Sobreponiéndose a un miedo de 30 años a las agujas, en 15 minutos - AHEFT

¡Saludos a todas y todos!

Masha Bennett, desde el Reino Unido nos dice: “Este es un artículo acerca de uno de mis casos recientes con una fobia a las agujas. Creo que fue un buen ejemplo, especialmente para los principiantes, ya que muestra varios y distintos aspectos, tiene relación con un recuerdo específico, tiene un giro poco usual de una imagen de una ‘vida pasada’, incluye la realimentación del cliente quien puso a prueba los resultados en la vida real y, demuestra cómo, incluso un problema de largo plazo (30 años), puede ser liberado dentro de una breve sesión de 15 minutos.”
Por Masha Bennett

Querido Gary,

Este es un artículo acerca de uno de mis casos recientes con una fobia a las agujas. Creo que fue un buen ejemplo, especialmente para los principiantes, ya que muestra varios y distintos aspectos, tiene relación con un recuerdo específico, tiene un giro poco usual de una imagen de una ‘vida pasada’, incluye la realimentación del cliente quien puso a prueba los resultados en la vida real y, demuestra cómo, incluso un problema de largo plazo (30 años), puede ser liberado dentro de una breve sesión de 15 minutos.

Denise, una muy experta y bien reconocida sanadora espiritual, se ofreció como voluntaria para una demostración de EFT para una fobia durante una de mis presentaciones. Debía recibir una inyección contra el tétano en unos cuantos días, y estaba aterrorizada ante el sólo pensamiento. Dijo que tenía este miedo a las agujas desde hacía unos 30 años, o más, con el recuerdo específico que le venía a la memoria de una enfermera estudiante quien hizo un muy mal trabajo al insertar una aguja IV mientras la preparaba para una cesárea de emergencia, y quien la lastimó bastante. Al pensar en este incidente o imaginar en la posibilidad de recibir una inyección, Denise palidecía y se ponía muy tensa y decía que podía sentir físicamente, el dolor en su brazo izquierdo.

Ya que el miedo era intenso, con su nivel de reacción elevado a un 9 en la escala de 1 al 10 cuando comenzamos a hablar del miedo a las agujas y las inyecciones, invité a Denise a usar una frase más o menos general como Aunque estoy aterrorizada por las agujas…, sin ir a detalles, para aprovechar el pico de la emoción.

En cuanto la intensidad empezó a bajar un poco, sentí que era seguro ser más específicas, y le pregunté a Denis cuál era la peor parte de las agujas –en qué punto, se esperaba, la intensidad emocional se elevaba nuevamente y me dijo que era la perforación de la piel era lo que resultaba lo peor– de hecho, Denise incluso tenía dificultad para decir “perforación” en voz alta, así que en nuestra siguiente frase seguimos con:

Aunque ni siquiera puedo decir esta p-palabra… y para las frases recordatorias continuamos con la expresión ‘p-palabra’.

Según hicimos tapping en este aspecto, Denise de pronto tuvo la imagen de un centurión romano parado a su lado derecho, sosteniendo una lanza. Conectó esta imagen con un posible trauma de vidas pasadas. Ahora bien, como practicante, tanto si crees en el concepto de vidas pasadas como si no, siento que es muy importante trabajar con cualquier cosa que vaya bien para el cliente, sin hacer juicios u ofrecer interpretaciones a sus experiencias. Así que seguimos con el tapping:

Aunque veo a este hombre con la lanza, y de alguna forma está conectado con mi miedo a las agujas…

Tras un par de rondas, la imagen del hombre se disolvió y Denise parecía mucho más relajada y en paz.

Dado que al inició de nuestra sesión Denise mencionó una experiencia específica con una enfermera practicante quien le causó mucho dolor al insertarle una aguja hacía 30 años, la invité a pensar en este incidente. Aunque se reducía la carga emocional conectada con este evento, Denise seguía sintiendo dolor en su brazo y estaba enojada con la torpe estudiante.

Continuamos haciendo tapping por su enojo, por la incompetencia de la practicante, por la posibilidad de que eso pudiera volver a suceder, hasta que Denise pudo sentirse en completa calma y pudo contemplar la posibilidad de recibir su dosis antitetánica sin signo alguno de angustia, con su nivel de intensidad en un 0 –lo que resultaba un alto contraste con el alto nivel de intensidad que experimentó cuando comenzamos. La demostración total tomó alrededor de 15 minutos.

Unos cuantos días después recibí un mensaje de texto de Denise: “¡Acabo de recibir mi dosis en el consultorio y fue como un sueño! Estoy muy agradecida de tu ayuda y de EFT”.

Después de varios años de usar EFT con varios cientos, quizá miles – ¡he perdido la cuenta! – de clientes, colegas, amigos, y después de ver pequeños (¡y grandes!) milagros regularmente, todavía no cesa de maravillarme cómo somos capaces de conseguir cambios rápidos, suaves y profundos con la ayuda de esta increíble herramienta.

Masha Bennett

Traducido por Sandra Figueroa Sosa

InEnglish.gif