Llegando al fondo de un complicado caso de miedo a volar - AHEFT


Este no es el típico caso de miedo a volar. Más bien, éste contiene muchos aspectos y creencias limitantes que la experimentada practicante de EFT CJ Puotinen nos detalla muy bien. Ella nos da excelentes ejemplos de trabajo de detectives para encontrar las causas verdaderas.
Por CJ Puotinen, EFT-ADV

Querido Gary,

En febrero pasado recibí un correo electrónico de Steve Varatharajan, quien vive en Kuala Lumpur en Malasia. El decía que planeaba viajar a Nueva York para negocios en marzo y deseaba registrarse para mi clase de entrenamiento de EFT nivel 1.

Lo que Steve no mencionó es que tenía un miedo terrible a volar. Esto lo supe al final de nuestro taller. Afortunadamente, Steve tenía algunos minutos libres después de que terminara el taller, por lo que hicimos algo de tapping juntos. Cuando le pregunté qué tan ansioso se sentía al tan solo pensar en ir al aeropuerto, dijo que en ese momento, sentado en el salón vacío, su ansiedad era de 9 o 10. Hicimos tapping en las cosas que mencionó:

CJFearOfFlyingClient.jpg

“Aún cuando todo el asunto me pone nervioso…”
“Aún cuando estoy paralizado de miedo…”
“Aún cuando mi corazón late con fuerza…”
“Aún cuando siento que no me puedo mover…”
“Aún cuando me siento atrapado…”

Me acepto total y completamente, me perdono por reaccionar de esta forma, me amo y me bendigo, perdono al avión y a todo lo asociado con volar, y elijo sentirme sorprendido de lo fácil que es relajarse y sentirse cómodo, dejar ir mi miedo, simplemente dejar ir y disfrutar la experiencia de volar.

La ansiedad de Steve rápidamente bajó a cero, así que no pudo traer ningún otro miedo o aprensión. Habiendo pasado el día haciendo tapping con 55 otros entusiasmados estudiantes, dijo que sabía cómo aplicar EFT cuando llegara al aeropuerto, subiera al avión, despegara y completara este largo vuelo a casa. El estuvo de acuerdo que si se sentía ansioso simplemente haría tapping.

Pero cuando Steve llegó al aeropuerto, su miedo era tan intenso que volvió a caer en su patrón habitual. El corazón latiendo con fuerza, se sentó, se colocó el cinturón y no se movió hasta que aterrizó el avión.

Considerando el esfuerzo requerido de su parte, los compañeros de Steve y yo estábamos felices de que haya elegido volar de vuelta a New York para nuestro entrenamiento de nivel 2 a finales de abril.

Esta vez, Steve sería uno de nuestros casos de práctica, a pesar de que el tan solo pensar en trabajar en su problema era tan abrumador e intimidante que lo postergó hasta el final del segundo día. Con sólo una hora disponible, pasó al frente de la habitación, se sentó y se abrochó un cinturón imaginario. Viéndose serio y estoico, dijo que sí, que su corazón latía con fuerza y se sentía casi enfermo.

Al contestar a nuestras preguntas, me explicó que tan pronto como se subía en un avión, se abrochaba fuertemente el cinturón, volteaba para adelante, cerraba los ojos y no se movía, rezando para poder sobrevivir el vuelo y para que acabara pronto. Sus viajes de y hacia Kuala Lumpur normalmente paraban en Copenhague. Estos son viajes largos y estuvo de acuerdo que estaría mejor para su salud (y su habilidad para usar EFT) si tomara agua para evitar la deshidratación, se levantara de vez en cuando, se estirara, caminara un poco, comiera lunch o cena y usara el baño, pero estas actividades parecían imposibles. Tan pronto como se sentaba entraba en un estado catatónico del que salía sólo para rechazar cualquier comida o bebida que le ofrecieran. Nunca se sentaba en un asiento de ventana y nunca leía, veía una película, escuchaba música o hacía algo además de mantener su posición congelada y esperar.

