Un caso modelo para todas las fobias complicadas - AHEFT

Este caso por la Dra. Tania de Winne de Bélgica es un buen modelo para EfeTeros que manejan fobias tenaces (complicadas). Aunque se trata de una fobia poco usual (tiene que ver con un ombligo), la persistencia de la Dra. De Winne, y su atención a los aspectos que surgen, nos da muchas lecciones. Noten cómo ella maneja las creencias de su cliente en “Hara” y “Dreamcord”. No importe si estas creencias sean ciertas, pero SÍ importa que el cliente cree en ellas.

de la Dra. Tania De Winne

Hola Gary,

Una amiga mía muy querida, vamos a llamarla Leslie, no habia podido limpiar su ombligo sin que necesitara una gran fuerza de voluntad. De solo pensarlo se pone pálida, con los labios blancos y siente que está a punto de vomitar.

Su ombligo es como un canal estrecho y tiene que utilizar un Q-tip para limpiar a fondo porque el jabón y las células muertas tienden a acumularse allí.

Ella está familiarizada con la técnica de EFT y la aplica consistentemente a diario para dolores musculares y de cuello, para la tensión, para los problemas con su madre, para su problema de ser perfeccionista, pero no podía superar el problema con su ombligo. También tenía miedo de tener que hacer frente a las emociones abrumadoras que pudieran surgir si intentaba abordar el tema ella sola usando EFT (¿premonición?); ella sabía que yo buscaba a alguien que tuviera un problema, para poder comprobar la eficacia de la técnica en el momento. Así que fui a su casa y aquí les va el resultado:

Lo primero que me dijo fue que una psíquica, en quien ella deposita toda su confianza, le había dicho que su "hara"* había sido dañada cuando le cortaron el cordón umbilical al nacer. Ella también está tomando un curso en Metafísica en el que le enseñan a hacer ejercicios para activar el "cordón de los sueños" para poder recordar aquellos que son importantes para su evolución. Lo malo es que el "cordón de los sueños" parece estar atado muy cerca del ombligo y ella siempre se bloquea hacia el final del ejercicio.

Ya que el solo pensar en el ombligo o en algo atado a el; o que alguien, inclusive el que ella misma lo toque, le produce nauseas (la vi ponerse pálida y se le llenaron los ojos de lágrimas), pensé que sería mejor comenzar con el "hara" y después con el asunto del "cordón de los sueños".

“Aunque mi "hara" fue dañado cuando nací, me acepto completa y profundamente y le pido a mi Yo Superior que me la repare." Haciendo tapping: "hara dañado", "lo que queda de daño en el hara". Entretanto yo estaba haciendo la prueba muscular para "ver" si su "hara" estaba ya reparado. Después de tres rondas la técnica básica dio resultado y procedimos a: "Aunque parece que no me es posible activar mi "cordón de los sueños..." "Aunque parece que no puedo extender mi "cordón de los sueños totalmente hacia arriba y hacia abajo"... Al hacer de nuevo la prueba muscular el resultado fue que ya esto también estaba arreglado.

Después Leslie podía pensar en su ombligo y en su "cordón de los sueños" atado a él sin sentir nauseas y estaba lista para tocar suavemente su vientre y al rededor de su ombligo.

Sin embargo, de solo pensar en limpiar su ombligo le regresó todo el problema inicial de su ombligo y le revivió toda la intensidad. Ella tenía un Q-tip y una pequeña botella de “Remedio Rescate” de las Flores de Bach, que contiene el alcohol para desinfectar y las flores que ayudan a superar miedos y el trauma de la limpieza). El solo verlo cerca de ella, sobre la mesa, le producía agonía. No necesitábamos hacer una prueba del grado de intensidad de su agonía porque era obvio que era de 10.

"Aunque no puedo ni siquiera pensar en mi ombligo sin sentirme enferma y ansiosa..."
"Aunque no puedo tocar mi propio ombligo..."

Se soltó en llanto y le temblaba todo el cuerpo con un miedo de muerte en sus ojos. Comencé a hacer el tapping en ella "este miedo a la muerte", “este miedo existencial" y se calmó en segundos.

Entonces Leslie recordó una clase de "volver a nacer" que había tomado hacía 10 años y de la cual se había olvidado por completo. Ni siquiera podía recordar las técnicas que le habían enseñado (¡que tal la represión de la memoria!): ella se encontraba en el vientre de su madre y sentía como su madre empujaba y apretujaba su abdomen tan fuertemente que Leslie sentía que se ahogaba de muerte en la matriz (y ella no estaba segura si su madre en realidad hacía eso o no, sólo lo sentía así en este momento y su madre nunca le dijo nada parecido).

