¿Qué era lo que EN REALIDAD estaba causando la depresión de Anne?

Aquí tienen uno de esos artículos que “hay que leer” si te sientes atorado por un asunto persistente. En vez de concluir que “EFT no funciona” o que lo has “intentado todo” es mucho más práctico (y preciso) decir: “No he encontrado el verdadero tema subyacente todavía.” Lee como Anne Presuel-Moreno enfrentó este dilema y cómo ella descubrió muy creativamente la verdadera causa de su depresión. Pon atención especial a su “conversación con su hermano.” Muy creativo.
Por Anne Presuel-Moreno

Recientemente me sentía muy deprimida y con temor de algo que (normalmente) parecería ser muy positivo: una mudanza posible como resultado de una buena oferta de empleo (para mi esposo, no mía).

Hablé con una amistad quien sugirió que a mí no me gusta el cambio. Estuve de acuerdo con la idea en ese momento, pero al reflexionar me di cuenta que no se trataba del cambio en sí, sino que en realidad yo estoy feliz aquí donde vivo. Ese atardecer continué sintiéndome triste y el próximo día me desperté deprimida y no queriendo levantarme. Por fin, yo misma me sugerí que necesitaba hacer tapping. (Tenía que ir a trabajar y necesitaba estar disponible para mi cliente… un buen motivo para identificar y sacar mis sentimientos.)

Comencé con el punto sensible repitiendo, “Aunque me siento deprimida, me amo y me acepto a mí misma completamente y profundamente.” Hice una ronda de esta oración. Nada cambió. Otra vez lo hice y lo mismo. Nada sucedió. Yo sabía que “sentirme deprimida” muy probablemente estaba compuesto de varios aspectos, creencias o temores, e iba a tener que tratar cada uno.

¿Pero cómo iba averiguar qué eran?

Decidí imaginarme que estaba teniendo una conversación con mi hermano sobre porqué me sentía deprimida sobre la posibilidad de tener que mudarme. (Observa mi lenguaje: yo sentía que “tenía” que mudarme, en vez de “escoger” mudarme. Siempre observa como formulas las cosas cuando estás pensando o hablando.) Aquí tienen cómo estuvo la conversación mental; además hice tapping a la vez.

“Caramba, Steve, de veras que odio la idea de mudarme. Tú sabes, he trabajado mucho para que mi vida sea tal como la quiero aquí. ¡Estoy feliz! ¡Me siento segura! ¡La última vez que me mudé, mi vida se convirtió en un infierno!” Aquí empecé a llorar, sabía que estaba conectando con uno de esos aspectos que me hacía sentir deprimida. Aquí había dos temas: sentirme segura y lo que sucedió la última vez que me mudé. Continué.

“¿Qué pasaría si eso volviese a suceder? Mis emociones se intensificaron a un nivel de 10 y empecé a sollozar mientras hacía tapping hasta que bajé la intensidad a un 4. Continué en mi mente. “Es que me siento tan segura aquí y, si me alejo, no sé si puedo seguir creyendo que el mundo es un lugar seguro.” Sentí más intensidad de nuevo – subió a casi un 9 esta vez. Continué haciendo tapping sobre esta creencia durante un minuto o dos.

Entonces… el alivio, un suspiro profundo. Usé el método de Patricia Carrington de hacer oraciones con alternativos, “Aunque temo que el mundo no es un lugar seguro, yo escojo ver áreas donde lo es.” (Empecé con ideas pequeñas.) Empecé a sentirme aún mejor, aunque todavía había algo de intensidad – como un 3. Hice otra ronda de tapping. “Aunque tengo miedo de ese mundo grande y malo, yo escojo verlo como un lugar seguro. El mundo es un lugar seguro y amistoso.” Un suspiro grande.

El resto del día me sentí mejor. Esa noche empecé a sentirme deprimida de nuevo. Yo sabía que tenía que llegar al fondo de esto. Empecé de nuevo, “Aunque me siento deprimida, yo me quiero y me acepto a mí misma completamente y profundamente.” De nuevo, no hubo ningún cambio. Mis palabras no estaban logrando nada. Me estoy deprimiendo yo misma (un termino usado por el Dr. William Glasser en su método llamado Teoría de la Elección), y no sabía porqué.

Esta vez, decidí llamar a una amistad que ejerce EFT. Le pedí que me escuchara y me ayudara a identificar mis emociones. Le hablé acerca de mi querido Charlottesville, en Virginia (EEUU), de cómo iba a tener que empezar de nuevo mi clientela, pero ninguna de estas ideas me provocaba. Sólo sentía un poco de tristeza (y también hicimos tapping de esto), pero nada significante surgió.

Entonces le dije, “Mi esposo dará clases en una nueva universidad y temo que una chiquilla resbalosa tome interés en él. Temo que lo perderé.” ¡Bingo! Lo interesante es que él nunca me ha dado motivo para yo pensar así. Esto venía de una relación anterior, y yo lo sabía. Empecé a llorar e hice tapping sobre este temor. La intensidad subió a un 10 cuando dije esto, pero pronto bajó a un cero.

Me sentí mucho mejor. Yo sabía que ahora esta decisión la podía ver con posibilidades de escoger algo que no podía antes de tapping. He aquí una pregunta interesante: ¿quiero una mudanza? Hmmmm… todavía no estoy segura, sólo que ahora no me siento desesperada sobre la posibilidad, y esa es una gran diferencia.

Si tú no tienes alguien a la mano cuando necesitas procesar un sentimiento, es buena idea crear alguien en tu mente: alguien en quien tú confíes y te escuchará mientras tú identificas los temas que tienen carga emocional. Esto te brindará una oportunidad para transformar las emociones fácil y rápidamente.

Anne Presuel-Moreno

Traducido por MMc

InEnglish.gif