EFT para el miedo obsesivo de la salud - AHEFT


Suzanne Lerner explora un interesante caso de TOC, completado con perspicacia y humor. Una lectura de calidad.
Por Suzanne i.b. Lerner, PhD

Hola Gary,

Esta es una encantadora sesión que realmente demuestra una profunda interconexión de nuestro cuerpo y mente. También demuestra las Partes Modelo que yo encuentro tan efectivas, cuando se combinan con EFT.

Todo comenzó con un hombre de 42 años quien me buscó por ayuda para la ansiedad, particularmente alrededor de asuntos de salud. Aparentemente el había leído algo de información en el Internet 10 meses antes, y se había vuelto extremadamente obsesivo sobre eso. Se acababa de graduar con título de Master, y estaba desempleado. Lo encontré honesto y comprometido, sin embargo también extremadamente consternado por su salud. A causa de sus limitadas finanzas, solamente tenía suficiente dinero para una sesión. Por eso, el objetivo era bajar su ansiedad, y también enseñarlo a empezar a trabajar por su cuenta con EFT.

El problema fue con un artículo que había leído sobre la posible relación entre unas arrugas enfrente del oído, y el elevado riesgo de tener un ataque al corazón. El se obsesionó con el hecho de que tenía esas arrugas, y con pesar admitió que aunque con una intensiva investigación puso en duda el estudio original, esto no ayudó para nada a reducir su ansiedad.

También reconoció que tenía otros síntomas de lo que es tener TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo). Varios años antes recibió un exitoso tratamiento por una “fobia al vómito” (emetofobia). También admitió que tenía temor a los gérmenes, y se lavaba sus manos frecuentemente, aunque no al punto de lastimar.

Por lo tanto, pasé algo de tiempo buscando por una manera en general en que pudiera aprender a trabajar con sus diferentes miedos, con el objetivo mayor siendo las “arrugas”, ya que ese miedo era por mucho el más prominente.

Le expliqué como la parte preocupada, tenía un “propósito positivo” ya que quería proteger su salud. Luego le expliqué: “¡Me imagino que hay una parte en ti que simplemente quiere deshacerse de estas mortificaciones, como si pudiera desaparecer, o si pudieras aprender a ignorarlo, o hasta quirúrgicamente removerlo, lo harías!” (Se rió en asentimiento). “Pero de hecho, cuando a veces nos resistimos a una parte, persiste mucho más. Lo que he encontrado, es que esta parte preocupada de ti probablemente se sienta ignorada, por lo que cada vez se vuelve más fuerte. Así es que lo que haremos en esta sesión es hacerle ver que estas preocupaciones han sido escuchadas, ayudar a calmarlas y aliviarlas, y luego ayudar a encontrar una mejor manera de satisfacer sus necesidades.”

Era claro por la forma en que “Hal” hablaba de estos problemas, que sentía algo de pena y vergüenza; por ejemplo en su mente, simplemente no entendía por qué estaba actuando como un “idiota”. Así que esto fue lo primero que tratamos en el tapping. Él valoró su vergüenza en 7-8, en una escala del 0 al 10 y su actual miedo a morir por causa de las arrugas en un 9. Algunas de las frases que usé incluían:

Aunque me siento tan estúpido por seguir preocupándome por esto…
Aunque una parte de mí se sienta como un idiota por preocuparse tanto, sé que no es mi culpa, y yo escojo…
Aunque una parte de mi mente SABE que estos estudios probablemente no son acertados, pero aún me preocupo por ello de todas maneras, yo escojo aceptarme a mí mismo y TODAS mis emociones, incluyendo la parte de mí que se preocupa, y la parte de mí que se siente avergonzado por preocuparse.

Conforme su intensidad comenzó a bajar en cuanto a su vergüenza, comencé a dirigir las frases más específicamente hacía las arrugas. Hicimos unas cuantas rondas de:

Aunque tengo éstas arrugas…
Aunque tengo éstas arrugas, y puede significar que me voy a morir…

NOTA: Yo siempre le explico a mis clientes que estamos trabajando como “co-terapeutas” –después de todo, ellos son los que pueden reportar lo que está pasando en ellos mejor que yo. Así mismo, los animo a que me interrumpan en cualquier momento. Quiero saber si algo no se siente bien, o si algo de repente viene a la mente, aunque no “tenga sentido.”

