Depresión, baja auto estima y traumas de la infancia

Mair Lewellyn del Reino Unido nos ofrece un sustancial detalle sobre un caso conteniendo numerosas situaciones. La depresión, en este caso, es posiblemente el resultado de la influencia de otros factores. Por lo menos, esa es la forma como resultó. Interesantemente, los diferentes problemas hervían bajo la superficie, aunque para los observadores, ella parecía muy exitosa y muy compuesta.

Mair, como muchos otros, mezcla EFT con otras técnicas y tuvo la amabilidad de darnos una visión profesional desde otro ángulo en el escenario.
Por Mair Llewellyn

(Gary, en la historia a continuación, los nombres y detalles personales han sido cambiados para mantener confidencialidad).

Marie me llegó en enero queriendo eliminar el comerse las uñas. Aunque en la superficie este parece un hábito sencillo, desde muy temprano en nuestra primera sesión descubrimos que su hábito era solo un símbolo de muchos traumas provenientes de la infancia. La primera sesión con un cliente usualmente envuelve alguna estrategia de pensamiento cognitivo. He practicado psicoterapia por mas de 20 años y encuentro que para que ocurra un cambio duradero, (sin importar la metodología a usarse), frecuentemente necesita haber un rebalanceo cognitivo genuino. Esto parece incrementar el efecto sanador total cuando se usa EFT también.

COMENTARIO de GC: Yo encuentro también que esta reestructuración cognitiva ocurre dentro del proceso de EFT. Es como si la liberación de emociones negativas intensas permite el surgimiento de actitudes sanas.

MAIR CONTINUA: Gary nos habla sobre la idea del escrito en las paredes de nuestra mente (del Palacio de Posibilidades). Las paredes de Marie estaban cubiertas con escritos sobre sus deficiencias como persona, lo que no era y lo que no podía hacer. Sin embargo, me daba la clara impresión de que era una persona realizada. Profesionalmente, manejaba personal y contratos importantes. Sus superiores y la organización para la que trabaja tienen un gran respeto por ella. Parecía que toda su energía positiva estaba dirigida a su competencia profesional y su deseo de lograrse como una madre amorosa. Muy poca atención se daba a si misma.

Sin embargo a pesar de todos sus éxitos, ella sufría de una intensa depresión y de muy baja autoestima desde los 10 u 11 años. Desde temprana edad siempre se sintió como una niña inferior debido a la declaración de su padre de que el deseaba que ella hubiese sido un varón. A la edad de tres años, ante el nacimiento de su hermanito, ella sintió que toda la atención del padre se dirigía hacia el hermanito, atención que ella tanto deseaba. Desde temprana edad sufría de sobrepeso y los niños se reían de ella. Desde que tenia uso de razón, ella recordaba haberse comido las uñas al igual que su padre. Su padre también comía exageradamente, y el hecho de que lo hacia, le repugnaba porque le parecía que el era egoísta. En su mente, ella tenía muchos y muy significativos incidentes que la ponían triste y le dejaban una sensación de desear algo más.

COMENTARIO de GC: He aquí algunas sugerencias que pueden ser útiles con situaciones como estas…
• “Aunque mi padre, aparentemente egoísta quería un varón…”
• “Aunque todavía soy una esclava de las preferencias de mi padre…”
• “Aunque relaciono mi autoestima a las elecciones glotonas e imperfectas de un hombre aparentemente egoísta, que piensa solo en si mismo…”
• “Aunque pienso que si respeto mis propias necesidades eso es igual a ser egoísta como mi padre…”
• “Aunque mi padre no tuvo la habilidad de ver mi belleza, me perdono por llevar esto conmigo y perdono a mi padre por sus deficiencias…”
• “Aunque pienso que deseo mas y no se realmente que…”
• “Aunque creo que mi deseo es por obtener el amor de mi padre, me acepto por desear algo que mi padre no sabia dar…”

MAIR CONTINUA : En su segunda sesión, utilizando su jornal (técnica terapéutica cognitiva) descubrimos muchos problemas para hacer tapping. El sentimiento mas notable era el sentirse segunda a su hermano. Al hacer tapping sobre esta situación, paró de repente, diciendo que recordaba haber sido medida y pesada en el colegio y haciendo fila en lo que los demás se reían de ella. Hasta este momento no había discutido su problema de sobrepeso en detalle, sin embargo había sido de primordial importancia al escribirlo en su jornal (entre la primera y la segunda sesión). El haber sido ridiculizada por sus compañeros de clase, era obviamente una situación delicada lo cual incidía sobre el problema de su baja autoestima. Todo lo que había tratado hasta ahora en la vía de dietas, había fracasado. ¿Acaso el escrito en las paredes de su mente mantenía el presente programa?

Por varios años había tratado de rebajar pero encontraba el proceso tan bochornoso que era casi como revivir la situación del colegio nuevamente. En lugar de brindarle confianza, era un proceso destructivo. Era obvio que se trataba de una situación central para ella y trabajamos un buen tiempo sobando el punto doloroso en el pecho y haciendo tapping mientras ella se liberaba sin establecer ninguna frase inicial. Durante este proceso de tapping yo le hablaba reflejando y enfocando sus sentimientos expresados sobre su padre, sobre el hecho de no haber sido un varón, sobre su hermano, y sobre la imagen mortificante de haber sido pesada en el colegio. En la medida que sobábamos el punto doloroso, y hacíamos tapping en los puntos faciales, se sintió mas tranquila.

