Compartir Beneficios y un desorden respiratorio agudo - AHEFT

Lindsay Kenny estaba haciendo un taller de EFT usando Compartir Beneficios (en el que los participantes hacen tapping juntamente con la persona en el escenario). Una señora asiática (“Kilo”) se presentó con una botella de oxígeno resollando. Durante el taller, la capacidad pulmonar de Kilo mejoró notablemente desde el 30 % al 80 %. Al día siguiente, su mejora todavía aguantaba.

Lindsay nos trae los detalles de este caso con calidad, incluyendo las frases preparatorias y el lenguaje usado.
Por Lindsay Kenny, EFT-CC, EFT- Avanzado

Hola Gary,

Ayer di un taller de EFT para un grupo de 14 personas retiradas que iban desde los 50 a los 84 años. Una señora asiática en particular, “Kiko”, era muy notable ya que vino con una botella de oxígeno y pasaba un mal rato hablando durante las introducciones. Ella no podía murmurar más de dos o tres sílabas sin resollar y tomar una respiración rasposa. Sus frases iban algo así como…

“Yo (resuello) paso un mal (resuello) rato al salir (resuello) fuera por (resuello) que tengo miedo (resuello) de que caiga (resuello) mi botella de oxígeno (resuello) y no ser (resuello) capaz de (resuello) respirar sin él”.

Era doloroso y agotador para el resto de nosotros incluso oírla luchar por hablar. Dijo que tenía COPD (Desorden Pulmonar Obstructivo Crónico) y tenía un miedo intenso de salir de casa. Ella tenía miedo de que le cayera o que se dañara su botella de oxígeno y de que no fuera capaz de respirar (necesitó un montón de tiempo decir todo esto).

Después de mi introducción a EFT, seguí con la demostración con mi voluntaria “Linda”. Ella todavía estaba sufriendo a la edad de cincuenta años los problemas del síndrome premenstrual de estar irritada y tener calambres. Como hago con frecuencia en los talleres, usé la Técnica de Compartir Beneficios. No solo es increíble de experimentar, sino que es una manera eficiente y muy efectiva de demostrar EFT a grupos de cualquier tamaño.

Así que mientras que todo el mundo tenía diferentes problemas que tratar desde un dolor de cabeza severo a la reciente muerte de un hermano, todos hicimos la preparación juntos diciendo: “aunque estoy irritado y estoy teniendo calambres” (todos empezaron con risitas por ello, especialmente el único hombre del grupo). Después de la primera ronda de tapping, cinco personas dijeron que su nivel de intensidad en una escala de cero a diez, había caído a la mitad, el problema de una persona había desaparecido completamente, y el resto habían caído de dos a cuatro puntos.

Más sorprendente fue Kiko, la señora con COPD. Dijo que su respiración era mucho mejor y su miedo de salir de casa era solo de cinco. Ella parecía muy emocionada sobre su progreso así que todos acordamos trabajar con Kiko y volver al problema del síndrome premenstrual. Kiko fue capaz de explicar sin tanto resuello que sus pulmones habían sido dañados durante la Segunda Guerra Mundial, en Japón, ¡cuando no era más que una niña! Ella más tarde contrajo tuberculosis, luego neumonía, y finalmente tuvo que recurrir a una botella de oxígeno hace diez años.

Hice dos rondas más con ella, combinando su miedo de salir de casa con su dificultad de respirar (sentía que estaban conectadas y quería probar a hacerlas juntas). La primera frase preparatoria fue:

“Aunque tenga miedo de salir de casa porque algo podría sucederle a mi botella de oxígeno y yo no sería capaz de respirar, yo me acepto profundamente y confío en mí misma”. Usé la palabra confiar porque me parecía que sus problemas y miedos acerca de la botella de oxígeno giraban en torno a que ella cometiera un error como perderlo, que se le cayera, la golpeara contra algo, retorcer los tubos, etc.)

Después de una ronda, su intensidad cayó a dos y estaba claro que ella estaba respirando casi normalmente. Para la ronda final, pasé a escoger la frase:

“Aunque todavía tengo un poco de miedo de perder mi oxígeno, elijo sobreponerme a él completamente y confiar en mí misma para manejar el oxígeno”. (Ella tenía problemas para decir completamente o confiadamente, así que simplemente las dejé aparte).

Luego hicimos tres rondas por el resto, la primera con el resto de “el miedo restante”, la segundo alternando las frases de “el miedo restante” y “elijo sobreponerme al miedo”. En la ronda final, hice una “asociación libre” con ella usando restos diferentes pero relacionados en cada punto de tapping: “respirando profundamente y con seguridad” (en las cejas), “sobreponiéndome a este miedo” (en el lado de los ojos), “confiando en mí misma”, “sintiéndome confortable sin la botella”, “dejando marchar este miedo”, “tomando respiraciones largas y profundas” y “sobreponiéndome a esta dependencia del oxígeno”. En realidad, hicimos dos rondas de este método de asociación libre y ella añadió la frase “creyendo en mí misma”.

Cuando terminamos, le pregunté cómo estaba su miedo. En su inglés chapurreado, ella dijo: “Ido, todo ido”. Le pedí que intentara pensar en algo que le podría dar miedo referente a su oxígeno y ella dijo: “¡No puedo hacerlo! ¡Todo ido!”.

Luego le pedí que tomara una respiración profunda si podía. Nos sorprendió a todos tomando una larga y profunda respiración y apareció en su cara una amplia y brillante sonrisa. Todos la aclamamos y muchos de nosotros teníamos lágrimas en nuestros ojos. Le advertí que no tirara su oxígeno y que se asegurara de consultar a su doctor antes de hacer cualquier otro cambio. Dijo que lo haría, pero sentía que ya no lo necesitaba más.

Hoy la he llamado para hacer el seguimiento y me sorprendió lo bien que se oía. Ella dijo que los doctores le habían dicho que ella siempre necesitaría el oxígeno y que nunca tendría más del 30 % del uso de sus pulmones. Le pregunté qué porcentaje pensaba que tenía al respirar ahora y dijo: “Mucho, mucho mejor, al menos 80 %, tal vez más”. Estaba muy feliz.

Como anotación al margen, todos los demás de la clase que siguieron haciendo tapping con los Beneficios Compartidos de usar las frases de Kiko bajaron el nivel de intensidad a cero, incluyendo la señora con los problemas del síndrome premenstrual. Además nuestro único hombre dijo que sus calambres también habían desaparecido por completo (sonrisa).

Sinceramente,
Lindsay Kenny, EFT-CC, EFT-Avanzado

Traducido por Juan Carlos Vega - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

InEnglish.gif