalmente sensibles, intuitivos y, como todos los demás, tienen problemas emocionales. Creo que van a encontrar en este artículo de Miriam Abraham de Jerusalén, una guía de inspiración para ayudar a estos hermanos y hermanas nuestros.


Por Miriam Avraham

Querido Gary,

He estado leyendo los boletines de EFT y viendo tus DVD por algunos meses y siento que una magnífica puerta se ha abierto para mí.

Tengo una preciosa hija de 11 años con síndrome de Down que tiene un muy alto desempeño y es maravillosa. Adina tiene retrasos en el desarrollo y discapacidades de aprendizaje, pero siento que sus dificultades emocionales son su asunto principal.

He estado aprendiendo EFT y alguien me ayudo a hacer tapping en sustitución para Adina con gran éxito para pequeños malestares como dolores de estómago. También lo uso para ayudarla a superar situaciones donde ella se queda bloqueada. Puede estar lista para caminar a la escuela y de repente se queda parada y se niega a moverse por cualquier razón: su papá puso pepinos en su sándwich; ella no quiere la camisa que trae puesta, etc.

Le pregunto si quiere hacer EFT y ella siempre dice que sí. Entonces le pregunto para qué quiere que haga tapping. En el caso de los pepinos, ella dice con furia «¡Odio los pepinos con queso!» Así, hacemos tapping sobre eso, y mientras lo hacemos ella empieza a hablar y a encontrar una solución como «puedo sacar los pepinos». Cuando termino una ronda le pregunto si quiere sacar los pepinos en la escuela y ella dice que sí. Su cara y su cuerpo se relajan y se puede mover tanto emocional como físicamente. Y entonces nos vamos a la escuela.

En el pasado, estas situaciones tardaban hasta 45 o 60 minutos en resolverse. Descubrí que la única estrategia que funcionaba era dejarla ahí y dedicarme a lo mío. Ella en algún momento encontraba una solución y estaba lista para seguir adelante. Estas situaciones estaban muy cargadas emocionalmente. ¡No siempre tenía 45 minutos para esperar hasta que Adina se diera cuenta que podía sacar los pepinos! El EFT eliminó aquella tensión que se daba entre nosotros durante esas ocasiones que se daban casi diario.

Adina tiene miedos muy intensos. El mayor de ellos es el que siente por los médicos. Mi esposo y yo estamos convencidos que lo desarrolló de sus experiencias traumáticas al tener que realizarle un examen anual de sangre para monitorear su tiroides. En los últimos años se ponía frenética desde el momento que le decía que tenemos que ir a la prueba. Se obsesionaba con su miedo por la prueba de sangre.

Hemos tenido que cargarla y arrastrarla físicamente a la clínica y mi esposo ha tenido que detenerla mientras la enfermera saca su sangre. Esto se ha convertido en un evento traumático para todos, especialmente para Adina. Como resultado de esto, se niega a dejar que cualquier doctor la toque y está aterrada de cualquier profesional médico.

Cuando le hicimos su prueba el verano pasado, yo ya había estado aprendiendo EFT por algunos meses y decidí usarlo para tratar de aliviar sus temores. Hicimos EFT a distancia para: miedo a las agujas, miedo a ser tocada, trauma de pruebas de sangre anteriores, haber sido ofendida por ser detenida y el dolor físico de haber sido detenida a fuerzas.

Me senté en el asiento trasero del auto con ella en el camino a la clínica e hicimos tapping constantemente en estas cosas. Ella se mantuvo calmada y con buen ánimo todo el camino y hasta la sala de espera. Tuvo que esperar pocos minutos (llamé y hablé con el clínico que me recomendaron como la jeringa más rápida disponible)

Durante este tiempo Adina estuvo calmada, aunque durante la espera se empezó a poner nerviosa. Cuando entramos en el cuarto donde se hace la prueba y vio el equipo, se puso mucho más nerviosa. Todo esto mientras yo hacía tapping y cambiando mis palabras para describir lo que ella veía. Ella estaba demasiado tensa como para cooperar y darme palabras.

Mi esposo la sostuvo en su regazo y ella se sentó por su propia decisión, pero se puso muy agitada. Le dijimos al clínico que sólo hiciera la prueba de sangre. Al momento que Adina vio la sangre salir de su brazo y entrar al tubo se puso histérica. (No había pensado en el tema de que ella viera la sangre salir de su cuerpo y ahora me daba cuenta que era un aspecto muy grande para ella.) En un minuto terminó y continuamos haciendo tapping para calmarla.

Mientras esto puede sonar como una experiencia horrible, es una gran mejora respecto a años anteriores. Quisiera sugerencias respecto a como lograr eliminar estos miedos completamente. Creo que tengo Reverso Psicológico y creo secretamente que Adina nunca podrá tener una prueba de sangre sin histeria y trauma.

Siento que el EFT ha ayudado mucho en disminuir de antemano los miedos y la ansiedad de Adina. Aunque yo temo la siguiente prueba de sangre, me siento desafiada a encontrar el camino que neutralice los miedos de Adina por medio del EFT.

Mientras tanto, usamos EFT de forma regular y ella ama el proceso y se ha hecho capaz de identificar sus sentimientos y expresarlos mejor como un beneficio adicional. Cuando le pregunto si ella quiere hacer EFT, ella asiente e inmediatamente viene hacia mí y me abraza mientras hago tapping por ella. Las personas con síndrome de Down son excepcionalmente intuitivas y siento que es por esto que Adina acepta el proceso tan fácilmente y responde tan bien a le.

Esta técnica es un regalo maravilloso.

¡Gracias!

Miriam Avraham

Traducido por Maria Elena Blanco Ir al Sitio WEB de Maria Elena