Desaparece un intenso miedo de una adolescente a las tormentas - Seguimiento: todavía calmada tres años más tarde - AHEFT

Hola a todos / todas

Lea cómo Judy Whitcraft, en 20 minutos, neutralizó la fobia de una joven a las tormentas. Después de la sesión Judy dice: “Aproximadamente una semana más tarde, durante una tormenta eléctrica en nuestra zona, llamé a su casa. Ashley contestó el teléfono. Le pregunté qué estaba haciendo. Ella dijo, “horneando galletas”. Le dije: “¿Estás en la cocina, horneando galletas, durante esta tormenta?” Ella respondió: 'Sí'.”
Por Judy Whitcraft, EFT-ADV

Ashley, de catorce años de edad, se había sentido aterrorizada por las tormentas desde que era pequeña. Incluso si apenas estaba lloviendo, ella iba al sótano. Si sus padres no estaban en casa, los llamaba y los mantenía en el teléfono hasta que llegaran a casa. Las tormentas nocturnas la despertaban y ella gritaba hasta que sus padres fueran a su habitación y la llevaran a dormir con ellos el resto de la noche. No salía de su habitación sola, ya que tenía miedo de que algo la fuera a agarrar.

Una tarde, trabajé con Ashley durante 20 minutos para su intenso miedo a las tormentas.

Aunque el sonido de la lluvia me asusta, soy una buena chica de todos modos.
Aunque creo que el trueno me va a atrapar, soy una tremenda chica.
Aunque me da pánico cuando llueve, sé que es sólo agua, y elijo sentirme segura.

Hicimos varias rondas mientras evaluábamos la intensidad en una escala de 0 a 10, en su imaginación, hasta que la redujo a cero.

Aproximadamente una semana más tarde, durante una tormenta eléctrica en nuestra zona, llamé a su casa. Ashley contestó el teléfono. Le pregunté qué estaba haciendo. Ella dijo, “horneando galletas”. Le dije: “¿Estás en la cocina, horneando galletas, durante esta tormenta?” Ella respondió: “Sí”.

Unas pocas semanas después, Ashley fungía como líder en un evento de Girl Scout al aire libre en un campamento. Se formó un clima inclemente, completo con advertencias de tornado y con sirenas sonando. Cuando la tormenta había pasado, Ashley llamó a su madre para dejarle saber que todo el mundo estaba bien y que no debía preocuparse. Cuando su madre le preguntó cómo le había ido durante la tormenta, Ashley informó que había estado ocupada manteniendo seguras y tranquilas a las niñas más jóvenes. Este es un cambio completo en la forma en que ella habría reaccionado con anterioridad.

Eso fue hace tres años, y Ashley sigue estando calmada cuando llueve y truena, y ahora duerme tranquilamente en su propia cama durante las tormentas.

La familia está muy agradecida.

Respetuosamente presentado,
Judy Whitcraft EFT-ADV

Traducido por María del Pilar Castillero - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. - Ir a su sitio Web

InEnglish.gif