Aplicando una sesión telefónica a años de abuso

Donna Kusz (ella quiso que usáramos su nombre real) experimentó años de abuso físico y emocional sistemático de parte de su irascible padre… y con ello vino la depresión, desórdenes de pánico y otros padecimientos. Lamentablemente, la experiencia de Donna no es única y hay mucha gente gravemente abusada que pulula en los consultorios de los terapeutas sanadores en todo el mundo.

Lo que es único, sin embargo, es la habilidad para usar EFT por teléfono y, en una hora, obtener un comienzo de primer nivel hacia el alivio de una larga lista de problemas traumáticamente inducidos.

Como verán en la carta de Donna que figura más abajo, el Dr. Alexander Lees de Canadá, Editor Contribuyente EFT, aplica con pericia EFT por teléfono. Como resultado, Donna dice:

"Esta fue una de mis mejores horas. Una hora de gran inspiración, que quedará en mí para siempre. Con ayuda de EFT y con la ayuda del Dr. Lee, me siento totalmente aliviada. Recuperé una parte de lo que yo considero como mi gran pérdida, la pérdida de mi auto-valoración.”

Ustedes también verán la utilización hábil que hace Alex de una de las destrezas más importantes que podemos desarrollar… el humor. El humor no sólo es terapéutico en sí mismo, sino que constituye una excelente manera de controlar cómo va el cliente. Si el cliente se ríe de una broma sobre su problema, entonces ahí tienen una evidencia de que EFT está funcionando bien. Si no hay risa, entonces obviamente, Uds. tienen más trabajo por hacer.
Carta al Dr. Alexander Lees de Donna Kusz (con los comentarios intercalados de Alex)

Durante muchos años, yo he arrastrado una obsesión causada por la violencia y el abuso de mi padre extremadamente irascible. "El… que ha estado en paz (fallecido) ya hace 22 años.” Y con eso vienen los recuerdos tristes, tristes, de lo que su mente furiosa le hizo a nuestra familia. Detrás de su muerte se arrastra una cadena, con los eslabones todavía conectados y apretujados entre sí. Mi familia continúa soportando esa violencia y ese abuso… pero ahora en manos del hijo colérico, mi hermano... "Así que, ¿cuándo termina esto?"

Catorce años después y con muchas lágrimas, llegó el triste final de mi matrimonio. Esto incluyó la crianza de dos hijos jóvenes. Depresión, tristeza y sentimientos de nostalgia de la vida han estado presentes en mí por muchos años, sin que nadie lo supiera (quiero decir, nadie cercano). En este momento estoy desempleada, soy jefa de hogar con dos hijos y me sentía perdida, sin sentido de orientación. Estoy hablando ahora en pasado porque me siento muy aliviada después de experimentar las “Técnicas de Liberación Emocional”.

Entré en contacto con el Dr. Alexander Lees para tener una sesión telefónica. El Dr. Lees me había preguntado “¿Cómo son mis hijos? ¿Si esa agresión se les transmitió a ellos?” Mi respuesta fue: "No, están perfectamente. Yo siento que su sangre es pura y está libre de contaminación.” El me recordó entonces que yo lo hice… que yo elegí quebrar ese círculo vicioso. En mi corazón, siempre supe que mis hijos podían haber sido los eslabones más pequeños de la cadena, unidos en este círculo de violencia familiar. “Aquí es donde termina todo.”

Le mencioné al Dr. Lees que yo también estoy en el proceso de escribir un libro sobre mis tres años de dura prueba con el “Síndrome de Pánico”, pero que me encuentro con un problema. El preguntó entonces cuál era mi problema. "Yo no puedo escribir, ¿cómo puedo escribir un libro sobre “Síndrome de Pánico”, en el cual el contenido necesita ser y debe ser inspirador, cuando tengo estos sentimientos de tristeza?”

