Miedos añejos desvanecen para una gimnasta de 19 años - AHEFT


La Dra. Carol Look nos describe una sesión exitosa de 90 minutos con una gimnasta de nivel nacional. Notan por favor que todo el trabajo de EFT fue hecha fuera del gimnasio, donde la gimnasta pudo tan solo imaginar sus varios miedos y asuntos relacionados. Como verán, Carol fue lo suficientemente rigurosa en descubrir todos los aspectos para que su clienta pudiera desempeñarse espléndidamente en la circunstancia real.

Este caso ilustra una característica de la EFT que frecuentemente no es apreciada, concretamente, que por lo general podemos ser efectivos sencillamente “sintonizando” en el problema. La situación actual no tiene que estar presente.

Por Dr. Carol Look

Queridos miembros de EFT,

Recientemente se me refirió una gimnasta nacionalmente reconocida quien había estado sufriendo de una intensa fobia/temor de hacer volteretas la cual era la parte principal de su gimnástica rutinaria. Ella tiene 19 años y ha estado en competencia de gimnástica desde la edad de 8 años. Su entrenador ejecutivo, contratado por sus padres para solucionar la fobia, la refirió a mí después de oír de mi trabajo con EFT. En una sesión de 90 minutos, la joven gimnasta recuperó de su de fobia de nueve años.

Aunque lo siguiente no es una trascripción exacta de mi sesión con Ann, refleja con precisión la secuencia, la esencia, las descripciones y detalles de nuestro trabajo juntas. Creo que sería práctico si lo escribo en el siguiente formato.

22 de Agosto de 2000

CAROL: Tu entrenador me contó que tú tienes mucho miedo al hacer las rutinas volteretas dorsales. Dime qué te sucede y qué estás sintiendo.

ANN: Me acaba de dar escalofrió al preguntármelo. Así de severa está la cosa.

CAROL: ¿En una escala de 0-10, dónde lo colocarías?

ANN: Yo le daría un “10” entero cuándo pienso de esto.

CAROL: ¿Aunque no estás llevándolo acabo ahora?

ANN: Así es. Por lo menos un “10” elevado.

Comenzamos a hacer tapping en lo siguiente:

“Aunque tengo miedo hacer volteretas…” (Una ronda sin los 9 Pasos)

CAROL: Vuelve a checar y re-evaluar el “10” que acabas de sentir.

ANN: Definitivamente ha bajado como a un “8.”

CAROL: Muy bien. Ahora cuéntame cualquier cosa que parezca diferente del miedo cuando te imaginabas haciendo volteretas.

ANN: Está bien. Ahora estoy parada en la franja de la voltereta, mi entrenador está diciendo “vamos” y puedo verme levantando mis brazos para empezar, regresándolos a mi lado, presionando mis manos abajo, y tomando ese aliento profundo antes de comenzar.

CAROL: ¿Qué es todo eso?

ANN: Es lo que hago en la preparación, mis movimientos antes de una voltereta.

CAROL: ¿Esto es diferente a lo de costumbre?

ANN: Sí, anteriormente sólo me podía ver parándome allí, llena de temor. OH, y ahora puede ver algunos de mis compañeros alrededor de mí.

---Próxima ronda de tapping.

“Aunque todavía tengo miedo de hacer volteretas y perder el control…”

CAROL: Ahora cuéntame, ¿Qué sucedió con el “8” y cuéntame si algo más ha cambiado?

ANN: Definitivamente bajó de nuevo. Quizás a un “6” o más o menos. Está bien, ahora estamos en la temporada, porque puedo ver que estamos en una competencia simulada y todos mis compañeros están alrededor de mí. Mi entrenador dice, “vamos” y yo levanto mis brazos, los regreso a mi lado, tomo una respiración profunda y entonces tomo mi primer paso para ejecutar mi voltereta. (No esperaba que ella continuara narrando como mejoraba por medio de visualización en la cual ella progresaba positivamente escena por escena en su rutina.)

CAROL: ¿Y qué hay de especial en esa escena?

ANN: La verdad es que me puedo ver en competencia sin tener miedo. También significa que me siento confortable estar con mis compañeros. Por lo general me siento muy apenada cuando ellos se dan cuenta de mis temores.