Afortunadamente, su asistente había mencionado lo que podría ser su tema de raíz al final de un correo que envió al verificar su agenda. Ella dijo que rezaba porque Steve pudiera sobrepasar su miedo de volar debido a que iba en un viaje peligroso de autobús en las montañas, un viaje que no sería necesario si pudiese tomar un avión. ”Pero tiene miedo de que si vuela el avión va a chocar y su cuerpo nunca será encontrado” dijo, “eso es lo que más teme”.

Le pregunté a Steve si esto era cierto, si su miedo mayor era de morir en un avionazo y que su cuerpo nunca fuese recuperado. El confirmó que esto era cierto.

Me paré al lado de Steve e hicimos tapping en el punto de Karate en su mano derecha con una mano y en su cabeza con la otra. Hicimos tapping por:

A pesar de que temo que el avión explotará, simplemente volará en pedazos, se romperá en miles de pedazos y mi cuerpo tal vez se romperá en miles de pedazos también, me acepto total y completamente. A pesar de que mi cuerpo o todas sus miles de partes podrían quemarse, vaporizarse o ser comidas por ratas o engullidas por tiburones, y mi cuerpo nunca sería encontrado y no me perdería una, sino dos veces, me acepto total y completamente. A pesar de que estoy aterrado de volar en aviones porque los aviones son instrumentos de muerte, se caen del cielo todo el tiempo, de hecho, varias veces al día, y a pesar de que siempre están chocando contra cosas y volando en pedazos o explotando, elijo ser agradablemente sorprendido de qué tan fácil es para mí el ver objetivamente todo este asunto de volar, aceptar las estadísticas que muestran cientos de miles de vuelos despegando y aterrizando todos los días, millones de pasajeros llegando sanos y salvos del punto A al punto B alrededor del mundo, perfectamente a salvo, y la mayoría aún se la pasan bien. Me doy cuenta que yo también me la puedo pasar bien.

Mientras continuaba haciendo tapping en su mano y su cabeza, Steve usó su mano izquierda para hacer tapping en los puntos de EFT, comenzando con las frases relacionadas con el ‘problema’ que cambiaban en cada punto, tales como miedo, chocar, quemar, cuerpo perdido, nunca encontrado, peligroso, taquicardia, no quiero volar, no puedo volar, me siento enfermo. En la siguiente ronda, cambió a frases positivas tales como volar es fácil, regalado, muy seguro, conveniente, rápido, divertido, lo puedo hacer…

Steve había dicho previamente que siempre había tenido este miedo, así que dudé que algo terrible hubiese pasado en un avión cuando era pequeño. Pero cuando le pregunté cuándo había volado por primera vez y me dijo que cuando tenía 18 años. Le pregunté adonde había volado, me dijo que a Australia, y cuando le pregunté cómo fue el vuelo me dijo que había sido maravilloso. Entonces describió unas vacaciones que disfrutó totalmente. “¿y disfrutaste el viaje de regreso?” pregunté “¡Mucho!” Contestó. “¿tenías un asiento de ventana?” “Por supuesto” “¿Qué veías por la ventana?” “¡Lindas nubes! ¡Lindo cielo! ¡Todo era muy lindo!”

Le pregunté, “¿Cuándo apareció el miedo a volar de repente?”

Steve me explicó, “Desperté una noche de una terrible pesadilla. Era realmente mala. En el sueño, mi avión se estrellaba y mi cuerpo desaparecía. Nunca lo hallaban. Tuve miedo de volar desde entonces.”

“¿Pasó algo más, algo que haya ayudado a mantenerte asustado?”

“Si, como en la misma época vi dos películas Americanas que me asustaron donde se estrellaban aviones. El miedo y las películas vienen juntas en mi mente y desde entonces he sentido miedo.”

Así hicimos tapping en:

Aún cuando vi unas películas escalofriantes donde los aviones chocaban y a pesar de que tuve una terrible pesadilla donde mi propio avión chocaba y mi cuerpo desaparecía para siempre, me acepto total y completamente, me amo y me perdono, perdono a mi mente por mantener esos pensamientos tan dañinos, perdono mi mente y mi cuerpo por hacerme prisionero de algo que sólo sucedió en mi imaginación y la imaginación de productores de Hollywood.

