Miedo a conducir en Louisiana - AHEFT


Por Mark Kearns

Me gustaría comentaros uno de mis casos recientes. Una mujer vino a visitarme, para que la ayudara a superar el miedo a viajar en coche como acompañante. Me contó que, en realidad, conducir no le suponía un problema, sólo ir de acompañante. Durante nuestra conversación, relató una experiencia que había tenido recientemente. Viajaba con su marido por una autopista interestatal; les adelantó un camión grande y se puso tan nerviosa que arrancó el agarramanos superior de su nuevo Cadillac. No es que la pieza estuviera defectuosa, no, y además esta mujer mide poco más de metro y medio. Tal era el nivel de su ansiedad por viajar en coche. Le pedí que valorara su nivel de ansiedad en una escala del 1 al 10. Se rió y preguntó si la escala sólo llegaba hasta 10.

La cuestión es que, tres o cuatro rondas más tarde, su nivel de ansiedad había bajado a 1. Como vosotros, me gusta comprobar mi trabajo, por lo que a pesar de haberle hecho incrementar todas las submodalidades de su experiencia con el camión, y de que su nivel de ansiedad siguiera siendo de 1, no estaba satisfecho. Como era el último cliente del día, decidí someterla a la prueba definitiva. La hice subir a mi jeep y la llevé a dar una vuelta.

Recorrimos la autopista. La carretera que escogí bordea un pantano sin apenas arcén. Le di tiempo para que viviera la experiencia de viajar como acompañante en esta carretera y cuando le pedí que valorara su nivel de ansiedad se rió y ¡dijo que era sorprendente! Nos metimos en el tráfico; las luces de freno solían disparar su ansiedad, pero continuó riendo. Le pregunté por su nivel de ansiedad y respondió que tal vez era de 1 o 2. Le indiqué que hiciera tapping, lo hizo, y bajó directamente al 1. Como estamos en el sur de Louisiana, el resto de los conductores la vieron hacienda tapping y creyeron que les saludaba, por lo que le devolvieron el saludo, lo que la hizo reír aún más. Ahora puede disfrutar viajando de acompañante. Puede que también termine tratando a su marido, ya que ella afirma que le rechinan los dientes cuando viajan.

Mark S. Kearns

Traducido por Eva Llobet Martí

InEnglish.gif