---En las próximas dos rondas hicimos tapping en “Aunque tengo pavor a hacer una voltereta… y perder el control… yo profundamente y completamente me acepto a mi misma.”

CAROL: Regresa a la misma escena y dime lo que observas.

ANN: ¡Ahora estamos todos parados en un círculo con nuestras manos en medio porque estamos en competencia! Mi entrenador dice, “sé maravillosa” y yo soy la primera.

CAROL: ¿Y eso está fuera de costumbre?

ANN: Sí, yo nunca soy primera.

CAROL: Está bien, ¿entonces qué?

ANN: Saludo al juez, y hago mi RUTINA COMPLETAMENTE, y ¡estoy súper contenta! ¡Lo hice!

Al principio, la faz de Ann se veía totalmente diferente. Estaba radiante.

Entonces comenzó a llorar de alivio. Dijo que no se había sentido tan bien así desde que tenía 10 años. No anotamos en la escala cualquier residuo de temor; obviamente su malestar había bajado.

Entonces le pregunté qué había sucedido cuando ella tenía 10 años. Ella reportó que su entrenador había sido verbalmente abusivo, exigiendo que ella hiciera 100 abdominales cada vez que ella sentía miedo o vacilaba en hacer una voltereta. Ella podía hablar de su entrenador sin mucha agitación hasta que hizo la conexión con su madre. Entonces empezó a llorar y reveló que su madre la empujaba implacablemente, le gritaba, y la castigaba cuando ello no completaba sus rutinas. Ella describió como su madre la esperaba cada día durante la práctica, mirando por la ventanilla hacia el gimnasio. Ann relató que ella nunca entendió qué había hecho mal para que su madre le gritara en el automóvil. Ella levantó su mano hacia mí y me dijo, “Mira, estoy temblando con sólo contarte de esto.” Su madre usaba frases como “Eres patética, ¿qué no puedas hacer mejor?… Tú haces la misma @#%# cada día… Sabes, tú no eres la única que está pasando por esto…”

---Hicimos tapping a lo siguiente:

“Aunque no comprendo por qué mi madre me hacía sentirme así…
“Aunque temía que ella me gritara…
“Aunque me sentía impotente contra mi madre…
“Aunque su tono de voz era increíble…

---Hicimos tapping por varias rondas. Entonces le pedí una re-evaluación, aunque se me olvidó obtener el nivel de intensidad (0-10) antes de haber comenzado el tapping.

ANN: Ahora no la estoy viendo. Me subo al vehículo, pongo la música, nos vamos a casa y subo a mi recamara hacer mi tarea.

CAROL: Y dime qué hay de significante en esto.

ANN: Nunca sucedió así, pero me hace sentirme en control… como si tengo opciones… y mi estómago acaba de relajarse de la misma manera que mis hombros se soltaron durante la primera ronda. Mi cara se siente mejor también. Por lo general se pone muy tensa cuando me disgusto.

CAROL: ¿Y después qué sigue?

---Hicimos varias rondas de tapping sobre los incidentes entre Ann y su madre que todavía la dejaban temblando. Otra vez, ella narró nuevas escenas y se sintió en control.

ANN: Las nuevas imágenes de dan poder y control, lo que tanto he temido perder desde que tenia 10 años. Creo que por eso desarrollé la fobia alrededor de ese tiempo.

CAROL: Está bien. Ahora vete de nuevo en el colegio en tu gimnasio y dime de cualquier cosa que te esté molestando o te haga sentir incomoda.

ANN: No me veo con mucha confianza, quizás solo un “4” entre la posibilidad de “10.”

---Hicimos tapping sobre “Aunque tengo terribles dudas de mi talento gimnástico…” Continuamos con el tapping hasta que ella pudo verse con confianza completando su rutina en su gimnasio.

ANN: Ahora traigo puesto mi favorito maillot, mi cabeza levantada, veo el orgullo en mis entrenadores, y la nueva clase de aspirantes dicen “te ves maravillosa.” Estoy en un “10” en mi confianza.

