El miedo de 40 años de Marie de subirse a una bicicleta se eliminó al encontrar la raíz del problema - AHEFT


Permitamos a Marie Holliday de España, que nos cuente una aventura encantadora con EFT y su exitoso viaje a través de la intensa fobia de subirse a una bicicleta. Notemos como ella persiste y encuentra diferentes aspectos en el camino.
Por Marie Holliday

Hola Gary,

Me gustaría compartir con todos ustedes un Feliz Cuento de Navidad que involucra a EFT. Hace un par de meses tuve el privilegio de participar en un Curso de Nivel 3 de EFT con un grupo encantador, presentado por Gwyneth Moss, una Maestra de EFT y una dama adorable.

El curso se llevo a cabo en Ilkley, West Yorkshire, donde también yo fui dueña de un lugar de alojamiento y desayuno cerca de la rivera del río en esa idílica ciudad comercial. Durante una parte de este curso de dos días estuvimos trabajando en algunas situaciones personales.

Mi situación era el miedo a montarme en una bicicleta. Siempre atribuí este problema al hecho de que cuando era niña yo montaba la bicicleta de mi hermano que era demasiada grande para mí, y que me caí lastimándome gravemente. Esto me sucedió a la tierna edad de once años y ese miedo se quedó conmigo por toda la vida. Ahora estoy en mis cincuentas, y eso es un largo tiempo. Y déjenme decirles para aquellos que conocen la expresión, "Es tan fácil como montar una bicicleta", créanme, no lo es.

Entonces cuando empezamos a trabajar en pequeños grupos, me hice tapping en aspectos como "...este miedo de montar bicicleta... pueda que me caiga otra vez y pueda que me lastime." Y también me hice tapping con "... en verdad yo no QUIERO subirme a una bicicleta."

A esta altura del proceso de tapping me sentí totalmente desinteresada hasta de querer subirme a una bicicleta. No podía entender esto... Puedo manejar un auto; había manejado una furgoneta grande y aun maniobrado un yate en un vendaval de fuerza 8. Entonces ¿por qué razón estoy tan desinteresada y en realidad tan atemorizada de montar una bicicleta?
Estaba muy confundida. Durante la sesión de tapping, recuerdo haber pensado "debería subirme a una bicicleta (Escritos en mis paredes mentales)...PERO... (Los "si, pero")... ¿Porque tengo que montar una bicicleta?" Pensé que quizás a quien le gustaría que yo montara una bicicleta y lo acompañara, es a mi compañero Stuart... pero en ese caso no seria yo la que quiere montar la bicicleta, sino que seria Stuart quien quiere que yo lo haga.

Esta parte de España en donde vivimos es hermosa y plana e ideal para andar en bicicletas. Entonces traté de hacerme tapping con: "Stuart quiere que yo me suba a una bicicleta." Después de un corto tiempo se cambió a: "Yo quiero subirme a una bicicleta." Esto sorprendió a todos incluyéndome a misma pues acababa de decir que ¡YO NO QUERIA subirme en una!

Después de haber discutidos sobre nuestros temas, el curso continuó y finalizó y honestamente me olvidé de todo este tema hasta el momento en que Stuart me preguntó que me gustaría para Navidad, y sin pensarlo dos veces respondí: "Una Bicicleta". Las palabras salieron volando y no puedo decirles lo sorprendida y asombrada que quedé. ¡Stuart casi se cae de la silla! Estaba incrédulo porque el sabía del miedo que yo tenía de subirme a una bicicleta.

Yo ni siquiera sabía si podía volver a subirme en una y todavía no podía creer lo que acababa de decir... tal es el poder de EFT. Stuart me dio el regalo antes de tiempo para que pudiera practicar, ya que el tiempo estaba agradable. Afortunadamente vivimos en las afueras y tenemos un camino de entrada largo donde podría practicar sin que me diera vergüenza.

En el primer día, Stuart me sostenía la bicicleta y trataba de empujarme. Honestamente, yo no podía parar de reírme. Tenía una risita permanente porque tenía la imagen de una niñita siendo empujada por sus padres... ¡y aquí que estaba yo, a esta edad! Al cabo de treinta minutos todavía no podía rodar o mantener el balance en la bicicleta.

Así termino el primer día, pero no sentía ningún desánimo. Espere hasta el día siguiente cuando estuve sola y comencé a hacerme tapping. Primero me hice tapping con: "la falta de confianza mientras estaba encima de la bicicleta", y después de varias rondas cortas ¡comencé a hacerla rodar! Sin ayuda, yo solita. Era como una niñita otra vez, ¡Que sentimiento más maravilloso! Después me hice tapping con: "no puedo montar la bicicleta" y logre moverla un poco mas, aunque un poquito tambaleante. Entonces me hice tapping con "un poquito tambaleante" y asombrosamente maneje mucho mejor y sin tambalear.

