Una pregunta excelente para ayudar a encontrar el problema de raíz

Kathy Atkinson realiza un uso creativo de la pregunta: "¿Qué decisión sobre mí misma o sobre el mundo puede que hubiese tomado en aquella época?” Lee atentamente los detalles sobre cómo la pone en práctica.
De Kathy Atkinson, EFTCert-1 (EFT Certificada en el Nivel I)

Hola Gary:

Este verano me he pasado varias semanas preparándome para el examen del certificado introductorio de EFT y me di cuenta que el repaso me resultó muy beneficioso. Una de las mejores cosas que saqué fue la pregunta: “¿Qué es lo que aún te molesta ahora sobre aquella situación?”, en lugar de preguntar: “¿Cómo te sientes ahora?”. He incorporado esa pregunta con mis clientes y he logrado muy buenos resultados. Aprecio de verdad la oportunidad de haberme certificado y lo valioso del repaso.

Quisiera compartir otra pregunta con la que he tenido mucho éxito con mis clientes. He venido usando tu Procedimiento de Paz Personal desde que comencé a practicar EFT. Animo siempre a mis clientes, y a cualquiera que me pregunta sobre EFT, a que hagan una lista de todas las situaciones y experiencias que desearían que no hubiesen sucedido en su vida y a que usen EFT para despejar, liberar o neutralizar cualquier residuo emocional.

Últimamente, mientras he ido repasando mi pasado, he recordado situaciones que desearía que no hubiesen ocurrido, pero sin tener necesariamente ninguna intensidad emocional. Para explorar si una situación en particular me sigue afectando, me he preguntado lo siguiente: “"¿Qué decisión sobre mí misma o sobre el mundo puede que hubiese tomado en aquella época?”

He aquí un ejemplo de mi pasado, un recuerdo de cuando me dejaron sola en casa de mis abuelos cuando era una niña pequeña. Estaba de visita con mis padres y, mientras ellos estaban en el porche con otros familiares, yo estaba en el salón viendo la televisión. En algún momento por la tarde, mis parientes decidieron ir a dar una vuelta en coche; había la suficiente gente en casa de mis abuelos como para tener que usar dos coches. Luego me enteré cada uno pensaba que yo iba en el otro coche, así que nadie se dio cuenta que no iba con ellos. Cuando me di cuenta de que se había ido todo el mundo recuerdo que corrí unos 800 metros hasta el estanque que había en la parcela. No había nadie allí, por lo que recuerdo que volví corriendo a la casa y me quedé en el camino llorando hasta que regresaron.

Al recordar la historia no me quedaba ninguna intensidad emocional, pero como tenía curiosidad por saber si esa experiencia aún me afectaba hoy en día, me pregunté a mí misma: “¿qué decisiones puede que hubiese tomado sobre mí misma o sobre el mundo a causa de tal experiencia?”.

No soy digna de amor.
Nadie se da cuenta de mi presencia.
No le importo a nadie.
Soy invisible.
Se olvidan de mí.
No tengo valor.

Entonces repasé la lista para ver qué enunciados podrían ser “decisiones” que yo hubiese tomado en aquella ocasión y que bloquean o limitan mi éxito en el presente. Después usé EFT para formular de nuevo cualquier enunciado que parecía que aún era “verdadero”. Durante la mayor parte de mi infancia y adolescencia recuerdo que hubo incidentes en los que me sentí invisible; esa sensación es menos presente hoy en día pero aún merece la pena tratarla con EFT.

Las decisiones que tomamos cuando somos niños o adolescentes pueden convertirse en nuestra identidad de forma subconsciente e impedir que logremos el éxito económico, que encontremos una relación amorosa o que tengamos salud y felicidad.

Ahora estimulo a mis clientes a que repasen sus historias para ver si pueden identificar cualquier “decisión” que tomaron sobre su valía o su seguridad que tal vez les está impidiendo vivir la vida que desearían.