Ann había traído un video de 5 minutos de sus rutinas gimnásticas que usaba como un tipo de portafolio de sus movidas para competir en colegios. Lo miramos cuatro veces en mi oficina. Le pedí que lo parara en cualquier momento en que sentía una púa en su ansiedad y así podríamos hacer tapping. Durante la primera vista, ella anotó como su temor causó que ella se moviese muy despacio en la voltereta hacia delante y vacilar en la barra fija.

Ella hizo tapping en sus dudas de si misma y vacilación. La segunda vez que vimos el video, ella hizo tapping en su vacilación en la voltereta hacia atrás. Hicimos tapping juntas hasta que ella expresó que parecía como si fuese un capítulo pasado en su vida. Se sintió confidente de que ya no tenía que dar volteretas de una manera tímida. Mientras veíamos por tercera vez el video, Ann hizo tapping bajo su ojo, su lugar favorito, sin usar la frase recordatoria, para eliminar cualquier residuo de ansiedad. La cuarta y final vez que vimos el video, me pidió que lo parara cuando la amiga se cayó “del caballo.”

ANN: Ve aquí, ¿Ve como se cayó mi amiga? Recientemente, ella se quebró ambas rodillas por la manera en que cayó y yo todavía tengo pesadillas acerca de esto. Temo que yo vaya hacer lo mismo.

---“Aunque tengo miedo de quebrarme las rodillas…
---“Aunque tengo esta memoria de mi amiga quebrándose las rodillas…

Hicimos tapping hasta que ANN pudo ver el video entero sin emociones de incomodidad o ansiedad. (NOTA: Yo no le dije a ANN que yo ya no me DESMAYO cuando escucho que alguien se lastimo las rodillas… un problema que aparentemente ha desvanecido aunque nunca he hecho tapping para esto. Me tocó ver a una amistad en sexto grado brincar alto y “quebrar” su rótula. Desafortunadamente, todavía estaba yo viendo la escena cuando el entrenador golpeo su rótula y se volvió a acomodar en su lugar. Me he desmayado tres veces en mi vida adulta por “problemas de rodilla…”)

Ann casi hizo maromas cuando salió de mi oficina. Sentía completa confianza al regresar al colegio y competir en su equipo gimnástico. Ella me dejó la cinta y yo le di una página de referencia breve sobre la EFT. Ella estaba alborozada y dijo que planeaba decirle a todas sus amistades participando en la Olimpiadas de esta técnica.

28 de agosto de 2000

Una semana después:

Ann llamó del colegio para preguntar acerca de aplicar EFT a sus dudas. Me informó que tenía su práctica ese día.

CAROL: ¿Qué tal te fue?

ANN: ¡Estuve increíble!

CAROL: Fantástico. ¿Qué opinaron los entrenadores?

ANN: Sólo estaba presente una entrenadora. Cuando terminé mi rutina, estaba maravillada. No podía parar de comentarlo. Ella dijo, “¿Quién estaba allá arriba en la barra fija? Parecías una nueva gimnástica. ¿Qué te sucedió este verano? ¿Y de donde conseguiste tanta confianza?”

Con amor,
Carol
________________________________________

Seguimiento

Hola a todos,

A veces un cliente piensa que el problema que fue manejado exitosamente por EFT o “regresa” o cree que el trabajo se “deshizo.” Por lo general esto no es el caso, aun cuando sea la clara percepción del cliente.

Seguido, lo “que regresa” es sencillamente otro aspecto del mismo problema que no fue descubierto en la sesión original. En otras ocasiones el problema es en efecto una reacción a alguna sustancia a la cual el cliente es sensible. En términos de bio-energía en tapping, esto ha llegado a conocerse como “toxina energética.”

El Dr. Carol Look nos ilustra este fenómeno de “toxina energética” con el seguimiento al caso de Ann, su joven cliente gimnasta.

Abrazos, Gary
________________________________________
Por Dr. Carol Look

Hola Gary,

Creo que esto es un seguimiento post informativo sobre Ann la gimnasta.

Después de aproximadamente 3 semanas de excelentes practicas gimnásticas, Ann me llamó en pánico, diciéndome que tuvo una “horrible” sesión ese día y no tenía idea qué pasó mal.