Esto era divertido. Luego me hice EFT diciendo: "Esta mañana no podía subirme a una bicicleta... y ahora PUEDO". Hice EFT en el aspecto negativo: "no podía subirme a una bicicleta" y con el aspecto positivo: "ahora PUEDO". Luego empecé a alternar las dos frases terminando en la declaración de "ahora puedo".

Mientras tanto mi habilidad para montarme y equilibrarme en la bicicleta, estaba mejorando. Me hice EFT por varios minutos comenzando en el punto de karate y usando una frase preparatoria del estilo de:
Aunque cuando no podía montar a una bicicleta...ahora puedo... ¡no muy bien pero estoy montada en una bicicleta!

No me he caído, me he quedado en la bicicleta y este era solo un miedo tonto... el miedo de caerme...

Me parecía que volaba sobre el camino de la entrada en mi nueva bicicleta. No puedo explicar cuan grande era ese sentimiento. Cuando llegué al final del camino de entrada, no podía dar la vuelta, así que me hice EFT con: "no puedo dar vuelta en las esquinas."

En ese instante una imagen irrumpió en mi mente como un recuerdo del pasado de lo que realmente había sucedido cuando estaba subida en la bicicleta de mi hermano... con razón tenia tanto miedo. Lo que pasó fue que me jalaron en una "esquina", cerca de la casa, que estaba cubierta con muchos arbustos. Dos muchachillos estaban escondidos allí y saltaron haciéndome caer de la bicicleta.

Recuerdo haberme sentido en shock y aterrorizada cuando ellos comenzaron a golpearme y darme puñetazos en el pecho y el estomago. Escape como pude y corrí a casa, sin aliento y sin aire por los puñetazos, atemorizada y sollozando, queriendo solo refugiarme en mi mamá. Como mi mamá no se encontraba, traté de consolarme a misma.

No sé por qué nunca se lo dije a mi mamá. Recuerdo haber estado constantemente preocupada de volver a encontrarme con esos chiquillos y me preguntaba que es lo que yo les había hecho. En realidad yo no los conocía y no sabía por qué me habían hecho esto.

Había encontrado ahora la verdadera razón al miedo que tenía a subirme en una bicicleta. Había enterrado esa memoria dolorosa tan profundamente que no había surgido hasta que me hice EFT sobre el aspecto de las "esquinas". Después de este descubrimiento me hice EFT por varios minutos por ese evento con los chiquillos en la esquina hasta que sentí que estaba bien.

Me puse a probar mi memoria al siguiente día usando la técnica del "Cinema" que aprendí en un curso para traumas de mucha intensidad, pues parecía que había muchas cosas relacionadas al hecho de que mi mamá no hubiera estado allí. Había usado esta técnica hacía unos días con una paciente que tenia un trauma de muchísima ansiedad y a ella realmente le gusto mucho.

A mi me gustó mucho también... Es muy seguro el estar viendo una película de ese evento traumático en un cine imaginario. Use esa técnica combinada con la Técnica de Película de Gary. La memoria se había suavizado y ya no tenía residuos de intensidad.

Nunca había puesto este miedo a montar bicicleta en mi propio Procedimiento de Paz Personal. Así que cuando estoy trabajando con clientes, siempre uso mi propia experiencia de la bicicleta y les pido que escriban cualquier evento, situación, o trauma perturbador, para hacerse EFT, pues estos pueden estarlos afectando años mas tarde aunque parezcan totalmente irrelevantes.

Para terminar la historia, Stuart llegó a casa y vio la bicicleta estacionada. Para su asombro, me subí en la bicicleta y la maneje por todo el camino de entrada. Aunque él sabía lo bien que funciona EFT, no podía creer la diferencia entre yo antes no pudiendo subirme a una bicicleta y yo ahora montándome en una y volando para arriba y para abajo sobre el camino de entrada con total confianza.

Todavía no he salido a manejar a las calles pero solo sé que he conquistado el miedo y que ahora solo me queda progresar con esta nueva confianza. Aunque yo soy una terapista de EFT, y trabajo bastante con muchas otras personas, me resulta maravillosamente inspirador el haber podido conquistar mi propio miedo.

Así que muchísimas gracias para Gwyneth y todos mis compañeros de EFT en el curso y a tí Gary, por el mejor regalo de Navidad que haya tenido, ¡EFT y la conquista del miedo de subirme a una bicicleta! Calurosos abrazos y mis mejores deseos para todos.

Marie

Traducido por Hugo Torres

InEnglish.gif