Diagnóstico erróneo en trastorno maniaco depresivo

Esta aportación de "Dinah" será de especial interés para los pacientes con depresión que han recibido un diagnóstico erróneo. Dinah pasó años con una medicación equivocada y finalmente buscó la ayuda de un terapeuta de PNL que también estaba formado en EFT. Es entonces cuando empezó su viaje curativo.
Estimado Gary:

Después de que me diagnosticaran hace siete años con un trastorno maniaco depresivo, he recorrido un camino accidentado, por no decir horrible. Durante cuatro años fui medicada hasta el punto de caer en la inconsciencia, ingresando en el hospital cada otoño a pesar de la medicación. Finalmente después de mi último ingreso, cuando una de las enfermeras en admisiones me dijo "Debe de estar equivocada en cuanto a su medicación, nunca he visto a nadie tomar esta cantidad. Esperaremos a que bajen su historial y comprobaremos las dosis correctas", y más tarde me dijera el médico que tendrían que aumentar la dosis, empecé a sospechar, a pesar de mi estado de ánimo y sentido de la vulnerabilidad, que había algo que no cuadraba.

Cuando volví a revisión, le pedí a mi médico que revisara el diagnóstico. Fue cuando descubrí que todas las medicinas que había estado ingiriendo eran para las manías (un problema que nunca me había tenido, aunque podía ponerme hiperactivo... no tenía delirios), en otras palabras el desorden que me afectaba constantemente, la depresión crónica, no sólo no había sido tratada sino que había sido agravada como consecuencia de tomar medicinas que provocaban sedación y eran de por sí depresoras. En ese momento, no sé donde encontré el valor, pero despedí a todos mis médicos. Encontré un nuevo médico que creía en la participación del paciente y me diagnosticó de nuevo con depresión crónica. Después de haber dicho todo esto, usted se habrá dado cuenta que durante todo este tiempo, nunca recibí atención psicológica.

Después de unos pocos meses sin nada, mi nuevo psiquiatra me recetó antidepresivos. Esto me ayudó, sin embargo, sentía que debía de poder hacer más.

Entonces di con Rose Raftus, una terapeuta de PNL, y mi viaje curativo empezó. Esto fue el mes de septiembre pasado. Estaba hecha polvo. Ninguna confianza. Mucho temor en aventurarme en el mundo. Las medicinas me habían llevado al aislamiento pero mi mayor temor era sobre mi capacidad de cuidar de mí misma. Era difícil de creer que antes de mi primer ingreso en el hospital había trabajado desde los 14 años y cuando ingresé en el hospital era dueña de dos compañías exitosas. Mi alma estaba rota.

Rose usó EFT de una manera extensiva. Empecé a darme cuenta. Lentamente quitamos un bloqueo tras otro. Mucha basura emocional (lo de más arriba es una versión muy condensada de los últimos años) a consecuencia de mi educación y de las situaciones que se dieron como resultado.

COMENTARIO de GC: Este guión ocurre a menudo con EFT. Problemas emocionales profundos son con frecuencia el resultado de una multitud de problemas no resueltos. El procedimiento de tapping tiende a eliminar problemas superficiales para que los más centrales puedan surgir.

DINAH CONTINUA: Empecé a hacer yoga a diario. Comencé a alimentarme bien. A leer. A estudiar. Descubrí muchas alergias. Ahora, me he puesto recientemente objetivos para mi futuro y empiezo un curso en PNL en otoño (esto es algo tremendo). Hice un taller de EFT, del Método Silva de control mental, y de Reiki. Es difícil de creer que no podía soportar estar en una situación social hace menos de 10 meses. Todo esto en meses. Probablemente la mayor noticia es que ya no estoy tomando medicinas y aunque todavía siento algún temor, tengo esperanza.

COMENTARIO de GC: Cambios de conducta sanos como este son típicos con el uso apropiado y prolongado de EFT. Los cambios son tan sutiles, sin embargo, que parecen naturales y a menudo ni se advierten -- aunque sean radicales. Es como si las cosas siempre hubieran sido de esa manera. Esto es la mayor prueba del poder de estos procedimientos.

DINAH CONTINUA: Ya no creo que hubiera sido maniaco depresiva ni estado crónicamente (químicamente) deprimida, sino que simplemente no tenía los instrumentos para manejar la vida adecuadamente y tenía una depresión situacional cuando ingresé en el hospital.

Creo que entro en ambas categorías 2 y 3. Todavía estoy en terapia y mi terapeuta es increíble, me ayuda a resolver un problema tras otro.

Gracias para su contribución a mi salud y futuro.
Dinah

Traducido por EZ

InEnglish.gif