La agorafobia de Marie - AHEFT


Por Gary Craig

Hola a todos/as,

Recibí anoche una llamada telefónica de una señora (“Marie”) a quien no conocía personalmente. Esta mañana manejé 30 km hasta su hogar en un medio rural para ver si podía ayudar. Agradable señora. Contestó la puerta con su pequeño nieto (“Johnny”) a su lado.

Marie tenía agorafobia desde hace 25 años. Ella puede salir de su hogar, pero raramente va más allá de los 45 mts. sin sentir en respuesta un intenso calor corporal, pánico y otros miedos. Se refiere a esto como “mi enfermedad”.

El primer paso es siempre establecer empatía (rapport). Habíamos hecho un buen trabajo la noche anterior en el teléfono y, ya que yo sabía que ella estaba preocupada por Johnny, enseguida volqué mi atención en él. Me incliné en una rodilla (a su nivel físico) y, hablando como un niño (en su estilo de lenguaje), le pregunté cuántos años tenía. Él entró en confianza enseguida y me informó que estaba practicando para ser una campana. Dije "ding-dong" mientras el movía su cabeza hacia adelante y hacia atrás. Es fácil lograr rapport si somos flexibles y estamos genuinamente interesados en la otra persona. A Marie le encantó. Esto es importante. Establece confianza y apertura a estos procedimientos violadores de creencias.

Le dije a Marie que a menudo tenemos éxitos rápidos pero que la agorafobia podía no ser una de nuestras “maravillas de un minuto”. Nuevamente, esto es generación de rapport, porque se conecta con sus creencias actuales. Tal vez otras fobias puedan tener alivio inmediato – pero no la suya. Ella tenía todo claro. Había estado con ella por tantos años y ¡era tan intensa! Además, según Marie, ésta había sido causada por abusos sufridos en el pasado, factores hereditarios y algunos desequilibrios químicos. Tal vez ella está en lo correcto, tal vez no. ¿Quién sabe? Pero discutir esto con ella nos ponía en riesgo de perder rapport. El rapport es un punto crítico. Así que dije, “Seguro. Por supuesto no hay garantías”. Pero si podemos hacer al menos un pequeño progreso, ¿valdría la pena? (dicho elevando la entonación al final para convertir una oración declarativa en una pregunta no amenazante). Ella estuvo de acuerdo mientras el gato de Johnny saltaba en mi regazo y ahí se acomodaba.

Comencé con una explicación de EFT y me referí a ella como una “versión psicológica de la acupuntura”. A pesar de que ella nunca había experimentado la acupuntura, sí había tenido alguna curación física con el uso de acupresión. Otra vez, nos conectábamos con sus creencias (rapport). Todavía le resultaba algo extraño y “lejano”, pero estaba totalmente decidida a probarlo.

Durante las primeras aplicaciones de EFT, ignoré su agorafobia e hice tapping por otros temas. Esto fue porque:

1. Mi propia intuición fue que su agorafobia era síntoma de causas más profundas.

2. Quería que se sintiera confortable (familiarizada) con el proceso.

3. Quería intentar un alivio en un tema emocional antes de aventurarme dentro del peor de sus miedos. Esto me permitiría saber a mí cómo respondía ella al proceso y le daría a ella alguna confianza en lo que estábamos haciendo.

Hicimos tapping sobre dos temas en su sala. Primero trabajamos con una experiencia de abuso verbal por parte de su padre. Fue de 9 a 0 en dos rondas abreviadas de EFT. Luego hicimos tapping por un tema más amplio – “Mi madre no me ama.” Esto fue de 10 a 0 en dos minutos. En ambos casos le pedí que imaginara vívidamente las circunstancias y que tratara de sentirse afectada por ellas. No pudo. Me dijo, “Puedo recordarlas pero ¿por qué molestarme?” Esto fue divertido. Todo esto fue hecho de una manera natural. El tapping fue suave. Johnny estaba callado y mirando atentamente. El gato ronroneaba en mi regazo.

Entonces fuimos afuera para ver cómo funcionaba este proceso en su agorafobia. Le recordé que no tenía que ser valiente y enfrentarse a su miedo. No tenía que ver qué tan lejos podía llegar antes de entrar en pánico y volver corriendo a la casa. En vez de eso, íbamos a usar su sistema como un indicador de cuándo necesitábamos hacer tapping. Esto debía ser lo más indoloro posible. Ella fue instruida para decirme en cuanto sintiera cualquier mínimo de temor – aún un 1 ó 2. “Esa es una oportunidad para hacer tapping,” le dije, “no la dejemos pasar.”

Señalé un punto en el camino a unos 45 mts. (aproximadamente su límite) y le hice hacer tapping con “ir más allá de ahí.” Ningún problema. Caminamos hasta ese lugar y le pregunté si todavía era un cero. Si. Caminamos otros 45 mts. No sintió ninguna sensación de miedo pero me dijo que su cabeza le estaba avisando que debería ya estar teniendo problemas y que si continuaba lo iba a lamentar. Esto, en mi experiencia, es típico y esperado. Recuerden, ella raramente llegaba tan lejos de su casa sin sentir una severa sensación de miedo. Hicimos tapping por “lo que me dice mi cabeza”, y el pensamiento se fue.