La verdad es que en la vida real, los eventos que experimenté cuando tenía 18 años, volé a Australia y me la pasé increíble. Realmente disfruté volar. Volar fue una aventura maravillosa. Me llevó a Australia rápidamente y ahí estaba yo en una maravilla tecnológica, viendo el océano desde arriba, observando bellas nubes que parecían crema batida, como puré de papas, en lindo contraste con el azul brillante del cielo y el azul profundo del océano. Tuve un maravilloso viaje a Australia y un maravilloso vuelo de regreso. De hecho, he tenido muchos maravillosos vuelos. Estas son las cosas que realmente sucedieron, son la verdad, y mi mente brillante reconoce completamente la diferencia entre realidad y ficción. Mi mente brillante reconoce completamente la diferencia entre cosas que me han sucedido en la vida real y las cosas que sucedieron en películas Americanas y en un sueño. Y ahora, mediante el poder de la cirugía de reemplazo de cerebro de EFT, estoy removiendo las memorias ficticias que me han mantenido prisioneros todos estos años y reemplazo esas memorias con memorias verdaderas y reales que experimenté yo mismo, cuando volé en aviones y pasé un tiempo fantástico…

Steve hizo tapping en los puntos de EFT diciendo frases de recuerdo tales como película de miedo, pesadilla, pensamientos aterradores, miedo a volar, no puedo moverme, paralizado con miedo, etc., y entonces las frases de recuerdo en la siguiente ronda como 18 años, la vida es maravillosa, la vida es una aventura, amo a los aviones, amo volar, qué buen rato, no puedo esperar, ya lo anticipo, soy un feliz viajero internacional.

Al fin de la ronda de tapping, Steve dijo que se sentía muy bien. Para ayudar a verificar su transformación, le pedí que pensara respecto a su siguiente vuelo de Nueva York a Kuala Lumpur. El dijo que se iría desde el Aeropuerto Internacional Liberty de Newark, NJ, le pregunté cómo se sentía respecto a ir al aeropuerto. “¡me siento emocionado!” dijo.

“Ahora estás acercándote a la terminal. ¿Cómo te sientes? “¡Me siento emocionado!”

“Estás acercándote lo suficiente para oler la turbosina. ¿Puedes olerla?” El cuarto estalló en carcajadas porque la nariz de Steve se movía como la de un conejo. “¡Si!” dijo “¡Me siento emocionado!”

“Ahora estás documentando tu equipaje. ¿Cómo te sientes?” “¡Me siento emocionado!”

“Ahora estás dando tu boleto al agente. ¿Cómo te sientes?” “¡Deseo un asiento de ventana!” Haciendo tapping un rato, llevamos a Steve por el abordaje, sentarse, ver por la ventana antes de dejar la terminal y mientras estaba el avión en taxi en la pista, entonces los paisajes, sensaciones y sonidos del despegue. Estaba bien en cada paso.

“Ahora estás en altitud de crucero, millas sobre el océano de camino a Copenhague, y estás sentado en la ventana con una linda vista. ¿Qué tipo de nubes observas? “¡No miro las nubes, miro a la sobrecargo!”

Steve nos dejó riendo, y todos teníamos la esperanza de que sus resultados duraran, pero no supimos hasta que su asistente envió el siguiente correo, que envié a todo el grupo.

“Steve llegó a Malasia el lunes”, escribió. “Me llamó desde el aeropuerto muy emocionado y me pidió que les escribiera inmediatamente. Estaba corriendo hacia un pueblo lejano para hacer su trabajo voluntario. Esto es lo que dijo. Él se sintió totalmente a gusto volando, bebiendo 10 vasos de agua y jugo, y caminando al baño como cuatro veces sin problemas. Comió dos veces y disfrutó ver a las chicas. También miró una película. Por favor reserven un lugar para Steve para el entrenamiento de nivel 3. ¡Él no puede esperar para volver!”

No necesito decir que Steve fue un gran éxito en nuestro entrenamiento de nivel 3 en mayo. Reportó que su único problema durante el vuelo fue algo de molestia durante la turbulencia, por lo que hicimos tapping, pero antes Steve se dirigió a la clase y explicó su fobia y sus síntomas, las frases que usamos para el tapping y cómo se ha sentido desde el taller de nivel 2.

