Parecía una fobia a viajar en autobús - AHEFT

Inci Erkin, Doctora en Medicina (de Turquía) nos brinda este caso de lo que parecía ser una fobia contra los viajes en autobús. Sin embargo, después de un trabajo creativo de detective, la Dra. Erkin descubrió un recuerdo molesto en su clienta. Sólo después de tratar ese recuerdo con EFT desapareció la “fobia”.
Por Inci Erkin, Doctora en Medicina

Una mujer casada vino a verme quejándose de una “fobia a viajar en autobús”. Ella decía que no podía subir a un autobús, pero podía en cambio ir a todos lados en auto o en taxi. Sólo tenía problemas cuando viajaba en autobús.

Primero, traté lo que sigue con EFT:
Aunque no puedo subir a un autobús…
¡Pero no funcionó!

Así que le pedí que cerrara los ojos y pasara en su mente un filme imaginario en el cual ella se subía a un autobús, tomaba asiento y el autobús partía. Entonces le pregunté qué sentía.

Ella me dijo que en ese filme imaginario ella tenía miedo que se le presentara una necesidad urgente de orinar, pero no podía bajar del autobús, ¡se le mojaba su falda y se sentía muy incómoda!

Así que la frase preparatoria fue:
“Aunque tengo miedo de no poder controlar mi urgencia por orinar…”
“Aunque tengo miedo de tener que orinar en el autobús…”

Mientras trabajábamos con EFT y se disminuía la intensidad de 10 a 9, a 7, a 6, súbitamente ella recordó un episodio de su niñez. Surgió espontáneamente.

Cuando ella tenía 5 años, estaba en el cine, viendo un filme con su familia. ¡Durante ese filme, ella se orinó!!! Cuando las luces se encendieron, ella estaba muy incómoda, hasta que regresaron a su casa en autobús. Y toda su familia le hacía bromas por orinarse encima. Esas bromas continuaron por mucho tiempo.

Entonces continuamos con EFT:
“A pesar de que me oriné en el cine cuando tenía 5 años…”
“Aunque, cuando tenía 5 años, me oriné en el cine…”
“Aunque me oriné en el cine y volví a mi casa en autobús, soportando las risitas burlonas de los demás…”

Nos llevó dos sesiones de trabajo con EFT poder completar nuestro trabajo. Desde entonces, ella hace su tapping todas las mañanas y no tiene ningún miedo de viajar en autobús.

Ella se siente muy feliz por esto, porque eso la ayuda a ahorrar todo el dinero que gastaba en taxis.

Con mis saludos,
Inci Erkin, Doctora en Medicina

Traducido por Dalila Milicúa

InEnglish.gif