Clienta suicida ayudada por teléfono - AHEFT

Peggy Olson comparte con nosotros esta experiencia con una clienta suicida. Tengan en cuenta que este trabajo fue realizado por teléfono. La clienta estaba en riesgo de suicidio en ese momento y, por lo tanto, una cita futura podría haber llegado demasiado tarde. Sé que algunos practicantes dudan en utilizar EFT por teléfono, ya que consideran “más apropiado” hacer esto en persona, en un ambiente de consultorio. Sin embargo, en este caso, la decisión de esperar podría haber sido fatal. Simplemente algo para pensar.
De Peggy Olson

Hola Gary:

Ayer he usado con éxito EFT con una clienta en un alto riesgo de suicidio. Esta es una clienta nueva que me han derivado a la que no he visto todavía en persona. La llamé por teléfono para acordar una cita y ella me dijo que estaba por suicidarse y se iba arriba a tomar algunas pastillas para partir de este mundo. Hablamos sobre por qué me había llamado por teléfono, y luego le pregunté si estaría dispuesta a probar un método para reducir sus ideas suicidas. Ella aceptó, de un modo vacilante. Tuve que decir la afirmación por ella el primer par de veces y luego hicimos la rutina por teléfono diciéndole que hiciera tapping, y haciéndome a mí misma al mismo tiempo. Después de la primera ronda, dijo que se sentía mejor. Hicimos la rutina tres veces y después de eso dijo que ya no sentía ganas de suicidarse, sólo se sentía muy triste. Generamos juntas algunas ideas de lo que podía hacer para cuidar de sí misma y cómo podía pasar el resto del día, y ella me aseguró que ya se sentía bien y no se haría daño.

Me llamó al día siguiente para mantenerme al tanto de cómo estaba, y me dijo que estaba tan agradecida por el tiempo dedicado a enseñarle la manera de eliminar esos pensamientos suicidas y que sentía que se había encendido una luz para ella, que le daba esperanza hacia el futuro. Ella no ha vuelto a tener pensamientos suicidas y espera con interés nuestro encuentro en persona la próxima semana.

Doy gracias a Dios por estas nuevas terapias que nos permiten ayudar a las personas a ayudarse a sí mismas con rapidez.

Peggy Olson, LPC
________________________________________

[Richard Costa responde a Peggy Olson]
Espero que antes de hacer un tratamiento por teléfono haya una evaluación buena y sólida, un plan de respaldo, un contrato de no suicidio y todas las demás cosas.

¡Rayos! ¡Esto me pone nervioso! Usted tiene suerte que esto haya tenido un buen resultado, pero ¿cómo puede Vd. intervenir con alguien a quién ni siquiera conoce todavía? Mejor tengamos cuidado con nuestro entusiasmo.

Richard M. Costa, L.C.S.W.
________________________________________

[Harry Corsover responde a Richard Costa]
Si bien esos son puntos válidos, ¿cómo puedes no intervenir si te encuentras en el teléfono con alguien que dice que está a punto de ir y quitarse la vida? ¿Cómo sugiere usted hacer una buena evaluación, etc. en ese momento?

Creo que la mayoría de nosotros, si nos enfrentáramos con una situación de este tipo, utilizaríamos cualquier habilidad o herramienta que tuviéramos a nuestra disposición. En el pasado, esas herramientas se limitaban a las intervenciones cognitivas, la persuasión, en busca de algún tipo de influencia terapéutica, en busca de algo que podríamos utilizar para hacer que la persona permaneciera con vida el tiempo suficiente para ir a nuestro consultorio o para que llegara el servicio de emergencia. Ninguno de esos enfoques tiene una mayor garantía de éxito que el tapping (y tal vez sean mucho peores, si no se ha establecido una relación terapéutica).

Realmente yo no comprendo qué es lo que usted sugiere hacer en lugar de eso.

Respetuosamente, Harry Corsover

________________________________________

Hola a todos:

Quiero dar las gracias a Richard Costa por sus comentarios de advertencia respecto del correo de Peg Olson sobre tratar a una clienta potencialmente suicida por teléfono. El suicidio, por supuesto, es un poco diferente a morderse las uñas y los profesionales deben sopesar estas cosas. Por otra parte, Peg no dio detalles muy profundos de este caso. Así, es lógico elevar las banderas de la precaución.

El comentario de Richard ha suscitado algunos mensajes enérgicos que, hasta la fecha, habían tenido otro tono. Ciertamente, las diferencias de opinión son saludables. Esta es la forma en que aprendemos. Esta es la forma en que hacemos progresos. También estoy muy complacido por la forma profesional (y el vocabulario) en que este debate se ha llevado a cabo. Los señalamientos se han hecho sin hacer comentarios personales. Eso habla de la calidad de este foro. Gracias a todos.

