El miedo de Bonnie a las escaleras - AHEFT


Por Gary Craig

Hola a todos

Este caso está relativamente claro pero está lleno con facetas que merecen nuestra atención.

Tuve una cita esta mañana con cuatro miembros de nuestra empresa que produce a gran escala nuestros juegos de DVD de formación (esta capacidad de producción a gran escala es lo que mantiene tan bajos nuestros costes. “Bonnie” era un nuevo miembro de este equipo y acababa de ver nuestro Curso de EFT. Estaba bastante interesada en la parte con Becci y su miedo a las ratas y ratones y me llevó aparte para pedir ayuda con sus fobias múltiples. Estas incluían miedo a las alturas, las escaleras y conducir en la autopista.

Este es un conjunto de fobias interesante porque todas ellas tienen una cosa en común… líneas convergentes. Mirando hacia abajo desde la cima de un edificio O desde lo alto de unas escaleras O a lo largo de una larga autopista pone en el centro de mira líneas convergentes las cuales, para algunas personas, crean la sensación de ser atraídos hacia ellas o succionados por esas líneas. Le pregunté a Bonnie si tenía algún problema en mirar por la ventanilla de un avión. Ella dijo que no. Si mirar hacia abajo a una distancia de varias millas desde un avión no genera respuesta fóbica, entonces cómo puede uno asumir que tiene “fobia a la altura” cuando mira desde lo alto de un edificio de varias decenas de metros de altura. La alternativa más probable, por supuesto, es una respuesta de miedo a esas líneas convergentes.

Siempre me gusta comprobar mi trabajo en circunstancias reales cuando es posible. Dado que nuestro tiempo era limitado (estaba en horas de trabajo) y dado que había algunas escaleras cerca, escogí hacer tapping para su “miedo a las escaleras”. Resultó que ella evita las escaleras a toda costa. Ella usará un ascensor incluso aunque ella tenga que dar un gran rodeo para hacerlo. En la única ocasión en la que sube por las escaleras es cuando tiene mucha gente delante de ella e, incluso entonces, ella se resiste a la experiencia.

Empezamos en una sala desde la que no podía ver las escaleras y le pregunté si tenía alguna sensación física solo con saber que íbamos a trabajar con su miedo. Ella sintió de inmediato un peso en el pecho. Dos breves rondas de EFT y el peso en el pecho se convirtió en dolor en el abdomen. Este movimiento de síntomas físicos es típico y yo le llamo “cazar el dolor” (cubierto en detalle en nuestras cintas Pasos para Convertirse en Terapeuta Extraordinario). Es símbolo de diferentes aspectos del miedo el manifestarse en el cuerpo. Hicimos otra ronda para el dolor en el abdomen y luego le pedí que se imaginara vívidamente bajando las escaleras. Ella no podía generar síntomas físicos o trastornos emocionales cualesquiera que fuesen, así que procedimos a las escaleras.

Se quedó de pie arriba de las escaleras y dijo que estaba sorprendida de que su respuesta fuera tan baja. No se había ido, pero estaba bastante por debajo de sus expectativas. Como estábamos en un lugar de trabajo y ella estaba preocupada de las opiniones de sus compañeros de trabajo, volvimos a la sala para hacer un poco más de EFT. Esta vez, puse a cero posibles alternativas emocionales contribuidoras a este problema y usé mi intuición para pasar con ella por los siguientes diálogos de EFT preparatorios (de nuevo, este procedimiento avanzado se muestra profusamente en los Pasos para Convertirse en Terapeuta Extraordinario).

“Incluso aunque tengo un poco de miedo de esas escaleras y todavía me siento como si fuera a caerme por ellas, yo me acepto total y completamente a mí misma. Creo que necesito otra gente delante de mí porque no estoy consiguiendo el apoyo en mi vida que necesito. Me siento sola en esas escaleras y no hay nadie allí para ayudarme. Esto puede de hecho no ser verdad, pero ES lo que pienso.”

Luego usamos la secuencia abreviada para “sentirse sola, sin apoyo”. Le pregunté cuando habíamos terminado si los comentarios “sentirse sola y sin apoyos” daban en el blanco. Con ojos acuosos, ella dijo que sí con un movimiento de la cabeza. Nuestra intuición, de paso, es una herramienta espléndida para integrarse con estos procedimientos. Todos la tenemos, es simplemente cuestión de práctica y de confianza que nos permitirá desarrollarla en una herramienta para la maestría.

Volvimos a las escaleras y ella procedió a bajarlas. Ella se agarró a la barandilla hasta que le pedí que se soltara de ella. Lo hizo y bajó con cierta inseguridad las escaleras. Abajo, volvió la mirada con una sonrisa de sorpresa y un sincero agradecimiento. Esta vez yo tenía los ojos acuosos.

Volvió arriba y bajó otra vez, todavía con un poco de inseguridad. Le pregunté por qué parecía estar insegura y me recordó que ella raramente bajaba las escaleras y no estaba acostumbrada. Para ella, era una experiencia relativamente nueva y le llevó un poco de tiempo acostumbrarse. Esto es normal y yo sugiero a todos los recién llegados a estos procedimientos que tengan en cuenta que algunos fóbicos se verán inseguros, incluso aunque su miedo se haya ido. Esto es porque la experiencia de las escaleras, el agua, los bichos, los espacios cerrados, etc. son relativamente nuevos para ellos y no saben qué esperar.

Unas horas más tarde, llamé a Bonnie y ella dijo que había estado arriba y abajo de esas escaleras dos veces más sin ningún problema. Esto es típico. Entonces le pedí que cerrara sus ojos y se imaginara circulando por una autopista. Pensé que nuestro trabajo con las escaleras podía haberse generalizado a otras fobias. ¡Ay, ella tenía ciertas molestias en el estómago por el pensamiento de la autopista!

Más trabajo que hacer.
Abrazos, Gary

Nota: Hice un seguimiento con Bonnie dos meses después y el miedo a las escaleras todavía brillaba por su ausencia.

Traducido por Juan Carlos Vega - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

InEnglish.gif