Le pedí a Ann que describiera que significaba para ella “horrible.” Ella contestó “No era yo misma” y se había empujado al máximo implacable para hacer su voltereta hacia atrás en vez de admitir que estaba teniendo un “día malo.” Ella no se permitió disculparse e intentar mañana. (Esta era la primera vez desde nuestra primera sesión que ella había sentido temor o vacilación.) La experiencia la espantó, la hizo sentirse profundamente temerosa sobre futuros rendimientos, y la dejó desconcertada, cómo pudo haber tener un ensayo tan horrible. También temía que todo nuestro trabajo original sobre su supuesta fóbica se había “deshecho.”

Juntas exploramos que podía haber sucedido durante el día que contribuyó a sus temores. Ella contó que se había sentido muy intimidada después de observar una nueva súper talentosa gimnasta. Ella no podía deshacerse de sentirse intimidada y se propuso a “competir” contra su mejor juicio. Como resultado, Ann no se permitió retirarse del colchón para volteretas cuando lo debía haber hecho, ya que ella misma admitió que todos los atletas profesionales lo necesitan hacer de vez en cuando. Ella admitió que ignoró su instinto de “colgar la toalla” en vez de empujarse ella misma demasiado.

Después de que continuamos hablando de su día, parecía que el sólo observar a la nueva gimnasta era la única data emocional que podía haberla molestado a ella y a su sistema de energía, sin embargo, parecía fuera de lo normal que ella tuviera una reacción tan fuerte y no podía calmarse ella misma de pensamientos obsesivos de competencia y sentirse inadecuada.

Hicimos tapping en lo siguiente:

“Aunque me siento intimidada por Cathy, yo profundamente y completamente me acepto…”
“Aunque tengo miedo de no ser lo suficiente buena, yo profundamente…”
“Aunque tengo miedo de la competición, yo profundamente…”
“Aunque tengo miedo de ser perdedora, yo profundamente…”
“Aunque creo que tengo que ser perfecta todo el tiempo, yo profundamente…”
“Aunque me odio yo misma por vacilar…”
“Aunque me avergüenzo de mi misma por no ser perfecta…”
“Aunque me siento inadecuada…”

Durante estas rondas de preparatoria y tapping, Ann narró su progreso tal como lo había hecho en nuestra sesión original. Por fin llegó a un espacio emocional donde “se sentía feliz por CATHY” y “se veía” haciendo porras por Cathy en el gimnasio, sin temor a rivalidad. Ann dijo que ahora sentía que “había suficiente para todos” y se sentía totalmente confiada en sus habilidades.

Hablamos de por qué el sólo ver la rendición de una alumna de primer año se había desequilibrado tanto. Ella misma no podía entender la fuerza de su propia reacción. Claro estaba que ésta no era la primera vez que otra talentosa gimnasta había practicado con ella.

En busca de una toxina energética, le pregunté a Ann las siguientes preguntas: “¿Haz comido algo raro hoy, o usado un nuevo champú? ¿Haz cambiado tu perfume o traes puesto nueva maillot?”

Ann respondió, “Es chistoso que me preguntes eso. Accidentalmente me puse la colonia en el gimnasio en vez de la mía y todo el día no pude quitarme el olor. Fue horrible.”

Habíamos tropezado con el daño, un aroma extraña, que había interrumpido el sistema de energía tan profundamente que se sintió intimidada, ella ya no pudo tranquilizarse con ninguno de sus recursos tradicionales (incluso nuestra nueva herramienta de EFT). Aunque los sentimientos de temor e intimidación eran reales y necesitaban tapping, la energía tóxica se había reversado en una forma tan profunda que ni ella podía corregir su propio sistema de energía. En efecto, ella ya no tenía su propio juicio, y había admitido “Yo no me sentía como yo misma.”

En la actualidad nunca hicimos tapping por la toxina en sí. El tapping que hicimos (sobre el teléfono) la dejó sintiéndose totalmente calmada, reasegurada, y con esperanzas de futuras actuaciones. Ann ya no se sentía intimidada, asustada, ni se menospreciaba (es mas, a ella se le hacía difícil pensar sobre la nueva gimnasta y decidió que la experiencia en total era más trivial que traumática) y estaba fascinada por aprender del poder de toxinas energéticas.

Con amor,
Carol

Traducido por MMc

InEnglish.gif