Una clienta con la que trabajé tomó la “decisión” de que tenía que hacer todos sus deberes ella sola; en algún momento, el sistema escolar hizo hincapié en que recibir ayuda era “hacer trampas” y ahora que es la dueña de un negocio le resulta muy difícil pedir ayuda para redactar las cartas de ventas porque cree que si no lo hace ella, sería hacer trampas o un engaño, a pesar de que ni disfruta ni es buena en esa tarea. Juntas formulamos de nuevo su decisión de que recibir ayuda es hacer trampa y lo cambiamos a: los dueños de negocios con éxito tienen un equipo de apoyo muy bueno, todos los buenos escritores tienen un gran editor y todo gran líder se rodea de expertos. Ahora se siente a gusto cuando delega las tareas de publicidad y otras muchas tareas que antes se sentía culpable por contratar a otros para que lo hiciesen.

Trabajé con otra clienta que no era capaz de encontrar una relación amorosa porque tuvo una relación de maltrato cuando tenía una veintena de años y tomó la “decisión” de que no valía lo suficiente como para tener una relación amorosa. Después de que trabajáramos juntas y cambiásemos sus decisión de “no valgo lo suficiente” a “valgo bastante”, logró manifestar una relación de valoración mutua que la llevó a su primer matrimonio a sus 50 años.

Aquí presento un ejercicio que se puede usar. Crea una lista de las situaciones y sucesos que desearías que no hubiesen ocurrido. Usa EFT para liberar cualquier angustia emocional o resto de emoción que experimentes cuando pienses en esos sucesos.

Una vez que has neutralizado las alteraciones emocionales de tu sistema energético en relación con una experiencia en concreto hazte la siguiente pregunta: “¿Qué decisión sobre mí mismo/a o sobre el mundo puede que hubiese tomado en aquella ocasión?” Indaga profundamente y escribe cualquier creencia negativa o limitante que te venga a la mente. Cuando tengas la lista, usa EFT para despejar las creencias negativas que asimilaste y que no sustentan el tipo de persona que quieres ser y lo que quieres conseguir. Crea un nuevo marco de referencia eligiendo una creencia o afirmación positiva que quieras imbuir en tu sistema de creencias.

A continuación muestro otros ejemplos de situaciones y las decisiones que tal vez se tomaron:

Mi mamá me da cachetes – No soy lo bastante bueno. No soy digno de amor.
Mi papá me dijo que soy tonto – No soy lo bastante listo. Soy tonto.
Robaron en mi casa – El mundo es peligroso.
Me pillaron copiando en un examen – Soy una mala persona. Soy un tramposo.
Me castigaron porque no quise compartir mis juguetes – Los demás son más importantes que yo.

Aquí presento una secuencia de tapping con EFT que sugiero:

Aunque tomé la decisión de que no soy lo bastante listo (lo bastante bueno, seguro, importante, merecedor, valioso, etc.) a causa de este incidente, estoy dispuesto a dejar ir esa decisión y creer que soy lo bastante listo (lo bastante bueno, seguro, importante, merecedor, valioso, etc.).

En cada uno de los otros puntos de EFT, repite el enunciado negativo relacionado con la situación, seguido de “eso no es verdad”.

No soy lo bastante listo. Eso no es verdad.
No soy lo bastante bueno. Eso no es verdad.
No estoy a salvo. Eso no es verdad.
No soy importante. Eso no es verdad.
No tengo valor y no soy meritorio. Eso no es verdad.

Luego haz una secuencia de EFT repitiendo los enunciados de las nuevas decisiones y creencias sobre ti mismo que hayas adoptado.

Soy lo bastante listo. Eso es cierto.
Soy lo bastante bueno. Eso es cierto.
Estoy a salvo. Eso es cierto.
Soy importante. Eso es cierto.
Tengo valor y soy meritorio. Eso es verdad.

Te mereces liberar cualquier decisión que ya no te sirve y que limita tu éxito. Te mereces tomar nuevas decisiones que te otorguen poder y te conduzcan al éxito.

“Son a veces las decisiones más pequeñas las que cambian tu vida para siempre”, Keri Russell.

Gracias por todo lo que hacéis.
Kathy Atkinson, EFTCert-1, Creative Life Coaching (Asesora personal creativa)

Traducido por Ana Saval-Badía - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

InEnglish.gif