Marian Mills, de Reino Unido, toma uno de los conceptos del Palacio de Posibilidades (a saber, los “sí, pero…” u objeciones que se presentan después de una afirmación) para enfocarse en los vitales asuntos de raíz. Esta es una herramienta muy útil que podrás aplicar para resolver muchos casos difíciles. Estúdiala bien.

Por Marian Mills

He estado aplicando EFT desde hace unos dos años y cada vez me gusta más y más. La mayor parte del tiempo trabaja fácil y rápidamente por lo que mis clientes están en verdad agradecidos. Sin embargo, a veces parece que no sirve. Incluyo aquí una forma que encontré para trabajar con la resistencia del cliente, que he usado exitosamente también conmigo.

COMENTARIO DE GC: Después de muchos años de experiencia, tengo la convicción de que EFT siempre funciona. Si “no funciona” es porque aún no hemos encontrado el problema real. Esta convicción podría no ser 100% verdadera, pero ES muy útil. ¿Por qué? Porque me suele llevar a una sanación profunda, en vez de darme por vencido demasiado pronto.

Había estado trabajando con una cliente cierto tiempo porque se sentía muy frustrada y desanimada. Ya habíamos hecho mucho trabajo con EFT y aún no tenía una remisión real de sus síntomas. Habíamos pasado la mayor parte de la sesión regresando una y otra vez a lo mismo, andando en círculos, hasta que por fin tuve una idea. Era como si no hubiera un letrero de entrada frente a un problema. Hablamos de esto un momento y estuvimos de acuerdo en que ya habíamos atisbado en él con anterioridad y también habíamos encarado muchos de los incidentes específicos relacionados con su pasado. Pero tenía la intuición de que había cierta resistencia y de que todavía no habíamos accedido a los sentimientos reales por el método común.

De modo que decidí usar la técnica que Gary usa para las objeciones. Hicimos una afirmación del problema mismo. Está bien que yo sea dependiente de los demás.

Esto sacó a relumbrar rápidamente un sinfín de miedos y objeciones que ella no quería encarar.

Aunque tengo miedo de ser dependiente de los demás…

Aunque no puedo confiar en nadie que me cuide…

Aunque tengo que ser fuerte para la seguridad de mis hijos…

Aunque tengo miedo de estar cayéndome…

Aunque tengo miedo de no tener el control de mi vida…

Aunque me sentiría atrapada si tuviera que depender de otros…

Aunque mis padres hicieron muy mal su trabajo de cuidarme, tal vez esto no quiera decir que todo mundo lo haría…

También aplicamos el mismo enfoque para algunas de estas frases, de modo que le pedí que afirmara:

Está bien que me desanime y está bien que no sea capaz de controlar mi vida.

A partir de esto, fuimos descubriendo algunos incidentes más específicos sobre la seguridad desde su infancia, de los que pudo hacer tapping con ellos también. A veces pienso que podemos añadir un subtexto inconsciente a la frase de preparación estándar para que diga algo como esto:

Aunque yo tengo [este problema] y de verdad me siento muy incómodo con él, me estoy haciendo tapping para que desaparezca, porque de ninguna manera me acepto con él y sólo deseo que se vaya.

He descubierto que la resistencia es un poco menos común cuando trabajamos con EFT. Sin embargo, cualquiera puede evitar inconscientemente los verdaderos sentimientos en los que necesitamos enfocarnos con EFT de cuando en cuando. Es como cuando no los vemos o nos dirigimos a la dirección equivocada. Y es cuando en verdad no nos aceptamos profunda o completamente. Inventamos muy buenas razones por las que no debemos hacernos tapping o simplemente no existe ninguna intensidad emocional. Al afirmar el estado que no queremos como algo positivo, propiciamos que suban más miedos a la superficie.

Con gratitud,

Marian Mills

Traducido por Ricardo Viesca Escribir a Ricardo