COMENTARIO DE GC: Esta es una técnica que encuentro muy útil. Cuando el cliente esta hablando sobre una situación mortificante, el/ella esta claramente en sintonía con el problema. Simplemente haga tapping en los meridianos mientras cuenta su historia.

MAIR CONTINUA: En el punto de clavícula, le pedí esperar para que se re-orientase. Empezó a reír porque le parecía tonto que ella tenia miedo hasta el día de hoy, de acudir a la enfermera quien le dispensaba con disgusto las píldoras de adelgazar.

Durante varios meses, la clínica local (instalación médica) había estado trabajando con ella facultándole unas píldoras muy caras. Se supone que deben eliminar la grasa de su cuerpo mientras comía para asistirla en su programa de perdida de peso. A pesar del supuesto beneficio, tan solo perdió una libra en un periodo de 9 meses. Lo que consiguió de las píldoras fue diarrea y severos dolores de barriga. La actitud de las enfermeras hacia ella era de disgusto y de poco agrado. Unas semanas antes, esta persona le había dado un fuerte responso de lo que ella le estaba costando al Servicio Nacional de Salud (en GB) cada semana, por su pobre esfuerzo. Esta terrible experiencia añadió a su ya baja autoestima y su necesidad de ser protegida en alguna forma.

Luego del tapping decidió que no continuaría dejándose humillar por este proceso, de todas maneras no le estaba haciendo ningún bien y ella sabía que habían otras situaciones que influenciaban su estado y que necesitaba trabajar. En la tercera visita, me mostró orgullosamente sus uñas que le estaban empezando a crecer. Me sorprendió al decirme que había visitado su medico para ver si podía reducir sus drogas antidepresivas porque se estaba sintiendo mucho más en control de lo que le estaba sucediendo. Su médico se mostró reticente a complacerla hasta que se sintiese más fuerte. Ambos acordaron de trabajar en conjunto con la terapia que estaba recibiendo.

Marie reportó que mejoraba día a día. Durante el mes que la estuve viendo, ella encontró que estaba comiendo más saludablemente sin habérselo propuesto. Un hecho que le fue señalado por su esposo ya que ella no se había dado cuenta. Estaba encantada con los cambios que estaban ocurriendo, pero aun así, yo presentía que había algunas situaciones que eran necesario trabajar. Era como si muchos de los escritos en la mente se habían clarificado pero quedaba un remanente indeleble. En esa sesión hicimos tapping sobre “Aunque todavía no me siento enteramente liberada y no sé por qué…” Tan pronto inició el tapping sobre este dictamen, expresó que simplemente no podía perdonarse por haber traído consigo todos estos sentimientos negativos por tanto tiempo. Hicimos tapping para “Me respeto aunque no pueda perdonarme por retener esto por tanto tiempo”. Hacia el final de un par de rondas, Marie expresó “me siento atrapada por mi propia historia”. Hicimos tapping por sentirse atrapada y perdonándose y perdonando a otros hasta que su nivel de intensidad llego a 1.

En este momento de la sesión, sentí que una mayor ayuda vendría haciendo lo que yo llamo un tipo de terapia de seguimiento del camino. Cuando hago esto con mis clientes, le pido a sus mentes subconscientes enfocar lo que se supone que deberían de ser. Usualmente digo algo así como “mente subconsciente, podrías por favor liberar a Marie de sus traumas pasados cada vez que exhala y cuando inhale permítele recapturar su derecho hereditario inalienable.” En los quince años que he estado haciendo este proceso, encuentro que pedirle a la mente subconsciente el retomar el derecho hereditario de alguien y de activarlo nuevamente, se logra rápida y efectivamente. (Esto no elimina las lecciones ni el aprendizaje ni las memorias, simplemente libera el trauma debilitante).

Le expliqué a Marie que este proceso tomaría lugar aunque ella no lo creyese y aunque no estuviese consciente de que estaba ocurriendo. El ejemplo que le puse de asimilación subconsciente fue él del hecho que después de una comida, ella digiere naturalmente los nutrientes y proteínas fuera de su estado consciente. La terapia de seguimiento del camino puede ser implementada naturalmente de la misma manera por la otra parte de su mente. Aun cuando no estuviese consciente de la asimilación de la instrucción de recapturar su herencia inalienable, el proceso está ahí listo para ser corrido nuevamente.

Las afirmaciones y pasos futuros también ayudan tremendamente en estos casos para afirmar las intenciones deseadas por el cliente dentro de su mente. Cuando Marie se retiró, la retuve en mi mente positivamente sintiendo que no tendría que volver a otra sesión. Un mes mas tarde, cuando tocaba su próxima visita, llamó para decir que no vendría ya que se encontraba muy feliz y que aún disfrutaba de su amigo EFT para el estrés diario y como un programa positivo de apoyo y mantenimiento.

Pueden imaginarse lo feliz que me sentí un par de meses después cuando me encontré con ella en el supermercado. Cuando me vio, corrió hacia mi y dijo “gracias Mary por devolverme mi vida”.

Mair Llewelyn

Traducido por Leopoldo Proaño, EFT-ADV

InEnglish.gif