Emetofobia – La reacción de miedo extremo a vomitar estaba bloqueando su vida - Estudio de Casos 2 - AHEFT

En este segundo caso de una series de 3, Andrea Allen ilustra cómo encontró la conexión entre la extrema fobia al vómito que tenía su cliente y el recuerdo de cuando era niña y su mamá estaba vomitando y pensaba que iba a morir.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y visita el sitio web de Andrea.
Por Andrea Allen

Una clienta, a quien nos referiremos como Gwen, pidió una sesión para que se la ayudara con el estrés y el trauma que le causaba su emetofobia extrema, el miedo a vomitar. Ella deseaba encontrar un camino para avanzar en importantes áreas de su vida, pero sentía que los miedos causados por la emetofobia la estaban deteniendo.

La fobia era tan grave que ella luchaba inclusive para pronunciar la palabra y varias veces en su vida se había encontrado en la calle, temblando de miedo, con respiración trabajosa a causa de un ataque de pánico, pero sin recordar cómo había llegado allí, después de haber huido al ver que alguien cerca de ella estaba tosiendo o se había atorado con la comida, todo lo cual ella consideraba como una etapa previa a la acción de vomitar.

Gwen había sido dominada por esa fobia desde que tenía memoria de su vida y eso la había afectado de forma bastante profunda. Ella evitaba tomar comidas que le pudieran causar malestar, restringiendo así su dieta en forma muy severa a veces. Ella evitaba los trabajos donde pudiera presentársele la más leve posibilidad de tener que lidiar con alguien con náuseas a su alrededor. También había tomado la decisión temprana de no tener hijos, pues no podía soportar la idea de las ganas de vomitar que puede acompañar el embarazo y por lo tanto, a pesar de su gran amor por los niños, seguía soltera y sin hijos a la edad de 29 años.

Gwen era muy nerviosa y al tener que enfrentar su fobia – evaluó su nivel de malestar en 10 – le preocupaba el hecho de tener que hablar en profundidad sobre el acto real de vomitar. Yo la tranquilicé haciendo tapping en ella primeramente sobre su ansiedad y comencé el tratamiento utilizando las frases que siguen:

“Aunque me muero de susto al tener que lidiar con esto …”
“Aunque pienso que este asunto de EFT no funcionará…”
“Aunque no quiero hablar de este tema …”

Entonces le pedí que tratara de recordar la última vez que se dio cuenta de que alguien estaba vomitando. Sucedió que era su madre, que sufría de un malestar matinal muy especial cuando estaba embarazada de la hermana menor de Gwen.

Esto significaba que Gwen tenía probablemente 3 años cuando se despertó una noche por el ruido de su madre “quejándose y lloriqueando y diciendo que se quería morir” en el baño. Cuando fue a ver qué pasaba, Gwen vio que su padre estaba en el baño acompañando a su madre y recordaba haber pensado que “ella seguía diciendo “ayúdenme, ayúdenme”, pero él no podía hacer nada para ayudarla. “Y si él no podía hacer nada para ayudarla, entonces nadie podía hacerlo y ella probablemente moriría…”

Gwen fue acompañada de regreso a su cama, donde permaneció una hora más escuchando el llanto desconsolado de su madre, antes de caer dormida. Este incidente formó la raíz de su miedo a vomitar.

En la mente de niña de Gwen, el acto de vomitar se convirtió en un precursor de la misma muerte.

Ya que oír las palabras “con náuseas” y “vomitando” era tan difícil para ella, invité a Gwen a identificar una frase global descriptiva mientras recorríamos lentamente nuestro camino a través de los acontecimientos de aquella noche (combinando la Técnica de Trauma sin Lágrimas con la de la Película). Yo tenía la esperanza de que pudiéramos cubrir todos los sentimientos con respecto a sus miedos que rodeaban la emetofobia, mientras la disociaba de su miedo.

Por lo tanto, hicimos tapping sobre “Esta película de mamá cuando yo era pequeña,” trabajando sobre incidentes específicos de su recuerdo de aquella noche, utilizando las frases que siguen:

“Aunque yo tengo esta “Película de mamá cuando yo era pequeña”, me amo y me acepto profunda y completamente…”
“Aunque esta Película ha estado conmigo por tantos años…”
“Aunque yo estaba tan asustada y pensaba que ella se iba a morir…
Aunque ella estaba llorando y quejándose y eso realmente me asustó…”
Aunque yo estaba asustada porque mi papá no podía hacer nada…”
Aunque yo sabía entonces que Mamá estaba muriendo esa noche y no había nada que yo pudiera hacer…”

Habiendo comenzado con un nivel de malestar de 10, la intensidad del nivel emocional de Gwen bajó a 0, después de unos 40 minutos, y Gwen pudo utilizar la palabra “vomitando” y “con náuseas”, lo cual constituía un cambio muy significativo en ella: ¡eso nos causó mucho asombro y originó una pequeña celebración espontánea!

Mientras recorríamos los elementos que constituían la Película de Gwen, vimos que un factor significativo en el desarrollo de su fobia lo constituían los sonidos, las imágenes y los olores que ella asociaba con el acto de vomitar, particularmente el de toser y atorarse con la comida. Así que a continuación pasamos a tratar esos problemas:

“Aunque odio que la gente tosa cerca de mí…”
“Aunque pierdo el control cuando mi hermana menor se atora con la comida…
“Aunque me muero de miedo cuando alguien parece tener intención de toser en dirección a mí, elijo sentirme tranquila y darme cuenta de que ellos estarán bien y se recuperarán en breve…”

Después pasamos al sufrimiento que Gwen había tenido durante tantos años luchando con ese problema – el tiempo y las oportunidades que ella sentía que había “desperdiciado” como resultado de evitar situaciones en que se presentaba la eventualidad de vomitar. Al hacer más tapping surgieron muchos ejemplos específicos de casos en que ella se había encontrado en esa situación y lo había resuelto huyendo o sufriendo un ataque de pánico de algún tipo.

Para completar la sesión, hicimos más tapping sobre sus creencias de que el tratamiento no duraría y que ella regresaría a su estado anterior de miedo. Utilizamos las frases:

“Aunque no estoy segura si este asunto de EFT seguirá funcionando para mí…
“Aunque me preocupa que el miedo pueda volver…

Al final de esta larga sesión de 2 horas, Gwen pudo hablar cubriendo una “escena” completa de alguien que estaba con ganas de vomitar cerca de ella, sin que experimentara la reacción extrema que había tenido hasta entonces. No sintió más miedo, ni aumento en su intensidad emocional o sentimientos de pánico, que normalmente acompañaban en ella ese tipo de sentimientos.

Gwen estaba inmensamente complacida al ver los cambios que había tenido lugar en relación con su fobia y estaba asombrada de que su miedo hubiera desaparecido. Comenzó con entusiasmo a planificar los cambios que podría hacer en su vida: cosas como trabajar en los servicios de emergencia, algo que era impensable antes, como estar en una ambulancia con una persona que pudiera descomponerse, que hubiera sido demasiado difícil.

Terminamos la sesión con Gwen de acuerdo en hacer tapping sobre cualquier sentimiento que pudiera volver a aparecer.


A. Lorraine Allen
Entrenadora en Manejo del Estrés
Londres, Gran Bretaña

Traducido por Dalila Milicua - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

InEnglish.gif