Así es que en este punto, Hal me interrumpió, un poco avergonzado y reportó que su “preocupación” se había vuelto miedo. Él me explicó que yo había mencionado en mi sitio web que trabajo con mi intuición, y su “preocupación” estaba inquietada con las últimas afirmaciones, que probablemente yo estaba “viendo” que iba a morir. Le agradecí por hablar y le aseguré que solamente estaba repitiendo lo que había compartido anteriormente sobre sus miedos, y que yo no estaba viendo nada de ese tipo.

Sus niveles de ansiedad comenzaron a bajar. Él habló agradecido sobre lo bien que se sentía finalmente ser capaz de hablar de sus miedos. Entonces me sentí inspirada a hacer otra ronda:

Aunque SÍ tengo arrugas, ellas no son tan profundas como las de otras personas, y yo escojo…

(El se rió en agradecimiento, y su “terapeuta observador” vio como yo hablaba el “lenguaje de las preocupaciones.”)

Él comenzó a sentirse más relajado, y lo que de pronto se me vino a la mente fue una improvisación de una frase que un gato solía decir en una caricatura para niños muy popular, y presentí que tenía la edad para reconocerla. Confiando en tener comunicación, compartí éstas extrañas frases:

Punto de la Ceja: “¡Meeces to pieces, I’ve got creases!” (“Ratones molidos, tengo arrugas”) Su encantada risa me hizo saber que le había “atinado”, entonces continué haciendo tapping en los puntos mientras él seguía riéndose y repitiendo después de mí, LO: “Ratones molidos” BO: “¡Tengo arrugas!” BN: “¡Asústame!” BL: “¡y los tengo por los dos lados!” CL: “¡Ratones molidos!” BB: “¡Ratones molidos!” Hal continuó riéndose y relajándose aún más.

(Nota: Yo siempre soy cuidadosa cuando uso el humor en las sesiones, ya que nunca quiero arriesgarme a que un cliente piense que me estoy burlando DE ELLOS. Por eso, es crucial que el humor sólo sea usado comprensivamente, como era claro en éste caso, y también en el momento apropiado.)

Hicimos unas cuantas rondas más, hasta que su nivel de intensidad se redujo, y luego pasamos el resto de la sesión mencionando brevemente el inconveniente de superar ésta obsesión. A saber, ¡ahora tendrá que empezar a buscar trabajo! Exploramos algunas frases sobre las que podía hacer tapping él solo. Le pregunté acerca de su pasantía, la cual había sido un reto en la unidad ambulatoria de un hospital local. Había disfrutado de su trabajo allí. Le compartí cómo estaba segura, dado lo que había experimentado de él, incluyendo su humor y autenticidad, que tendría mucho que ofrecer a sus futuros clientes.

Lo más interesante de ésta sesión fue un beneficio extra completamente inesperado. Cuando le hablé a Hal, él mencionó que tenía un fuerte resfriado durante varios días ya, y estaba un poco preocupado que fuera a interferir durante la sesión. Después de casi un tercio de la sesión, él reportó:

“¡Esto es realmente extraño, mi nariz estaba completamente congestionada, y después del trabajo que acabamos de hacer, comienza a sentirse mucho mejor!” Después, al final de la sesión, agregó, “¡Sé que vas a pensar que esto es realmente extraño, pero mi resfriado parece haberse ido! ¡En verdad! ¡Mi congestión se fue y mi garganta se siente mucho más clara!” Esto fue inclusive cuando no hicimos absolutamente nada de trabajo sobre su resfriado, y estoy muy segura que ninguno de los dos esperaba que nada cambiara en cuanto a su resfriado, mientras nos enfocábamos tan intencionalmente en ayudar a reducir sus ansiedades. ¡Ah, los maravillosos misterios de la Energía Psicológica funcionó!

PD. Dos días después de nuestra sesión, recibí esta espontánea nota de parte de mi cliente:

MUCHÍSIMAS gracias por esa maravillosa y poderosa sesión/terapia de EFT, Suzanne. Siento como si el océano de ansiedad, particularmente alrededor del asunto de las arrugas, se ha calmado significativamente. Seguiré aplicando lo que aprendí de ti, y espero poder volver a trabajar contigo en el futuro. Otra vez, ¡Gracias! “Hal” (nombre cambiado para respetar confidencialidad).

Cálidos saludos,
Suzanne ib Lerner, PhD

Traducido por Marcia Collado García

InEnglish.gif