“En el último viaje” – dijo – “No pasé por Copenhague como lo hago normalmente. En vez de esto, el avión paró en Dubai. Durante el vuelo, me sentí relajado y feliz. Me di cuenta respecto a que tenías razón respecto a que el avión es una máquina maravillosa y fascinante. No podía dejar de mirar alrededor. Me levanté varias veces, tomé mucha agua, comí almuerzo, me moví por la cabina, me daba cuenta de las cosas más interesantes – “Steve miró al cielo y a los estudiantes de la primera fila para demostrar – “y cada persona parecía tan interesante para mí, cada pieza de equipaje, cada maletero, cada ventana, aún las almohadas, era un mundo fascinante de cosas que nunca había visto. Lo que no pensaba era que ¡al parecer del medio oriente para la mayoría de los pasajeros, me comportaba de una forma muy sospechosa! Las aeromozas comenzaron a mirarme con expresión preocupada. ¡Finalmente una me pidió que me sentara!”

Trabajamos en la molestia con la turbulencia, comparándola con el mareo de las montañas rusas en los parques de diversiones que él no disfrutaba como niño y enfocándonos en su preocupación de que las alas podrían salir volando o que el avión se rompiera simplemente. En un corto tiempo estaba haciendo tapping respecto a cómo los aeroplanos son maravillas de la ingeniería, están hechos para resistir la turbulencia, estoy seguro y sano, puedo relajarme y disfrutar de la turbulencia, puedo leer una revista y no me molesta…

Hoy recibí otro correo de Steve, quien escribió, “regresé a Malasia el 8. Como siempre, hubo turbulencia sobre la bahía de Bengala. EFT funcionó. Me sentí muy confiado y muy en paz dentro. En realidad, cuando abordé el avión en el aeropuerto JFK en Nueva York, estaba esperando que hubiese turbulencia para ver si había sido liberado de ese enganche. Sí, estoy libre y me siento como si me hubiesen otorgado la salvación. Todo en el vuelo fue bien. Comí y bebí y bailé de camino al baño. ¡Fue maravilloso ser capaz de volar sin estrés otra vez!”

Debo admitir que cuando Steve describió su miedo de volar por primera vez, no sabía qué tanta mejoría podría producir EFT en una clase lejos del aeropuerto. Pero como tú siempre lo dices, prueba y ve los resultados.

Como un bono, Steve se quedó después del taller de nivel 3 y fuimos capaces de trabajar con su miedo por los perros. El taller fue para juntar fondos para la Sociedad Humanitaria del Valle de Hudson para el Programa de Visita de Mascotas, y nuestra directora del programa Dolores Schaub y yo teníamos ahí a nuestros perros. Ella tiene dos Doberman Pinscher, uno de nueve años y un cachorro y yo tengo un Labrador negro de dos años. Dejamos que nuestros perros corran en el campo afuera de la clase y cuando regresaron estaban felices y cansados. Steve y yo estábamos pronto haciendo tapping respecto a cómo le mordieron las piernas cuando era pequeño por unos perros callejeros cuando tenía nueve años y del miedo que les tenía desde entonces, de cómo puede aceptar y comprender que no todos los perros son iguales y están listos para morderlo. De cómo hay perros que trabajan en hospitales, escuelas y asilos. Obviamente deben ser gentiles, cariñosos y calmados: Pronto estaba mirando a Chelsea y Chloe, siendo ambos perros de terapia y a Luna que está entrenándose, con nuevos ojos. Les acarició las orejas, los hombros y les dio premios. Steve había ganado el premio del estudiante que viaja la mayor distancia, pero él dice que su mejor premio fue librarse del miedo de volar y ser capaz de relajarse y disfrutar la compañía de perros. ¡Y pensar que esto lo logró haciendo tapping en su cabeza!

Gracias otra vez,
CJ

Traducido por María Elena Blanco - Ir al Sitio WEB de Maria Elena

InEnglish.gif