Un caso típico para encontrar asuntos de raíz - AHEFT


Estudia este caso de Lesley Broadhead y aprende la importancia de confiar en tu intuición. Su cliente le dijo que quería sentirse más seguro mientras manejaba. Sin embargo, lo que resultó fue que la percepción del cliente era incorrecta. Lee para descubrir cuál era el verdadero asunto de raíz y cómo lo descubre Lesley.

Por Lesley Broadhead

He estado usando EFT con mis clientes por dos años y constantemente me sorprendo de su poder.

Conforme me siento más confiada en su aplicación, estoy teniendo éxito tras éxito. Lo siguiente es un recuento de una sesión con una señora que quería “tener más seguridad manejando su carro”.

La cliente había visitado otro terapeuta antes de venir conmigo y habían estado trabajando con asuntos de seguridad. – obviamente con un acercamiento de lógica.

Yo empecé por hacer preguntas generales sobre manejar y rápidamente fue aparente que una vez que ella entraba en una carretera abierta ella se sentía bastante segura manejando - el asunto parecía más relacionado con salir y estacionarse de nuevo. Ella le tenía tanto miedo a esto que prefería mejor no salir, de hecho, le pedí que viniera manejando a su cita, y ella llamó una semana antes varias veces para decir que no podía y daba muchas excusas. Cuando llegó a mi oficina ¡estaba en un estado!

Descubrí que había empezado a manejar hasta casi sus cincuentas y ahora a sus 56 y acababa de comprar su segundo carro. Platicaba sobre su carro muy emocionada - su carro era, como ella admitió su alegría y orgullo. Uno de los momentos más estresantes para ella fue cuando, al tratar de entrar a la calle, le dio un golpe al espejo lateral a su primer carro. Antes de esto se sentía razonablemente bien cuando manejaba pero nunca feliz y siempre con ansiedad. Ella la mayoría de las veces evitaba manejar.

Discutimos el incidente del espejo lateral, y su nivel de intensidad llegó a 8. Hicimos tapping en esto y bajó su nivel de intensidad. Cuestionando más a fondo acerca del suceso reveló que fue hasta que salió del carro y vio el daño, se sintió mal, temblando y con pánico “con un sentimiento de horror en mi estómago”. Su nivel llegó a 9 cuando tocamos el tema de “el daño a mi alegría y orgullo”.

Aquí es donde vino la intuición.

De repente la siguiente pregunta llegó a mi cabeza: “¿Qué posesión muy apreciada tuviste de niña que fue destruida o dañada?”

Instantáneamente ella empezó a llorar y empezó a habar de su muñeca.

La muñeca era su “alegría y orgullo”. Ella venía de una familia de 9 y eran extremadamente pobres. Cada año en Octubre/Noviembre la muñeca desaparecía solo para reaparecer en el día de Navidad, con un vestido nuevo, toda limpia y arreglada. Esto sucedió por varios años así que ella se acostumbró a que desapareciera su muñeca y no hizo muchas preguntas cuando se desapareció de nuevo un verano. Estaba convencida de que iba a reaparecer como siempre mejor que nunca. No regresó.

Cuando le preguntó a su mamá ella le dijo “Oh, se la di a una niña pobre que vive camino abajo”. Esto fue su peor pesadilla. Ella se fue corriendo por el camino y encontró a la pequeña quién le enseñó en dónde estaba tirada la muñeca. Su querida muñeca estaba muy dañada como para repararla, sin piernas ni brazos toda sucia y desvestida. ¿Cómo se veía? Pregunté - “triste, muy, muy triste. Era mía ¿Cómo pudo hacerle eso a mi muñeca?” Yo amaba a mi muñeca y nunca pude superar eso. Tuve que ser valiente y continuar con mi vida.

¿Cómo te sientes cuando piensas en eso, Sue? “triste, muy, muy triste.”

“¿Es el mismo sentimiento que tienes cuando te subes a tu carro?” Sue se veía sorprendida pero asintió.

No es necesario decir que hicimos tapping sobre esto.

“Aunque mi preciada muñeca estaba triste y desamparada…”
“Aunque yo amaba a mi muñeca y me la quitaron…”
“Aunque lastimaron mi orgullo y alegría…”
“Aunque mi mamá nunca debió haber hecho eso…”
“Aunque esa niña fue cruel…”
“Aunque pasó todo eso y nunca he olvidado a mi muñeca, escojo perdonar a mamá y a esa niña. Aunque eso sea difícil.”

Luego salimos a sentarnos en su carro.

Sue reportó sentirse bien pero con reservas. No podía creer que el incidente de la muñeca fuera la respuesta. Así que hicimos tapping en “aunque no creo que esto haya funcionado”.

Entonces Sue se emocionó y sólo quería irse a casa y probar su nueva seguridad.

Se fue y en una hora había llamado para decir lo maravilloso que había sido el viaje a casa. “Sin sentimiento de horror en mi estómago. Sólo maneje alegremente a casa sin titubeos. Muchas gracias, esto se siente maravilloso”.

El siguiente día recibí otra llamada para decirme que ella estaba tan emocionada de ir manejando al trabajo que durmió poco porque ¡no podía esperar más para subirse al carro otra vez!

Mi intuición me dijo que sus problemas no eran tanto por manejar como por el miedo de dañar a su preciado carro – su posesión.

Lesley Broadhead

Traducido por María Aurora Villarreal - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


InEnglish.gif