¿Estás suprimiendo tus talentos en EFT? - AHEFT

Saludos a todo el mundo,

Algunas veces nos quedamos cortos en nuestro potencial como practicantes de EFT, simplemente porque no hemos trabajado con algunos de nuestros asuntos personales. Tomen nota de cómo Aileen Nobles ayuda a su cliente a mejorar en este aspecto. Por favor, pongan especial atención al uso que da a eventos específicos.


Por Aileen Nobles

Hola Gary,

Siempre encuentro interesante cómo los clientes vienen en oleadas de similitudes. Puede ser un puño de gente que te busca de una cierta ciudad, o que llevan el mismo nombre, o tocan el mismo asunto. Este mes, todos fueron practicantes de EFT quienes buscaban ser más confiados y exitosos.

El caso que sigue puede ayudar a cualquiera que haya tenido asuntos de no ser validado cuando creció. Quizá se sintieron invisibles… o no se les prestó atención, o se sintieron demasiado pequeños. Mucha gente bien dotada todavía esconde sus talentos hasta que aclara lo que resulta necesario, lo que puede ser llevado a cabo con EFT.

“Debbie” me llamó porque quería ser una practicante de EFT, pero no sentía que podría trabajar con personas que tuvieran asuntos complicados. Ya había estado practicando con algo de éxito pero, en su mayoría, con asuntos sencillos; y había llegado a un punto en que se sentía incapacitada… demasiado pequeña para el trabajo. Esas palabras “demasiado pequeña para el trabajo” fueron sus palabras.

Recientemente había tenido una sesión en que el cliente se alteró, y ella comenzó a sentir cómo el pánico crecía en su interior. No tenía idea qué hacer después, y no estaba segura de poder llegar a buen término con la sesión; no se sintió suficientemente grande para manejar la situación.

Tenía recuerdos claros de su padre golpeándola cuando era chica. Él tenía tan altas expectativas de ella y, por supuesto, ella nunca las llenaba… él siempre quería más. Regresamos a uno de sus recuerdos, que era una experiencia recurrente a lo largo de su juventud. Debbie contó su historia:

“Me acuerdo que tenía que extender mi mano y papá subió su mano muy alto sobre su cabeza y me dijo que cuando me pegara me dolería tanto que no podría usarla por una semana. Me sentí tan pequeña y aterrorizada.”

En este momento estaba en un 10 en la escala del 0 al 10 en el nivel de intensidad. Empezamos con el tapping en los puntos de reversa del pecho (puntos sensibles).

Aunque estoy tan aterrorizada de que él me vaya a lastimar tanto…

Haciendo tapping en los puntos de EFT:
Él me hace sentir tan aterrorizada.
Él es tan grande y yo tan pequeña.
Él dijo que si hago algo más equivocadamente, me lastimará diez veces más la próxima vez.
Estoy aterrorizada ahora y no sé cómo hacer mejor las cosas.
Estoy aterrorizada, impotente, y no tengo control alguno.
¿Cómo puede hacerme esto?, ¿es que no me ama?
No estoy a salvo, ya que nunca sé cuándo va a enojarse.
No estoy a salvo en compañía de personas que se enojan, nunca lo he estado.
Me esforcé tanto para hacerlo todo bien.

Este tema de no expresarse y no sentirse segura ha estado presente en toda la vida de Debbie. No habla a su esposo, ni a la mayoría de las demás personas; también evita a la gente enojada, molesta, a cualquier costo.

A continuación, Debbie corrió una película en su mente en la que su padre tenía esa mirada en su cara, con el ceño fruncido en total desaprobación mientras la mira y le dice que extienda su mano. Mientras se imagina la antigua escena, se da cuenta de que esperaba que fuera tan malo que su mano se rompiera. También vio que, aunque le dolía tanto, nunca fue tan malo como ella pensaba que iba a ser. Esto fue un detalle importante. Ella hacía tapping en su punto de karate todo el tiempo.

Después de que su intensidad bajó a un 2, le pedí correr otra película donde se viera haciéndose grande, más grande que su padre, y donde ella le decía:

Sabes que eres un gran abusón, y me has estado amenazando por años. Siempre creí que iba a ser tan malo que mi mano se rompería y, ¿adivina qué?: ¡no es tan malo!

No eres para nada tan amenazante como pensé que eras, así que no tengo que seguir cargando este miedo a lo que pueda suceder.
No tengo que cargar este miedo de no estar a salvo si tú no estás bien.

Ésta era una parte importante de Debbie, teniendo que complacer y hacer todo adecuadamente para todas las personas, y a la vez, estar asustada de no dar la talla.

Papá, eres un abusón y muy inflado.

