Un miedo intenso a los túneles en Noruega - AHEFT

Tomen contacto con Ellen Dyb Wedeld en este muy bien escrito artículo, sobre cómo se sobrepuso ella a un intenso miedo a los túneles mientras manejaba en uno de los túneles más largos de Noruega. Es un artículo excelente para los estudiantes de EFT ya que es un caso muy complicado y que contiene muchos aspectos. También incluye el reconocer el “miedo al miedo”, que es un concepto importante cuando se está aplicando EFT.

Por Ellen Dyb Wedeld

Queridos EFeTeros en todo el mundo,

Soy una devota estudiante de EFT y estoy buscando abrir mi propia práctica en un año. Mientras tanto, uso EFT en mí misma y en cualquiera que me permita hacerlo, y ¡he experimentado tantas maravillas de un minuto que algunas veces tengo que recordarme a mí misma el valor de ser persistente!

He aprendido mucho con los casos que se presentan en este boletín y espero que mi contribución sea útil.

He sufrido de fobia a los túneles durante los últimos años, la que fue poniéndose progresivamente peor hasta culminar en un terrible ataque de pánico dos años atrás. Y desde ese momento… no más túneles para mí. La fobia era una mezcla de agorafobia, claustrofobia, y los restos de una gran depresión, ansiedad y pánico (totalmente desaparecida ahora, ¡¡¡felizmente!!!)

Lo que REALMENTE me motivó a trabajar en ello fue que tenía que visitar a mi padre que se había mudado hacía poco tiempo al oeste de Noruega. Esta visita significaba MUCHO para él. También significaría mucho para mí el poder volver a viajar, y esta era la oportunidad de oro. Sin embargo, un número increíble de túneles yacían entre nosotros…

Primero, busqué en la base de datos de todos los túneles del país, toda la información posible sobre largo, iluminación, ventilación, sistemas de rescate, etc. También compré un mapa actualizado para no ser sorprendida por ningún túnel desconocido. Marqué el mapa con el largo de los túneles, extendí el mapa en la mesa, y sólo LLORÉ. ¡Parecía IMPOSIBLE!

En mi desesperación noté una extraña sensación; era como si hubiese llevado puesto un chaleco de fuerza durante años. Todo el mundo lo había notado, por supuesto, porque mi comportamiento lucía extraño, pero yo no lo había notado porque ¡había estado inmovilizada por tanto tiempo! ¡Ahora estaba tratando de moverme, y pude sentir el chaleco en mí, restringiéndome!

(En mi desesperación, no se me ocurrió trabajar directamente en el chaleco de fuerza con EFT… ¡pienso que hubiera sido una buena idea!) Estuve toda la noche bajando imágenes de túneles en mi computadora, usando la que me daba más miedo – la salida de un túnel totalmente negro, como fondo de pantalla. Miraba las imágenes y me hacía tapping.

*Aun cuando odio la salida de este túnel negro...
*....................los túneles son tan largos...
*....................los túneles son tan oscuros...
*....................me da miedo sufrir otro ataque de pánico...
*....................me da miedo perder el control como me sucedió anteriormente...

Hice el “sandwich” completo, con los 9 Pasos cada vez, pero me olvidé de medir la intensidad en la escala de 0-10.

No noté sentirme mejor, así que me senté en la tranquilidad de mi cuarto y recé e hice tapping. Primero recé (o mejor dicho, supliqué) a Dios y al Universo para poder acceder a mi poder infinito, coraje y luz. Y luego continué con el tapping y agregué algunas opciones:

*Aun cuando el túnel es terriblemente oscuro y estrecho, yo elijo experimentar que es como manejar en una carretera abierta, al sol… (Usé las Elecciones de la Dra. Carrington)

*Aun cuando el túnel es tremendamente largo, yo elijo experimentarlo como si fuera corto y rápido...

*Aun cuando al no tener esta fobia puedo tener que ir a lugares a los que no quiero ir, elijo dejarla ir...

Hice varias rondas completas con estas frases y luego con algunas positivas solamente:

*Elijo DIVERTIRME en los túneles...
*Elijo estar en calma y confiada...
*Elijo experimentar los túneles como si estuvieran llenos de luz y sol...
*Es como manejar a la luz del sol...
*Estoy a salvo en los túneles...
*Es sólo una carretera...

Estaba más calmada, pero no sabía si no era puramente cansancio. Todavía tenía miedo de tener miedo…

A la mañana siguiente le pedí a mí pareja que me llevara en un viaje de prueba a uno de los túneles cercanos (él es muy comprensivo y paciente con mi problema). Lo que yo tenía en mente era comenzar de a poco con alguno de los túneles más pequeños y cercanos. Él, por otro lado, pensó ¡que era una buena idea ir directamente a uno de los grandes! Yo estaba desgarrada entre la posibilidad de volver a perder el control y la urgencia de vivir, así que dejé que él me condujera. Llevaba mi cuaderno y me monitoreaba a mí misma y tomaba notas de mis pensamientos y mis reacciones físicas.

