Temor a lombrices nos lleva a crítica “raíz del problema” - AHEFT

Por favor estudien como este caso por la Dra. Deborah Miller (de México) se desarrolla. Ella comienza con la aversión a lombrices pero por medio de prueba (importantísimo) descubre un temor importante en la niñez. Una vez la raíz del problema se resuelve con EFT, el temor a lombrices se desaparece completamente.


Por la Dra. Deborah Miller

Estimado Gary:

Quiero compartir como una sesión sobre aversión a lombrices con EFT nos llevó a descubrir el fondo del problema de un evento traumático en la niñez y los medios disciplinarios que esta señora recibió como niña.

Doctora Deborah MillerResultado de imagen para lombrices

La llamaremos Lola y comencé con su temor y aversión hacia las lombrices. Cuándo le pregunté qué era lo que no le gusta de las lombrices, ella contestó que era la forma en que se movían y la piel. Su nivel de intensidad era entre 8 y 9 con sólo pensar sobre ellas.

Hicimos tapping sobre su temor de lombrices, cómo se movían y cómo se sentían. El nivel de intensidad bajó a 5. Relató que se sentía confortable hablar de ellas. Yo quería comprobar este estado de calma así que le pregunté cómo se sentía al saber que yo tenía un “abono con lombrices” en mi casa (lo cual es cierto). Le pareció bien. Entonces le pregunté como se sentiría ella si las trajese para que ella las viera. Esto produjo que su intensidad regresara a un nivel de 8. Hicimos tapping sobre las lombrices estar presente/vivas en mi casa y su temor de que las trajese a una proximidad cerca de ella. El nivel de intensidad bajó a un 4.

Otra vez le pregunté cómo se sentía si yo fuese y trajese algunas lombrices. Esta vez le pareció una buena idea. Me levanté y fui a donde tenía el abono de lombrices en casa. Ella estaba tranquila. En una bolsa puse unas cuantas lombrices con tierra. Todavía estuvo de acuerdo. Entonces me acerca más hacia ella con la bolsa. Ella las podía ver sin tener que tocarlas. Ella no quería que la bolsa se le acercase mucho porque no quería que las lombrices le tocaran la piel o de alguna forma se introdujesen en su cuerpo. Yo sabía que este pensar era importante porque no era lógico que al verlas o tocarlas una lombriz iba entrar a su cuerpo.

Le pedí que recordara cuando fue su primera aversión a esto. Aquí necesito darles un poco de antecedentes. Ella vive en el país de México donde era común, en el tiempo de su niñez, que mucha gente padecía de lombrices intestinales. Ella, a la edad de 6 años, padeció de lombrices. Se le dio un remedio casero de yerbas para limpiarla. Ella recuerda ir al baño y ver las lombricitas moviéndose dentro del excremento. Al ver esto, ella comenzó a gritar. Su mamá vino a ver que sucedía y comentó que eso era natural. No se le dio ningún abrazo de consolación ni se le calmó por tener miedo de estos parásitos dentro de ella. Hicimos tapping sobre su experiencia de cuando tenía 6 años al ver las lombrices expulsadas de su cuerpo. Agregué unas cuantas líneas confirmando que ella había sido una buena niña a pesar de que contrajp lombrices y esto produjo una gran sonrisa. Su nivel de intensidad volvió a bajar pero no se desapareció.

De nuevo vimos las lombrices y esta vez ella las pudo tocar, pero no detener una en su mano. Le pedí que me contara más del incidente de lombrices y que me explicara un poco más del “tratamiento”. Me dijo que el tratamiento requirió tomar un líquido de tintura de hierba que tenía un olor fuerte. Resultó ser una hierba muy común en México para darle sabor a la comida. Ella tenía que tomarla cada 6 meses. Si vomitaba, era forzada a tomar otra dosis y su madre le golpeaba con la mano o el cinturón. (Recuerden que esto hace unos 50 años cuando era común el uso de disciplina física.) Ella recuerda que tenía que sentarse quieta como si fuese una muñeca y no ensuciarse o recibía golpes. ¡Bingo! Ahora si que vamos hacia la raíz del problema. Hicimos tapping sobre todos estos temas.

Después de estas rondas, ella voluntariamente se dirigió a la bolsa y sacó una lombriz dentro del abono y la detuvo brevemente con una expresión de calma y paz en su faz.

En esta sesión empezamos con temor/ansiedad hacia “lombrices” lo cual nos llevó a un aspecto más profundo relacionado a la experiencia sobre lombrices y el tratamiento para no volver a contraerlas, pero más importante tocar el tema de como la madre la disciplinó y su deseo de tener el amor de su madre.

Doctora Deborah Miller

Traducido por MMc

InEnglish.gif