Usando EFT para los miedos al parto - AHEFT

El proceso del parto conlleva muchos miedos: ¿será doloroso? ¿estará bien mi bebé? ¿necesitaré cirugía? Y así de esta manera. Esta inquietud emocional no ayuda ni al bebé ni a la madre y por tanto el uso de EFT a la larga puede aportar mayores beneficios. En este caso por Aileen Nobles encontramos numerosos ejemplos de hacer tapping en problemas y métodos para estas circunstancias. Ustedes deberían encontrarlo como una buena lista de comprobación para cuando llegue su momento.
Por Aileen Nobles

Hola Gary,

Probablemente uno de los usos más alegres de EFT para mí sea dejar ir el miedo de algunas futuras madres al parto. A veces este miedo dificultará que esta persona se quede embarazada. Puede ser un miedo subconsciente o puede que sea consciente. En ambos casos, es una energía que va en detrimento de la madre y del bebé. He visto una cantidad de veces que una vez que se quita el miedo, sucede el embarazo… tal vez podría haber sucedido de todos modos, pero ahora al menos es sin miedo.

Muchos miedos diferentes emergen cuando el embarazo está siendo considerado o experimentado, tales como miedo de que el parto sea demasiado doloroso para soportarlo, miedo de no ser lo bastante fuerte para hacerlo “adecuadamente”, miedo de que el bebé no sea “normal”. Todos estos problemas hasta ahora han sido resueltos muy rápida y fácilmente con EFT. Recientemente, durante un show de televisión de media hora, trabajé con una madre que había planeado tener a su primer bebé en casa. Terminaron haciéndole la cesárea. Ahora está embarazada de ocho meses con su segundo hijo y quiere un parto natural en el hospital, pero tiene miedo de que este nacimiento salga de la misma manera que el primero.

El factor miedo era de nueve en la escala de cero a diez. Empezamos haciendo tapping con Elizabeth en el punto del dolor.

“Aunque esté aterrorizada de un parto difícil, está bien, me amo y me acepto a mí misma de todos modos.”
“Aunque esté aterrorizada de volver a pasar por un parto, está bien, me amo y me acepto a mí misma de todos modos.”
“Por supuesto que me muero de miedo de volver a pasar por un parto, quién no lo estaría después de todo lo que pasé.”

Pasamos por la secuencia corta.

“Realmente tengo miedo de pasar por el parto.”
“Realmente tengo miedo de que va a volver a ser tan difícil otra vez.”
“Todavía tengo ese recuerdo doloroso en mi subconsciente y en cada célula de mi cuerpo.”
“Por supuesto que tengo miedo, quién no ,¡después de todo estoy en mis cabales!”
“Tengo miedo, me doy permiso a mí misma para tener miedo… pero mucho mejor estaría si no lo tuviera.”
“Estoy atemorizada de veras, pero realmente quiero a este bebé, y como no sé cómo pedir a la cigüeña que lo traiga, simplemente tendré que hacerlo nacer.”
“Sólo porque fue duro la última vez no quiere decir que ésta lo vaya a ser.”
“De hecho, sé muchas historias en las que el segundo es más fácil.”
“Realmente ya no quiero aferrarme más a ningún miedo.”
“Las células de mi cuerpo sueltan el viejo recuerdo y el miedo ahora mismo, relacionados con mi primer parto. Eso fue entonces y esto es ahora.”
“Con el nacimiento de Alyssa (el primer bebé), de hecho me demostré a mí misma lo fuerte que soy… ¡no necesito volver a demostrármelo!”
“Lo hice realmente bien, no tengo que volver a hacerlo.”
“Este nacimiento probablemente va a ser realmente fácil, relativamente hablando, como si estuviera dando a luz una uva en lugar de una sandía.”

Un gran estallido de risas y suspiros.

“Creo que esta vez será fácil, no hay razón para que no lo sea. Más fácil la segunda vez.”
“He oído de partos tan rápidos y fáciles que el bebé ni siquiera esperó a llegar al hospital. Quisiera que el mío esperara hasta el hospital y que luego fuese así de fácil.”
“Va a ser fácil, me estoy sintiendo bien por el pensamiento de dar a luz.”
“Va a ser más fácil de lo que pueda imaginar. Fácil y tierno para ambos.”
“Parto fácil, parto hermoso, mi cuerpo sabe cómo tener un bebé si aparto mi cabeza del medio.”
“Cada célula de mi cuerpo sabe qué hacer y él (bebé) sabe qué hacer.”
“Él dice que yo quiero acabar con esto (cuando sea el momento).”
“Estoy preparada para un parto fácil, elijo un parto fácil, permito un parto fácil.”

El pensamiento de dar a luz fue claro y positivo. Le pregunté si alguna otra cosa no había sido tratada y mencionó su miedo a necesitar otra cesárea.
Haciendo tapping en el punto karate:

“Tengo miedo de que pueda volver a necesitar una cesárea.”
“No la esperaba la primera vez… sin embargo, fue un alivio después por todo lo que había pasado, pero yo más bien no volvería a hacerlo. Pero eso fue mi hijita y ahora tengo un hermoso niño bebé que quiere nacer.”

Hicimos una ronda de dejar ir el miedo.
De vuelta al punto karate:
Parto natural fácil
“Él no quiere una cesárea, yo no quiero una cesárea.”
“Puedo imaginarme a la gente suspirando. Elizabeth, cómo lo hiciste tan fácilmente.”
“Permitiré a la energía sanadora del Universo que fluya a través de mí, apoyándome en este hermoso momento de dar a luz a una nueva vida.”
“Estoy preparada.”

Rápida y fácilmente nosotros soltamos todos esos miedos y ella está tranquila y preparada para el nuevo nacimiento sin importar cómo resulte.

Aileen Nobles

Traducido por Juan Carlos Vega - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

InEnglish.gif