Cerca de 45 mts. más lejos me dijo que sus senos nasales estaban “poniéndose rígidos” a un nivel de 2 ó 3. Interpreté esto como un síntoma físico de lo “inusual” de estar tan lejos de la casa. Después de dos breves rondas de EFT, la rigidez se había ido. Caminamos otros 45 mts. más o menos, y su mandíbula se estaba poniendo tensa (ella tiene TMJ). Era un 4. Una ronda y desapareció. Seguimos. Ahora estábamos muy lejos de su “límite” inicial y ella no tenía ninguna sensación de temor por ahora. Sin embargo, ella quería volver por dos razones:

1. A pesar que no sentía miedo en ese momento, su cabeza continuaba diciéndole que fuera cuidadosa. Para mí, esto era una señal válida de que realmente necesitábamos hacer más tapping en niveles subyacentes O que su cabeza le estaba dando algunas señales lógicas y normales de precaución. “Después de todo, esto puede ser sólo una racha de suerte. Tal vez sólo estamos siendo afortunados hoy. No te pases de la raya. Tú sabes cómo se siente tener pánico. Sé sensible. Sé cuidadosa. 25 años de dolor emocional no desaparecen en unos pocos minutos.”

2. Johnny se estaba poniendo inquieto y aburrido con todo esto y quería retornar a la casa.

¿Hay algo más para hacer? Es lo más probable. Muchos asuntos del pasado. Un lugar en blanco en sus memorias de la niñez. Una larga historia de abusos verbales/mentales de sus padres y su familia. Pero, en una hora y media, logramos resultados aceptables bajo cualquier estándar.

Amor a todos/as, Gary
________________________________________
Comentarios por el Dr. Fred Gallo

Gary,

Excelente sesión en vivo. Encantado con el acercamiento por empatía (rapport), acompasando y liderando. También pienso que es interesante y crucial que comenzaras tratando algunos asuntos “menores” antes de moverte a la gran enchilada, además de establecer un “grupo de si… entonces” (por ejemplo, si funciona para estos entonces va a funcionar para los asuntos “mayores”), los asuntos “menores” también relacionados con sus padres y especialmente con su madre: acerca de que su madre no la quería. John Diamond (y la psicoanalista Melanie Klein) dice que esta es la cruz de muchas psicopatologías: darme cuenta que mi madre no me quiere y que yo amo a mi madre. Eliminar el estrés acerca del pensamiento que su madre no la quiere puede haber logrado una apertura que le permitió tomar conciencia de otros aspectos acerca de su madre. De esta manera no sólo la hiciste hacer tapping por sus síntomas presentes sino también por algún otro profundo material intrafísico. Por supuesto el cliente viene con sus asuntos preparados, pero esto es lo que sucede cuando uno está abierto a lo que el cliente tiene para ofrecer. Hermoso.

Fred
________________________________________
Seguimiento.

Hola a todos/as,

Recientemente hice un reporte sobre “Marie” y su agorafobia. Recordarán que había estado severamente limitada por aquella durante 25 años.

En nuestra primera sesión Marie realizó una caminata conmigo y se alejó mucho más allá de su usual límite de 45 mts. sin sentir ninguna sensación de temor. Su única preocupación fue que “su cabeza continuaba hablándole”, diciéndole que fuese cuidadosa porque ella sabía lo que era sentir pánico y que por lo tanto no se atreviera a empujar esta experiencia tan lejos. Yo sugerí que esto era normal, porque ir mas allá de sus “límites” previos, para ella, era lo desconocido.

Dos días más tarde me llamó y me dijo que había ido a una caminata aún más larga con su marido. Había memorizado la Receta Básica de EFT (al menos la versión abreviada que yo había usado) y que la había puesto en práctica una o dos veces durante la caminata. También había viajado en auto con su esposo unos 4 kms. hasta una oficina de correos rural. Ella había hecho esto alguna vez anteriormente, pero nunca sin sentir una inquietud sustancial. Esta vez no hubo ninguna molestia. No hubieron nudillos en blanco, ninguna sensación de pánico, ninguna presión en el pecho, nada.

Esto fue un poco sorprendente para mí porque uno pensaría que la agorafobia tendría muchos aspectos asociados que requerirían muchas sesiones. Pero básicamente habíamos tenido una sola sesión de tapping y Marie no había tenido ninguna respuesta de temor desde ese momento. Por supuesto ella había hecho más tapping en el ínterin pero no parecía haber ninguna necesidad para ello. Ella es tenaz, sin embargo, en el tema de empujar la situación porque significa aventurarse en lo desconocido para ella. Esta es una respuesta cautelosa y saludable lo que resulta bastante normal desde mi punto de vista.

