El uso de EFT para el “Síndrome de Vida Gris”

muchos corazones... un mismo latido

Chip Engelmann nos ofrece sus ideas para elevar la calidad de nuestra vida de “buena” a excelente.


Por Chip Engelmann, MA CNC

Cuando un cliente viene a una sesión de EFT lo que puede estar buscando y pagando es por la transición de una condición de “no estar bien” a la de “estar bien”. Hacemos tapping sobre sus problemas y el dolor se alivia. El cliente se siente satisfecho de volver a su vida “normal”.

Este “bienestar relativo” es lo que la gente está condicionada a esperar. Se busca la ayuda de un profesional cuando uno no se encuentra bien, para recibir tratamiento o una píldora que nos haga sentir bien. Todos saben que eso es lo que se hace.

Sin embargo, los practicantes de medicina holística prefieren ir más allá de la dicotomía sentirse enfermo - sentirse bien y consideran a la salud como una escala móvil con muerte y enfermedad en un extremo y óptima salud y bienestar en el otro.

Muerte Sentirse bien-> Energizado-> Optima Salud y Bienestar.

El objetivo de la medicina occidental con respecto al paradigma del estado de enfermedad es llevar al cliente un paso hacia “ponerse bien relativamente”. Si alguien está enfermo, el médico puede elegir “extraer” o “cubrir”, o sea que puede “manejar la enfermedad” con medicamentos que van a llevar al cliente del estado de enfermedad al de malestar o, con suerte, al de estar bien relativamente. Por otra parte, el practicante de medicina holística se da cuenta que los mismos pasos que llevan de estar enfermo a estar bien relativamente, pueden conducir de estar bien a tener una salud óptima. En realidad, el objetivo de un practicante holístico es ayudar a sus clientes a obtener salud óptima en vez de conformarse con sentirse “bien”.

Ahora, si usamos el mismo enfoque para la salud emocional, notaríamos una escala móvil que se vería así:

Impotencia<-Ira<-IrritaciónOptimismo->Felicidad->Entusiasmo y Abundancia Espiritual

Mis clientes típicamente vienen a mí para llevar sus emociones suprimidas inmanejables a un punto donde las puedan manejar. El cliente está listo para conformarse con estar “relativamente bien”.

Este es el estado que yo llamo Síndrome de Vida Gris – no buena, no mala, sino tolerable. A veces el afectado puede sentir felicidad, autoestima, alegría y amor pero estas cualidades son consideradas transitorias y probablemente reviertan al estado de bienestar relativo. No tenemos que estar felices con nuestro trabajo; puede estar bien o ser irritante, si nos da de comer. La televisión nos hace pasar el fin de semana. Las relaciones comienzan bien pero hacen una regresión a una estructura de apoyo cómodo que nos hacen sentir que estamos relativamente bien.

Síndrome de Vida Gris. Démosle unas siglas – una táctica farmacéutica para hacer que una condición de enfermedad suene familiar y aceptable. Ejem. SVG es un estado donde repetimos lo que ocurrió en el pasado, disminuyendo nuestra autoestima y temiendo lo que va a traer el futuro. No creemos que la vida puede ser mejor, así que nos esforzamos por hacerla tolerable. Tenemos un montón de sueños pero nuestro temor de que no son posibles (o prácticos) nos impide hacer planes para lograrlos. Ser feliz ahora y aquí es imposible porque estamos constantemente pensando en lo que ocurrió antes y lo que sucederá después.

El desengaño del SVG es que nunca llegamos a sentirnos bien. En realidad no hay razón por la cual no podamos gozar de buena salud, ser feliz, disfrutar de la vida, tener buenas relaciones, pasar buenos momentos con nuestra familia, tener belleza y abundancia a nuestro alrededor, disfrutar nuestro trabajo y vivir con alegría. Excepto que no lo hacemos.

Lo que estoy descubriendo con mis clientes de EFT que están dispuestos a llegar más lejos, es que el mismo proceso que los lleva de emociones suprimidas inmanejables a sentirse relativamente bien, es el mismo proceso que los puede llevar de sentirse relativamente bien a sentirse feliz. Para que este proceso funcione tenemos que inculcar en nuestro cliente la necesidad de dejar de concentrarse en lo que está mal con ellos mismos y comenzar a reconocer lo que está perfecto con quienes son.

Cuando usamos EFT para aliviar un dolor emocional, buscamos la experiencia que provocó la reacción de dolor. Al usar este detonador como guía, podemos rastrearlo hasta circunstancias del pasado, como un detective, buscando la raíz del problema. Luego lo liberamos con EFT y existe la posibilidad que el detonador se derrumbe también.

De la misma manera, si queremos tratar el SVD, debemos examinar cómo nos sentimos y rastrear esos sentimientos hasta encontrar las circunstancias que nos hicieron sentir inseguros o desprotegidos. Esos sentimientos fueron la causa de que creáramos una “red protectora” de estabilidad. No queremos que nuestras expectativas se destruyan como en el pasado, así que no tratamos, al menos no demasiado. En algún momento de nuestro pasado tomamos una decisión como “No puedo tener lo que quiero”, así que evitamos situaciones que podrían llegar a aumentar nuestras esperanzas.

Al liberar las emociones que nos llevaron a tomar esa decisión, llegamos a un punto donde podemos revertirla. En ese momento, encontré que la Técnica de Elecciones de la Dra. Patricia Carrington es muy efectiva. Aquí hay algunos ejemplos de frases preparatorias que he usado para ayudar a mis clientes a hacer esta transición. Obviamente, la frase preparatoria debe adaptarse al individuo.

Aunque creía que nadie quería escucharme cuando era un niño, ahora elijo creer que lo que tengo que decir es importante.

Aunque quiero comer cuando me siento ansioso, ahora elijo verme como la persona amable y afectuosa que soy.

Aunque decidí que tengo una enfermedad incurable, ahora elijo verla como una perfecta expresión de mis emociones reprimidas.

Aunque le creí a mi padre cuando me dijo que tendría que luchar para apenas subsistir, ahora me abro para recibir la abundancia del universo.

Aunque decidí que yo no valía nada porque mi madre no me quería, ahora elijo verme como una perfecta chispa de Dios.

Cada caso implica una transformación de pensamiento. El cliente hace una transición de lo que está mal con él a lo que está bien. En última instancia, mi objetivo como terapeuta es ayudar al cliente a hacer esa transición.

En mi primera sesión con un cliente establecemos cuáles son sus objetivos con respecto a la consulta, de manera tal que ambos sabemos cuando esos objetivos han sido logrados. Parte de la negociación - para mí - es establecer que vamos a reemplazar lo que les resta la alegría con algo que la realce. El cliente generalmente queda sorprendido y encantado con el concepto.

Chip Engelmann

Traducido al castellano por Laura Livov Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

InEnglish.gif