Aun sabiendo que había túneles muy largos adelante nuestro, me sentía sólo levemente nerviosa. Hice tapping, por las dudas, rondas completas, diciendo las palabras internamente: …este miedo a los túneles…

Cuando pude ver la entrada del túnel a lo lejos (el túnel era de 3,8 km de largo) me puse más nerviosa, comencé a llorar y quería detenerme. Una vez adentro del túnel: “fuego” en el pecho, sintiendo que me desmayaba, sintiéndolo estrecho, largo… Hice tapping en cada síntoma (sin la frase preparatoria). Comencé a hiperventilarme, sentía la pérdida de sensación en mis labios y en mis extremidades… hacía tapping, mientras sólo movía mis labios:

*Elijo estar a salvo, calmada y relajada (hablando l e n t a m e n t e)...

Inmediatamente sentí el cambio de energía, como si una gran “capa” de electricidad se desprendiera de mí…

*Yo elijo que mi corazón lata con calma...
*Yo elijo tener suficiente aire...

Esto me calmó completamente. Hacerlo realmente lento pareció ser importante.

Cuando salimos del túnel me sentía bien, ¡aparte de un pequeño adormecimiento de los labios!

Después de un pequeño festejo con café y croissants en un pequeño pueblo que no había visitado durante años (por las razones obvias) mi compañero decidió que debíamos atravesar el PEOR túnel del que tengo conocimiento. Hacía mucho tiempo que había decidido nunca jamás en mi vida ACERCARME siquiera a ese túnel. Y que cualquiera que lo hiciese tenía que ser TOTALMENTE estúpido. Pero sus argumentos eran buenos. Si yo hacía esto, habría logrado lo imposible.

Este era un túnel bajo el agua, empinado, estrecho, de 7,8 km de largo. Pero mi fobia no era a los accidentes o desastres que realmente pueden suceder, sino sólo miedo al miedo, y las extrañas reacciones físicas. Y no me gustaba la idea de estar limitada de esa manera: bien en algunos túneles y no en otros. Así que decidí hacerlo.

Tuvimos que detenernos durante un tiempo en el peaje que se encuentra frente a la entrada. Yo lloraba, haciendo tapping y tapping sin palabras, (me pregunto si hubiera funcionado, si hubiera sido capaz de articular palabras en voz alta); mientras, ¡otros autos nos pasaban preguntándose qué estaba pasando en nuestro auto! Pasaron así 30 minutos y yo no podía estar “pronta”. Así que mi compañero manejó entrando al túnel y yo no tuve la fuerza para detenerlo.

A medida que entrábamos, mi nivel de ansiedad se elevó, sentía una sensación de ardor en el pecho, falta de aire, un cosquilleo en la nariz y en la frente como si no tuviera suficiente oxígeno… Cerré mis ojos… Cuando los volví a abrir pude ver una infinitamente larga carretera dirigiéndose derecho a un agujero negro en la lejanía… Mi pecho y mi cara ardían y yo comencé a recordar el pánico…

Entonces me obligué a comenzar a hacer tapping – rondas completas y muy lentamente:

*Yo elijo estar calmada y confiada... Esto fue repetido durante varias rondas.

¡Todavía me da miedo decir algo acerca de mi corazón! Cuando comenzamos el ascenso yo era capaz de tener mis ojos abiertos (mientras seguía repitiendo mi elección) y ¡¡¡me sentía totalmente calma!!! En el viaje de vuelta a casa, pasamos a través de varios otros túneles, e incluso en algunos manejando yo misma, sin ningún problema en ese momento.

Pero más tarde, esa noche, de repente tuve una reacción retardada de miedo al túnel bajo el agua, recordando el oscuro y estrecho descenso. Me arrepentía de haberlo hecho y sentí una desesperada necesidad de “deshacerlo”; casi entro en pánico; comencé a hacer tapping inmediatamente; ¡¡¡la ansiedad se desvaneció aun antes de que llegara al cuarto punto!!! ¡Se fue…!

¡El final de la historia es que dos semanas más tarde fui capaz de abrazar a mi verdaderamente feliz padre, quien había perdido toda esperanza de que yo fuera alguna vez a visitarlo! Hay un número increíble de túneles entre nosotros, largos y oscuros y por qué no decirlo, sucios, pero no tuve NINGÚN síntoma, ni manejando yo, ni viajando como pasajera, ni anticipando los túneles, ni viendo las oscuras entradas, el interior, el largo, nada. Sólo regresando a casa, un poquito de nerviosismo “Temiéndole al Miedo”. Preparándome para el viaje de retorno, y durante el mismo, hice tapping vigorosamente diciendo: “Yo confío en mí misma…”

Ahora, un mes más tarde, he notado que “perdí” el miedo a muchas cosas – un muy agradable efecto secundario. Sólo permanece un pequeño miedo al miedo; es un viejo patrón que está siendo reemplazado de a poco. Pero NO tengo miedo a los túneles (¡me divierto en los túneles!)

Abrazos
Ellen Dyb Wedeld

Traducido por María Inés Sención, EFT-ADV

InEnglish.gif