EFT salvó su empleo - un caso de terror en el elevador - AHEFT

Este caso de fobia, escrito por Annie O’Grady de Australia, fue todo un reto, ya que el miedo que tenía hacia los elevadores no era un miedo irracional. De hecho, estaba respaldado por 3 malas experiencias anteriores con elevadores.
Por Annie O’Grady

Un cliente me hizo tomar consciencia de la situación apremiante que vive gente de negocios que sufren de fobia a las alturas o fobia a los elevadores. Sólo pueden postularse para empleos en los que trabajen a nivel de la calle, o primer y segundo piso. En ciudades con edificios altos esto resulta seriamente limitante.

Así es que, cuando una cliente nueva, Audrey (no es su nombre real) me contactó, ante la sugerencia de una amiga para trabajar con EFT su terror a los elevadores (los australianos los llaman ‘ascensor’) yo esperaba una fobia. Pero una fobia es un miedo irracional aparente. Resultó que Audrey tenía una muy buena razón para estar aterrorizada de poner un pie en el ascensor. Estaba traumatizada por haber vivido 3 accidentes en ascensores.

No había tenido miedo, hasta que un ascensor en el que ella estaba cayó 3 pisos. Eso la puso nerviosa con los ascensores. Después estuvo atrapada, llena de pánico, en un ascensor de un hospital por cerca de 10 minutos, en el cual iba un paciente con una herida abierta. En un tercer incidente, estaba en un ascensor en Hong Kong el cual cayó 26 pisos.

Actualmente, Audrey está trabajando en un empleo en un segundo piso que le gusta mucho, en un edificio de oficinas en la ciudad de Adelaide, y se las ha arreglado para mantener en secreto sus miedos. Pero le acaban de informar que la van a cambiar al séptimo piso. Estaba asustada de tener que intentar de encontrar otro empleo.

En su primera sesión, utilizamos la Técnica de la Película para uno de los incidentes de ascensor. Antes de que comenzara a contar la historia de la película (Horror en el Ascensor), desmoronamos su ansiedad acerca de contarlo de un 10-0, y dijo sentirse relajada y ‘mareada’. Después desbaratamos la intensidad del pánico después de que las puertas se cierran, sintiéndose desamparada a merced del ascensor, con gran shock y terror.

Aunque me siento atrapada y varada y espero me puedan sacar…
Aunque estoy asustada de morir aquí adentro…

Al regresar a su segunda sesión, Audrey dijo que se sentía un poco más relajada acerca de su problema con los ascensores. Trabajamos en los aspectos de su miedo:

Aunque odio el ruido que hace un elevador al resbalarse…
Aunque odio el movimiento de balanceo…
Aunque estoy asustada que algo no esté funcionando bien con este ascensor…
Aunque me asusta que me quede atrapada nuevamente…

Cuando usamos la Técnica de la Película para los 2 incidentes que faltaban, estos recuerdos dispararon otros recuerdos de 3 ataques de pánico anteriores que incluían el sentirse amenazada y uno de estar en un incidente en un hospital donde fue empapada por la sangre de su hermano hemofílico. Finalmente hicimos tapping en liberar ‘el último residuo de este trauma a los ascensores’.

Un año después, Audrey me contactó para una sesión de EFT para otro problema. Añadió. ‘Por cierto, he estado muy contenta subiendo y bajando en los ascensores de mi empleo varias veces al día desde nuestras sesiones.’

EFT es la mejor de las bendiciones. Me encanta pensar en la sanación que logra EFT cada semana, sólo en mi propia práctica, radiando hacia fuera –y cuando tú multiplicas eso por toda la gente que está usando EFT efectivamente alrededor del mundo- wauu. Cuanta fuerza para el bien.

Annie O’Grady

Traducido por Laty Naime, - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

InEnglish.gif