A continuación está la respuesta de Peg Olson.

Abrazos a todos, Gary

________________________________________

Hola Gary:

Acabo de leer el correo electrónico de Richard Costa y la respuesta de Harry Corsover, y estoy totalmente de acuerdo con Harry. ¿Cómo, cuando ni siquiera conozco a esta persona, voy a llegar a hacer una sólida evaluación? Y ¿debería pasar por alto el hecho de que esta persona está a punto de suicidarse en ese momento y por el hecho de no haberla visto, derivarla al teléfono para personas en crisis? Le solicité un contrato de no suicidio y también le pregunté si estaría dispuesta a que alguien fuera y se quedara con ella. Ella rechazó mi sugerencia de pedirle a alguien que fuera a quedarse con ella. Y si tengo alguna habilidad o tratamiento que creo que tiene alguna posibilidad de ayudarla, ¿por qué voy a esconder ese tratamiento o intervención?

¿Qué decir sobre mí como Consejera con licencia profesional y como ser humano si no utilizo todas las habilidades que tengo para tratar de ayudar a esta persona? Lo que ella recibe es un tiempo de conexión con otro ser humano en un momento de sentirse fuera de sincronía con el mundo entero. Estoy muy agradecida de haber estado dispuesta a utilizar este método con esta mujer, ya que hizo volver a brillar una chispa de vida que no estaba allí cuando la llamé por teléfono. Le dije al final de la llamada telefónica que la llamaría al día siguiente para ver cómo seguía, y que por favor me llamara si volvían las ideas suicidas. Le pedí que hiciera planes para estar con algún amigo y que encontrara alguna actividad que pudiera utilizar para que la ayudara a pasar este bache en el camino, y que visitara a algún amigo y que tal vez pudiera pasar la noche en la casa de un amigo. Le pregunté si ella sentía que podía mantener su contrato de no suicidio conmigo hasta la cita acordada y dijo que yo tenía que confiar en que ella iba a cumplir el contrato. Siendo muy intuitiva tengo que dejarme llevar por mi intuición, y yo le creí a esta mujer. Hablar con ella al día siguiente era como hablar con otra persona: su voz era alegre y me dio las gracias por haberla llamado y me dijo que esperaba con ansias nuestra cita.

Curiosamente, hoy también llevé este caso a la supervisión a la agencia estatal. (Este caso es de mi práctica privada, pero yo trabajo media semana como terapeuta contratada en una agencia estatal y quería algunas observaciones sobre este caso). Todos los terapeutas estuvieron de acuerdo con el modo en que manejé el caso.

Me gustaría saber qué piensa usted que podría haberse manejado de otra manera. Estoy satisfecha con la opción que escogí.

Gracias, Harry, por reflejar mis propios pensamientos sobre este tema.

Saludos cordiales, Peggy Olson, LPC
________________________________________

[Don Elium responde a este tema]
Con EFT, he visto que yendo al meollo del dolor suicida - suavemente, con amor y con firmeza - tan pronto como puedo darle al cliente suficiente alivio como para que salga de la “zona de suicidio” (normalmente llamado 10) donde el suicidio es la única opción lógica; una que vez que bajó hasta incluso hasta un 7 u 8, los pensamientos cambian a: “voy a hacerlo y sé cómo y quiero hacerlo, pero no lo haré ahora”. En este punto, puedo lograr el contrato con ellos de que me llamen si sienten o piensan que lo harán. Es decir, si no ha alcanzado el tiempo de la llamada telefónica, etc. Antes tenía miedo a la afirmación para el RP: “Aunque he planeado suicidarme y poner fin a este sufrimiento sin sentido, me amo totalmente, me acepto y me perdono a mí mismo”, porque pensaba que podría ser peor. Ahora, lo digo por ellos, si ellos no pueden hacerlo.

Además, estoy a favor de planes respaldo, evaluaciones sólidas y evitar las actitudes descuidadas. Sin embargo, estoy realmente asombrado, sorprendido y muy agradecido de que EFT haga lo que hace en estas situaciones. EFT ha reducido el tiempo del “Llamado recurrente del cliente con crisis suicida” de horas, a minutos. Creo que es una bendición para el cliente, y para mí.

Don Elium, MA MFCC.

Traducido por Psic. Luis Berli EFT-ADV Ir al Sitio WEB de Luis

InEnglish.gif