Comentario de Alex: Así es como se desarrolló esta parte de la sesión…

Alex: "¿Tú estás deprimida ante la idea de escribir un libro sobre síndrome de pánico?” Donna: “No, estoy deprimida Y tratando de escribir un libro sobre síndrome de pánico.” Alex: "Bueno, Vamos a limpiar la depresión para que puedas escribir sobre el pánico y después tú puedes escribir un libro sobre depresión, también”. Donna comenzó a reír y comenzando con el punto karate, usamos la frase:

“Aunque estoy demasiado deprimida para escribir un libro sobre pánico, ahora que superé el pánico, por lo menos no sentiré pánico mientras escribo sobre depresión. De todas maneras, me acepto profunda y completamente.”

Dado que había una leve vacilación en su voz cuando murmuraba las palabras “Me acepto profunda y completamente”, yo reestructuré la frase como sigue: “Aunque no acepto la depresión, puedo aceptarme y amarme.”

Continúa la carta de Donna...

El Dr. Lees dijo entonces que yo debería considerar la posibilidad de escribir un libro sobre “Síndrome de Pánico” y también uno sobre “Depresión”. Esto realmente me hizo reír. En ese momento pensé que ese hombre no tenía idea de lo difícil que es escribir un libro, especialmente para un escritor nuevo. (Sólo para darme cuenta después que él y su esposa Berit ya habían escrito uno).

Durante esa hora de sesión, lloré, después reí, después lloré nuevamente. Yo sé que llorar es una buena manera de aliviar la tensión, pero la risa también me trajo un gran alivio. Yo sé que voy a terminar escribiendo ese libro y de alguna manera siento que el Dr. Lees lo sabe también, porque siento que él es alguien que confía en los demás.

Después que colgué el teléfono, lloré nuevamente. No… esto en realidad no es todo porque la verdad es que lloré a gritos. Pienso que fue de alivio, al principio confundida con todo lo que pasaba por mi mente, pero también con la capacidad de ver todo mucho más claro ahora.

En los días que siguieron pensé mucho en el Dr. Lees y en EFT y lo sigo haciendo hasta el día de hoy. Sé que no todos los hombres son tan malos. Aunque el Dr. Lees me pidió que dijera que sí lo son… ja, ja (esto era parte de la terapia de tapping).

Comentario de Alex: La frase, utilizando el punto karate fue:

"Aunque todos los hombres son malos, lo que lo hace fácil porque hay sólo una regla y es probablemente porque todos ellos vienen de un grupo defectuoso de genes, de todas maneras, yo estoy bien, pero ellos no.”

Esto fue repetido, con leves variaciones, y Donna hizo entonces una vuelta utilizando la frase:

"Este sentimiento sobre los hombres.”

Continúa la carta de Donna...

La tristeza y la depresión han disminuido considerablemente y yo estoy más capacitada para aceptarme tal como soy. Y con tapping continuado, ahora puedo aceptar mejor como me siento en cualquier día determinado. “Ahora yo soy la que está en paz”

Esta fue una de mis mejores horas. Una hora de gran inspiración y que quedará en mí para siempre. Con ayuda de EFT y con la ayuda del Dr. Lee, me siento totalmente aliviada. Recuperé una parte de lo que yo considero como mi gran pérdida, la pérdida de mi auto-valoración.

Desde mi sesión de EFT, tengo mucho más confianza. Sé que cumpliré lo que tengo que hacer, y que me pondré a hacerlo, en el futuro, inclusive el libro que sigo escribiendo. Yo terminaré mi libro sobre “Síndrome de Pánico” con la gran esperanza de que un día él dé alivio y alegría inspiradora a muchos de los que sufren de este problema. Y para mí (recientemente recuperada) "Lo veré en exposición en las librerías”

Resumiendo – yo que pienso que una sesión telefónica de EFT fue sólo el comienzo, dado que no creo que una sesión de cualquier tipo de terapia pueda y deba operar milagros. Pero yo siento menos ansiedad, y manejo una mayor y mejor valoración de mí misma. Esta es una de las bendiciones más grandes de la vida.

Con mis saludos,
Donna Kusz
Calgary, AB. Canada

Dr. Alexander R. Lees
Editor Contribuyente EFT

Traducido por Dalila Milicúa

InEnglish.gif