El siguiente paso, pensé, era realmente empujar esta situación – ir más y más lejos para comprobar si la agorafobia realmente había desaparecido. Esto es importante por dos razones. Primero, le permite a Marie ir más adentro en lo “desconocido” de forma que comience a formar parte de su “conocido” en expansión. Esto le permitiría aumentar su sensación de bienestar. En segundo lugar, si hubiese cualquier resto de agorafobia, probablemente aparecería en esta situación. Mejor tener cerca a un avezado practicante de tapping, que no.

Así fue que le pedí a Marie que imaginara mentalmente un viaje conmigo en mi auto al pueblo de Gualala, a 48 kms. de su casa. Le pedí que se detuviera si sentía cualquier tensión; así podíamos discutirla y/o hacer tapping con ella. Cerró sus ojos y comenzó a hacer este viaje imaginario. Después de unos momentos abrió sus ojos, levantó su mano y dijo que estaba sintiendo un 5 al llegar a los establos (una señal a unas ¾ partes del camino a Gualala). Explicó que había tratado de hacer este mismo viaje hace 12 años y que se sintió muy incómoda todo el tiempo. Cuando llegó a los establos sintió el pánico en toda su expresión. Esto es lo que ella estaba recordando. Esto era lo que estaba causando ese 5. No era miedo actual, realizando el viaje imaginario. Era miedo recordado de 12 años atrás. Nunca más lo había intentado desde aquel momento. Yo encontré alentador el que fuera sólo un 5. Ella es perfectamente capaz de llegar a 10 en otros asuntos.

Hicimos tapping con el miedo relacionado a los establos y fue a cero enseguida. Le hice entonces la gran pregunta, ¿“Quiere viajar conmigo hasta Gualala?”

"¡No!" dijo, enfáticamente.

¡Ajá!, pensé yo. Ahora estamos llegando a algún lado. Yo sabía que tenían que haber más respuestas de miedo allí, después de todo, estamos tratando con agorafobia. No es probable que esto sea una de esas “maravillas de una sesión” que vemos con tanta frecuencia. Resultó ser, sin embargo, que su tema real no era el miedo. Era la confianza. Su cabeza le estaba hablando nuevamente y le decía, “¿Que tal si llegas ahí de nuevo y te ataca el pánico nuevamente? ¿Te traerá él de vuelta? Él dice que sí, pero ¿qué tan bien lo conoces? ¡No te arriesgues! Hay tanto en juego. Si realmente te da pánico, no quiero saber lo que sucedería.”

Para ella, ir a Gualala, era ir muuuuy adentro en lo desconocido. Necesitábamos dar pasos más pequeños.

Identifiqué su problema de confianza y descubrí que la confianza era un problema mayor para ella. En su percepción, la gente le había fallado continuamente durante toda su vida. Su diálogo interno continuaba, “Gary es un buen tipo. Parece bien intencionado pero, cuando realmente cuenta, ¿puedo confiar en él?” Así que hicimos tapping exitosamente en eventos del pasado relacionados a la confianza.

Entonces sugerí dar primero algún paso de bebé. Sugerí manejar hasta la oficina de correos conmigo, lo que ella ya había hecho sin sentir temor. La única diferencia sería que lo haría conmigo en lugar de con su esposo. Quiso saber si su esposo podía venir con nosotros. Dije “por supuesto”. Ella fue afuera y se lo pidió, pero él estaba ocupado y no podía realizar este viaje a la oficina de correos. A pesar de todo, ella consintió en hacer este viaje conmigo. Pienso que su confianza se incrementó porque yo estuve totalmente de acuerdo en que su esposo nos acompañara.

Subió al auto y le pregunté si tenía alguna tensión emocional. Me dijo, “Tal vez un 1.” Así que hicimos tapping por eso y me dijo que era un cero, si bien, de manera interesante, como lo dijo fue, “Yo pienso que estoy en un cero pero no sé lo que eso realmente significa porque nunca he estado ahí antes. Pero me siento bastante confortable.”

Manejamos hasta la oficina de correos. Ningún temor hasta el momento. Cuando llegamos ahí le pregunté si quería aventurarse otro kilómetro para ver si podía ir más allá de este punto sin miedo. Ella aceptó, así que hicimos otro kilómetro. Luego fuimos (con su consentimiento) otro kilómetro más y continuamos así por más de tres kilómetros. Entonces yo di la vuelta porque quería estar seguro de que no me estaba sobrepasando con cualquier asunto de confianza que ella pudiera tener conmigo. En ningún momento ella sintió miedo. Sonreía, conversaba, estaba relajada.

La llevé a casa y partí con el pensamiento de volver algún otro día para ver si podíamos manejar un poco más lejos.

Esta mañana me llamó ella con voz excitada. Resultó ser que su esposo estaba yendo a Gualala más tarde ese mismo día y ella le pidió para ir con él. No hubo nada de miedo. Ni siquiera una pizca cerca de los establos. Puede haber más para esta historia pero, hasta ahora, Marie está experimentando una libertad que no tuvo por 25 años. Y, en caso que se lo estén preguntando, el viejo Gary aquí está caminando en las nubes. Pero todavía estoy un poco desorientado acerca de por qué fue tan fácil. Y bueno…

Abrazos a todos/as, Gary

Traducido por María Inés Sención, EFT-ADV


InEnglish.gif