Hice que lo mirara hacia abajo mientras se lo decía, y se imaginara que lo picaba con un alfiler para que saliera todo el aire; según se desinflaba, se hacía cada vez más y más pequeño.

Eras tan grande para mí y ahora te veo sólo como un pequeño abusón.
Sosteniendo los puntos bajo sus ojos dijo: “no vas a asustarme ya más, estoy segura” (y luego tres respiraciones profundas).

Aunque se reía de vez en cuando, energéticamente no me parecía muy limpia. Al preguntarle lo que quedaba en su memoria, respondió que era la expresión de su cara. Hicimos algunas rondas sobre el miedo al entrecejo fruncido, ya que siempre precedía a un arranque de su comportamiento atemorizante. La intensidad de los incidentes de haber sido golpeada había bajado a un cero. Exploramos otras ocasiones de comportamiento violento que estuvieran atrapadas en su memoria, y salió con la “fiesta de cumpleaños”.

Debbie recordó un incidente que sucedió en el cumpleaños de su papá. Ella, su hermana y su madre habían puesto la mesa y habían cocinado su comida favorita. Llegó a casa con el ceño fruncido, y ella supo que no estaba a salvo. Recordó que, mientas abría sus regalos, le dijo: “¿Ésta es la b… que me das por mi cumpleaños?”

Empezó a gritar y volteó la mesa con toda la comida. Debbie estaba tan aterrorizada que se escondió debajo de la mesa de la cocina porque creyó que iba a ser tan malo que no iba a poder manejarlo. Su nivel de intensidad era alto mientras recordaba el incidente. Empezamos con los puntos de reversa y luego nos movimos al tapping básico.

Aunque creí que no podría manejarlo, lo hice.
Lo veo como un abusón, muy inflado, y la percepción que tenía como pequeña niña ahora ha cambiado.
Ya no soy una pequeña niña y ya no necesito cargar el miedo viejo conmigo.
Estoy a salvo, y siempre lo he estado, aunque en ese momento no me lo parecía.

Hice que corriera una película con su padre viéndose ridículo en un traje de payaso, tropezando con sus propios pies mientras volcaba la mesa. Ella comenzó a reírse mientras repasaba la situación, y seguía haciendo tapping en el costado de su mano; bajamos la intensidad de este incidente hasta un 0.

Aunque mi papá era muy malo, él mismo estaba realmente dañado, y no sabía cómo ser diferente; sobreviví y soy maravillosa de cualquier forma.
Mi papá realmente estaba desquiciado por su propia infancia, y esto no lo hace correcto, pero ya no es tan amenazante.

Normalmente, las lágrimas fluyen cuando, a un nivel profundo, se toma conciencia de que un padre estaba haciendo lo mejor que podía, basado en su propio daño.

No voy a dejarlo estar dentro de mí como miedo, ya que no me lo merezco más; dejo ir el miedo.

Después, Debbie mencionó que su padre le ayudó a ser una buena madre. Ésta era una conciencia maravillosa que ahora podía abrazar. En vez de haberse consumido con el daño que él le infringió, ahora se daba cuenta de cuánto había crecido a partir de eso. Hicimos tapping en cómo había decidido no ser como él.

Si pudiera aprender a ser una buena madre a causa de él, ahora puedo decidir ser fuerte y a salvo.
Puedo reencuadrar esta experiencia y transformarla.
También puedo decidir que soy fuerte y estoy a salvo incluso cuando los que me rodean estén molestos.
Estar asustada es un asunto interno, así que lo dejo ir.
Puedo trabajar con clientes incluso si se enojan y se molestan, ya que estoy a salvo.
Realmente quiero ayudar a la gente.
No necesito dejar que el dolor de los demás desencadene el mío.
Si puedo ser compasiva desde la distancia y ver a los demás en su totalidad, esto deja un espacio para su sanación.
Continúo mi propia sanación mientras ayudo a que los demás faciliten su propia sanación.

También hablamos de que Debbie tuviera un área de especialización en la que se sintiera cómoda. Podía referir personas a otros terapeutas quienes trabajaran con asuntos en los que ella no se sintiera tranquila. Ahora, estaba emocionada y confiada en comenzar a ayudar a otros.

Debbie ahora practica EFT con una confianza que antes no tenía. Según continúa trabajando en sí misma y liberando sus demás miedos, es posible que llegue a sentirse tan confiada y tan “grande” como para tratar cualquier asunto que se le presente. El camino de nuestra alma realmente es favorecido por EFT.

Gracias Gary,
Namaste
Aileen Nobles

Traducido por Sandra Figueroa Sosa

InEnglish.gif