Una mirada muy, muy detallada sobre cómo deshacer una fobia a los peces - AHEFT

Aileen Nobles nos muestra los entretelones de un caso intenso de fobia a los peces. Observen cómo su lenguaje apunta a los muchos aspectos de la fobia..
Por Aileen Nobles

Hola Gary:

Hay fobias de todo tipo, pero ésta es mi primera fobia a los peces. Rhonda tenía tal terror a los peces que manifestaba todos los síntomas clásicos de pánico si veía un pez, una foto de un pez, o un pez en la televisión o en una película. Ella se sentía completamente abrumada de sólo pensar en ellos, y la idea de comerse alguno no estaba en la esfera de sus posibilidades.

Para Rhonda era totalmente racional pensar que los peces eran como monstruos, y que iban a atacarla y matarla. Ella tenía un recuerdo fugaz de una vida pasada en la que se ahogó y fue comida por los peces. No había ningún incidente de esta vida relacionado con peces que fuera traumático. Nos acercamos a la situación ocupándonos de los temores y experiencias de ambas vidas.

El nivel de miedo de Rhonda era de10 y aún más.

Comenzamos con la receta básica:

• “A pesar de que me aterran los peces, y ha sido así desde que era una niña y yo no sé por qué, no pasa nada, sigo siendo una persona estupenda de todos modos”.
• “A pesar de que odio la forma de mirar de los peces; a pesar de que me aterra la forma de mirar de los peces; a pesar de que no soporto la forma de mirar de los peces, y de que creo que van a atacarme y lastimarme, no pasa nada, de todos modos sigo siendo una persona estupenda”.
• “Yo no sé por qué pienso que van a hacerme daño, pero estoy segura de que lo harán”.
• “Yo no sé por qué me siento así, pero estoy segura de que me van a atrapar”.
• “Es posible que me hayan atrapado en una vida pasada cuando me ahogué, ¡ay!, si mordieron mi cuerpo, no es de extrañar que los odie”.
• “Si eso me pasó, está en mi memoria celular, y si tengo un recuerdo en la memoria celular de haberme ahogado y ser comida por los peces, ahora es un buen momento para liberarlo”.
• “No quiero aferrarme a este recuerdo en ningún nivel de mi ser”.
• “Si yo tengo un recuerdo en la memoria celular de haberme ahogado y ser comida por los peces, estoy dispuesta a desprenderme de él”.
• “No es probable que me suceda en esta vida, así que no tiene sentido tener ese temor a los peces; ellos no van a atacarme”.
• “Sobre todo si ellos están en el agua y yo no lo estoy... porque sus piernas no funcionan muy bien”.
• “Así que realmente quiero perder esta fobia a los peces. Pero no puedo soportar su apariencia. Se ven tan viscosos. Odio su apariencia tan viscosa y resbaladiza”.
• “Odio como me siento al mirarlos”.
• “Ellos son escurridizos y viscosos y parecen monstruos”.
• “Tal vez ellos también me miren pensando que parezco un monstruo y se asusten de mí. Probablemente están pensando: “tal vez ella me va a comer o me va a hacer daño”.

Rhonda estalló en carcajadas con ese pensamiento.
Continuamos haciendo el tapping básico más el punto de la cabeza y del interior de las muñecas.

• “No puedo soportar la manera que miran con los ojos grandes y saltones, y son viscosos, pero me gustaría perder mi miedo. Ellos son mucho más pequeños que yo”.
• “Es cierto que están en el agua y generalmente estoy en la tierra”.
• “Yo quiero perder mi temor a la mirada de ellos”.
• “Tanto si proviene de una vida anterior o de esta vida quiero superar este miedo. Quiero relacionarme con los peces con una nueva actitud”.
• “Quiero superar el miedo”.
• “Elijo superar el miedo”.
• “Me merezco superar el miedo”.
• “Me permito superar el miedo”.

Cuando apliqué una prueba a Rhonda con kinesiología su músculo se debilitó en relación a permitir. Por eso estimulamos el Punto Sensible:
• “A pesar de que una parte de mí (sub personalidad) no se siente segura para permitirme superar el miedo a los peces, me amo y me acepto de todos modos”.

