Éxito en un caso de hablar en público - Buscando profundamente se encuentra el asunto raíz - AHEFT

Hola a todos,

Anne Presuel-Moreno tenía una clienta difícil de convencer, quien presentaba un intenso miedo a hablar en público. No mostraba progreso con EFT hasta que le hizo unas simples preguntas y descubrió el asunto raíz. Querrás leer este artículo para un abordaje con calidad de un asunto central.
Por Anne Presuel-Moreno

Recientemente, di una clase de “Introducción a EFT” por medio del Condado de Albemarle, Virginia, en un Programa de Educación Continua. Durante nuestra primera clase, una de las estudiantes admitió tener un intenso miedo a hablar en público. Susan, (no es su nombre verdadero) le dijo a la clase que no recordaba nada que le hubiera causado el temor de hablar en público, y recordó tener el miedo solo desde hace 5 años.

Aunque un poco reacia, ella quería trabajar conmigo enfrente de la clase. Mientras estaba parada en frente de una sala llena de completos extraños, dijo que su nivel de miedo era bastante intenso –registrando un 7 en una escala del 1-10. Reportó que sentía el corazón “como si latiera fuera de mi pecho”, sus manos estaban sudorosas y su respiración rápida y superficial.

Comenzamos a hacer tapping. La guié para que repitiera después de mí: “Aunque tengo miedo de estar aquí en frente de todas estas personas, me acepto profunda y completamente.” Hicimos una ronda de tapping. Su intensa ansiedad no se calmó. Hicimos otra ronda de tapping. Sólo sintió un ligero alivio. Sus ojos estaban cerrados, e hicimos varias rondas más de tapping, concentrándonos en su miedo de estar en frente de la clase. La intensidad no bajó.

Luego le pregunté qué estaba pensando. “Todas estas personas me están mirando,” me respondió. Miré alrededor de la sala. “No lo están, sus ojos están cerrados también y están haciendo tapping contigo. Mira”, le dije. Echó un vistazo, se rió un poco y se relajó un poco más. Continuamos haciendo tapping. Seguía sin resultados significativos.

Cuando no estás obteniendo resultados, es hora de ir más profundo. Puedes continuar haciendo tapping concentrándote en las sensaciones físicas (manos sudorosas, corazón latiendo con fuerza), o puedes comenzar a intentar descubrir suavemente qué es lo que está debajo del asunto que se presenta. Le pedí a Susan que se imaginara frente a un grupo grande de personas (la mayoría de los estudiantes se habían ido, ya que la clase había terminado). “¿Qué ves?” le pregunté, “confía en lo primero que se te presente.” “Veo un público”, contestó Susan. “Mira hacia el público. “¿Qué ves?” le pregunté.

Balbuceó y una lágrima rodó por su mejilla. La historia salió. Aproximadamente cinco años atrás, ella tuvo que hablar frente a un grupo de personas- estaba muy acostumbrada a hacerlo y nunca antes había tenido reacción de miedo. Dos de las personas en el público, que estaban sentadas al frente, habían atacado maliciosamente a Susan por detrás por varias semanas con un asunto que no quisieron discutir o intentar resolver abiertamente. Los dos se sentaron al frente comportándose muy mal, inclusive fulminándola con la mirada. Recordó que empezó a temblar, su corazón comenzó a palpitar, y ese compañero de trabajo tuvo que terminar la presentación, porque perdió su habilidad para hablar por completo.

Estaba impresionada de recordar esto, ya que no estaba conectado conscientemente a su miedo presente.

Continué haciendo tapping mientras ella compartía esta historia. Luego le pregunté como se sentía. “Aliviada,” contestó, ¡y realmente sorprendida! “¡No había pensado en eso por años!” La intensidad de su ansiedad se había disipado a un 1- Casi estaba extinta. Desafortunadamente, como la clase se había ido, no hubo forma de probar que el miedo de Susan realmente había ido. Todavía teníamos clase de nuevo a la semana siguiente, por lo que le pregunté si se sentiría cómoda compartiendo su historia con la clase cuando nos volviéramos a reunir. “Seguro”, contestó.

A la semana siguiente, nuestra clase se volvió a reunir. Le pedí a Susan que viniera al frente de la clase y compartiera su historia. Ella caminó al frente de la clase. Antes de que empezara, le pregunté cuál era su nivel de intensidad. “Como un 3”, reportó. Nada como para estar temblorosa en lo más mínimo. Por lo que hicimos tapping por su intensidad. Se redujo muy rápidamente, con sólo una o dos rondas.

Ella compartió con la clase lo que había sucedido la semana anterior. Añadió que el día después de la clase se había despertado contrariada y molesta, y no sabía por qué. Comenzó a hacer tapping, y mientras lo hacía, se dio cuenta de que estaba enfadada con las dos personas que habían sido tan difíciles. Dice que hizo tapping para eliminar su enfado. Observé con asombro mientras ella compartía cómodamente su historia con la clase; obviamente estaba relajada. La chequeé un par de veces para asegurarme de que todavía estaba cómoda, y lo estaba.

Pasamos juntos un total de alrededor de ½ hora trabajando sobre este asunto. Esta primera semana pasamos aproximadamente 15-20 minutos y la segunda semana, aproximadamente 10-15 minutos. Una vez que ella se dio cuenta de la causa subyacente de su angustia, ésta se derrumbó amablemente. Como siempre, ¡fue muy agradable ver la prueba de EFT en acción!

Anne Presuel-Moreno

Traducido por Elisa García Gómez

InEnglish.gif