Colin Carter de Australia encontró que combinar EFT con la meditación (de una forma única) le dio beneficios aumentados. Él describe el proceso en este artículo.

Por Colin Carter

Le estoy escribiendo acerca de una variación del Procedimiento de Paz Personal de EFT al que yo llamo el Procedimiento de Meditación.

A lo largo de muchos años, he aprendido numerosas técnicas para meditar. Pero nunca ha sido un éxito permanente porque o bien a) lleva demasiado tiempo, b) parece que no puedo evitar que mi mente hable demasiado, c) es aburrido, d) los resultados no son lo bastante fuertes como para comprometerse en ello.

Lo que he descubierto es una alternativa muy efectiva de EFT a formas tradicionales de meditación o relajación. Me siento en un lugar silencioso, cierro mis ojos y le doy la bienvenida a cualquier pensamiento que me viene a la mente. Si el pensamiento no es evidentemente feliz de alguna manera, lo considero un “problema” que debe ser tratado con EFT (sin los 9 pasos). Muchas veces, me pregunto si el pensamiento es un “problema”, pero lo acepto como tal y podría empezar EFT con “aunque tengo alguna preocupación sobre…”. Es sorprendente cómo muchas cosas pequeñas tienen algún efecto en nuestros niveles de estrés en el día a día.

Luego espero al siguiente pensamiento y aplico la técnica. Lo que he encuentrado después de unos diez minutos es que de pronto me vuelvo consciente de mí mismo, de dónde estoy y de lo que está pasando a mi alrededor. Mis pensamientos parecen estar muy distantes y “nublosos”. Durante algunos minutos, experimento una mente despejada y me siento calmado. No lo fuerzo a que continúe: simplemente abro mis ojos y sigo con otras tareas. Sé que justamente acabo de limpiar un montón de sensaciones emocionales sutiles, las cuales individualmente no parecen un problema, pero que en conjunto están causando algún nivel de “estrés”. Es estupendo hacerlo justo antes de irse a la cama.

Simplemente muestra cómo EFT se aplica no solo a asuntos concretos, sino que puede ser aplicada como una técnica global para conseguir paz en nuestras vidas.

Sinceramente.

Colin Carter, Melbourne, Australia

Traducido por Juan Carlos Vega – Escribir a Juan Carlos