Hicimos una ronda de:
• “Es seguro para mí superar esta fobia... no es seguro”.
• “Es seguro dejar ir mi miedo a su forma de mirar”.
• “Se ven viscosos y resbaladizos como monstruos”.
• “Los monstruos de los libros de mis hijos se veían distintos a los peces”.
• “Los peces sólo se ven como peces”.
• “Mi temor es irracional, y no me beneficia, no me protege, y últimamente no ha habido casos de personas atacadas por pececitos”.
• “Un tiburón es otra cosa, pero los pececitos no han matado a nadie últimamente”.
• “Es tiempo de superar este miedo”.
• “Dejar ir el temor de que van a hacerme daño”.
• “Dejar ir el temor a su forma de mirar y moverse”.
• “Me beneficiará superar ese miedo ahora”.

Al final de la sesión le pedí a Rhonda que se pusiera a prueba yendo a un acuario. En la sesión siguiente me dijo que había estado en una rotisería en la que había peces en una pecera. Y los miró sin la reacción de pánico habitual.

Comencé la sesión abriendo una página de la revista National Geographic con un pez muy grande y no muy bonito. Rhonda hizo tapping en su punto karate mientras miraba la foto y se sintió bien al mirarla por un tiempo bastante largo. Dijo que antes del tapping, hubiera cerrado la revista de golpe, con los latidos del corazón a mil y con las palmas sudorosas.

El nivel de intensidad de Rhonda estaba en alrededor de un 4, por lo que continuamos haciendo tapping en:
• “La forma en que miran es desafortunada, sin embargo, algunas personas piensan que son hermosos. A mí no tienen que parecerme hermosos, pero no tengo por qué tenerles miedo”.

Hicimos otra ronda de:
• “Dejar ir el miedo”.
• “Permitirme superarlo”.

Ahora estaba en 1. Hicimos tapping para el miedo residual y luego testeamos imaginando que ella estaba mirando un pez grande que nadaba en una pecera.

Luego se imaginó estando en Hawai, y los peces estaban en el mar con ella. Su nivel subió a un dos. Seguimos haciendo tapping en:
• “A pesar de que nadar en el océano con peces todavía me asusta, no pasa nada”.
• “Me encantan las cálidas aguas de Hawai, los colores de los peces en el agua, pero todavía tengo un poco de miedo de estar en el agua con ellos”.
• “Me gustaría estar en el agua sin preocuparme por los peces. Me gustaría estar nadando a gusto con esos pececitos pequeñitos chiquititos”.
• “Tal vez yo pueda disfrutar nadar con los pececitos. Incluso pueden darme la bienvenida en su océano, y ambos podemos disfrutar de la experiencia”.
• “Puedo nadar con los pececitos y estar libre de temor a ellos; por eso puedo disfrutar de la experiencia de nadar”.
• “Yo puedo hacerlo”.
• “Imagínate haciéndolo ahora”.
• “Ellos pueden estar diciéndose el uno al otro: “ella es casi tan graciosa como nosotros, es agradable, a pesar de que tiene piernas”.
Risas.
• “Yo puedo hacerlo”.
• “Quiero hacerlo”.
• “Me gusta esta idea, me hace sentir bien”.

Rhonda estaba ahora en cero y estaba entusiasmada con comprobar esto. Hicimos un par de rondas sobre poder comer pescado.
• “A pesar de que no he podido comer ni un pescado a causa de mi temor a ellos, puedo amarme y aceptarme de todos modos”.
• “Sé que el pescado es algo muy bueno para agregar a mi dieta y ahora le doy la bienvenida en mi dieta”.
• “Agradezco a los peces por ayudarme a estar saludable”.

Rhonda descubrió que el universo parecía estar constantemente enviándole oportunidades para poner a prueba su tema con los peces. Prendía la televisión, y había un programa sobre peces. ¡Abría una revista y había peces! He recibido un correo electrónico de ella contándome que había pasado el día en el Acuario de Long Beach. Ella pasó horas mirando peces y para su sorpresa, encontró que algunos de ellos eran muy bonitos. Fui al acuario la semana siguiente y créanme, ella estaba cara a cara con algunos peces de gran tamaño.

Al perder esta fobia de toda la vida, Rhonda se sintió con más poder en otras áreas de su vida. He encontrado que este es un caso que contiene muchas fobias distintas. Me encanta este trabajo.

Amor y de Luz
Aileen Nobles

PS. Rhonda está pasando un tiempo en Europa y no sé si ya ha cenado pescado... ¡pero yo supongo que sí!

Traducido por Psic. Luis Berli - Ir al Sitio WEB de Luis

InEnglish.gif