EFT ayuda a una niña de 12 años con miedo de ir al dentista a convertir gritos y llantos en canción - AHEFT


Lleven esta historia de Gillian Leclair (de Francia) a vuestro dentista. Aunque no da los detalles de la sesión de EFT, claramente muestra un resultado por el cual dentistas (y todos los involucrados) gustosamente darían una ovación de pie.
Por Gillian Leclair

Hola, estoy escribiendo para decir "hurra" por EFT. Mi hija de 12 años nunca dejó que el dentista le haga empastes. Tiene nueve para rellenar. Gran dentista, amable enfermera - ambos son amigos de la familia pero eso no la ha ayudado. Descargué el manual de EFT, apliqué la técnica en ella pero sin resultado. Simplemente dijo: "no está funcionando, tú no puedes hacerlo." Así que yo estaba frustrada.

Durante las vacaciones de verano ella fue al Reino Unido a visitar a mi madre, quien también está probando EFT. Mamá la envió a su profesional de EFT, Karen Oliver en Woking, Surrey. Cuando mi hija regresó del Reino Unido, traté que me contara acerca del tapping pero ella dijo que nunca iba a funcionar y que no quería hablar de ello. Yo estaba decepcionada nuevamente porque me hubiera gustado saber que había hecho y dicho un profesional.

De todas maneras, esperé un tiempo e hice una cita con el dentista recientemente. Como siempre, fuimos en el automóvil en silencio. En lugar de entrar, caminamos afuera alrededor de un pequeño parque (ella detesta el olor a dentista) y esperamos nuestro turno. Gemma fue llamada y yo permanecí en la sala de espera. ¡No hubo gritos, ni alaridos, ni llanto! Luego se oyó un canto en voz alta y era Gemma que volvía por el corredor.

Regresaba a la sala de espera seguida de una enfermera sorprendida para aguardar que la anestesia local le hiciera efecto. Continuó cantando y construyó una torre con los Lego. ¡Cuando el dentista regresó para llevarla por el empaste, me preguntó por lo bajo si la había llevado a Lourdes! Le dije que le explicaría si el resto salía bien. Y así fue. Tanto la enfermera como el dentista no lo podían creer. Les dije que buscaran EFT en el Internet ya que hay un sitio Web en francés.

Bien, Gemma continuó cantando, dijo que estaba muy sorprendida por el tamaño de la cavidad en su diente una vez que el dentista la había limpiado y que no había ningún problema en absoluto. Hicimos una cita para otros empastes, esta vez del otro lado de su boca. No creo que nadie haya tenido una hija peor que Gemma para ir al dentista. Ha rehusado tratamiento y aún el examen en sí era una experiencia terrible: gritos, llantos, luego temblores y la imposibilidad de murmurar una palabra.

Gillian Leclair (Francia)

Traducido por Laura Livov Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

InEnglish.gif