Mientras que contaba la historia, Leslie asía su garganta y se doblaba en posición fetal. El miedo a la muerte era obvio. Aparentemente ella había estado acostada en esa posición en la clase de "volver a nacer" y el profesor entró en pánico porque se le dificultó muchísimo sacarla de ese estado. Pero con EFT: ¡ningún problema!

“Aunque mi madre no me quería…”
“Aunque mi madre intentó matarme cuando todavía estaba dentro de ella… y la perdono, porque sé por qué ella hizo lo que hizo.”

(Esta declaración tomó cerca de 8 repeticiones, antes de que el RP se despejara, pero Leslie quiere que yo enfatice que ella no sabe si su madre trató de hacer eso, por lo menos no a propósito. Ella simplemente no sabía que hacer con su embarazo, estando lejos de Bélgica, viviendo cerca de Montreal, muy lejos de la familia que la pudiera apoyar.)

“Aunque sentía como que me estaban ahorcando de muerte…”
“Aunque el miedo a la muerte fue abrumador…”
“Aunque no tengo palabras para describir como me sentía como un feto…”
“Aunque puse todos mis miedos en y alrededor de mi ombligo…”

Con cada declaración se le llenaban los ojos de lágrimas, pero desaparecían casi tan rápido como habían surgido. Algunas veces hice el tapping en ella, porque el reumatismo hacía que sus brazos se cansaran rápidamente.

Las emociones abrumadoras iban y venían, pero la estaban cansando y tomamos un pequeño receso para tomar un té. Leslie es una mujer muy tenaz y quería realmente que su problema del ombligo se resolviera esa noche, de lo contrario yo habría propuesto terminar y continuar en otra fecha.

Ahora ella podía colocar su dedo índice ligeramente sobre su ombligo, sin sentir ansiedad, así que continuamos:

"Aunque todavía no puedo limpiar mi ombligo... elijo limpiarlo sin sentir nauseas, y sin necesitar de mi fuerza de voluntad para superar mi ansiedad."

"Aunque no puedo colocar mi dedo meñique en mi ombligo, sin sentir nauseas, elijo poder tocar mi ombligo como cualquier otra persona."

La intensidad de su ansiedad bajó a cero y después ella decidió que era hora de ponerlo a prueba; tomó el Q-tip, le colocó un poco del “Remedio Rescate" y ¡cuidadosamente limpió su ombligo! Hubo un poco de ansiedad porque ella estaba arduamente tratando de sacar hasta la última "célula", pero hicimos el tapping y se le quitó.

Pensé que ya habíamos terminado, ¡pero ella todavía no! ¡También estaba el problema de que nadie más podía tocar su ombligo! Yo podía sobar su vientre, pero el solo acercarme a su ombligo era suficiente para que asomara el miedo a la muerte en sus ojos.

“Aunque me aterra la idea de que alguien más me toque el ombligo..."
“Aunque no le permito a nadie más que me toque el ombligo, elijo sentirme cómoda cuando alguien lo hace..."

Para entonces, ya podía yo colocar la punta de mi dedo meñique en su ombligo, pero la idea de que yo introdujera mi dedo más a fondo le producía nauseas de nuevo. Discutimos el hecho de que no era necesario para un "extraño" colocar el dedo en el ombligo de alguien, pero decidimos dejarlo así.

Llamamos a su esposo e hicimos la prueba para ver si a él se le permitía tocarle el ombligo. Mientras él lo intentaba sobando el vientre y acercándose a "la zona de peligro", vi que la ansiedad le subía de nuevo y comencé a hacer el tapping en su clavícula. Esto la calmó y pudo él, amorosamente colocar su dedo sobre el ombligo, sin que ella se estremeciera.

¡EXITO!!!! Gracias EFT y gracias a ti Gary por darnos tanto material de estudio en video, para hacernos la tarea fácil (ejem). Un problema de toda una vida, que se originó en la matriz, se resolvió en sólo 3 horas.

Ya era pasada la medianoche cuando llegué a casa, pero estaba totalmente energizada por este pequeño avance para la humanidad: Leslie puede limpiar su ombligo y le puede permitir a otros tocarlo.

Leslie estaba agotada y sentía que necesitaba un profundo sueño (me lo dijo por correo electrónico a la mañana siguiente).

Ahora, dos meses más tarde, se da el placer de tocarse el ombligo (por así decirlo) y lo puede limpiar cuando es necesario, sin tener que usar una gran fuerza de voluntad y sin que le cause ansiedad.

Por la Dra. Tania de Winne

* N.T. Para los sanadores espirituales, el Hara es una fuente de poder de raíz que reside en el campo aurico del ser humano. Reside dentro del tan tien, 4 cm bajo el ombligo.

Traducido por M.T. Shehata

InEnglish.gif