Progreso con un "Fóbico Social" - AHEFT

Rod Sherwin, quien maneja EFT en Australia, hace algo de trabajo detectivesco muy sólido y descubre una importante razón detrás de la renuencia social de su cliente. Nota (1) qué tan importante es la relación de comunicación en este caso (2) éste perece ser un caso de varias sesiones.
Por Rod Sherwin

He estado trabajando por varias sesiones con “James” un cliente, con un progreso vacilante y solamente un avance ocasional. James ha estado en terapias de corriente dominante y de grupo por varios años y ha sido etiquetado con todo tipo de cosas tales como “fobias sociales”. Cuando le hacía preguntas, James se tomaba mucho tiempo en contestarlas y cuando lograba contestarlas lo hacia de mala gana.

Debido a la estructura poco ortodoxa de mis sesiones comparadas a la terapia de corriente dominante, James había llegado a sentirse cómodo conmigo y el primer avance real fue cuando yo le di permiso de hacer tapping sobre algo sin que tuviera que explicármelo. Hicimos tapping juntos mientras el lloró por unos buenos 15 minutos sin decir palabra y luego exclamó. “¡Se siente como si me acabaras de salvar la vida!” El mencionó que su mamá estaba involucrada pero no lo presioné para que me diera mas detalles en ese momento.

Durante nuestra más reciente sesión, James todavía estaba renuente a contestar preguntas. Lo que sí compartió fue de que él realmente no esperaba que algo cambiara o funcionara porque él realmente no lo quería. Por varias sesiones (¿reverso psicológico alguien?) La única razón del porqué estaba asistiendo a las sesiones era debido a que ya había pagado por ellas. Esto fue aun después de que él hubiera experimentado la importante liberación previa.

Hice que James me guiara por varias rondas de tapping en donde él hacía las frases las cuales incluían cosas como:
"Esto no va a funcionar"
"Nunca cambia nada"
"Nada va a funcionar"
"Nada jamás lo hace"
"Yo no quiero que cambien las cosas"

Y de repente un imperceptible cambio ocurrió…
"Yo no tengo que cambiar"
"Yo estoy bien en la forma en que estoy"
"No hay nada malo conmigo"

Este es un gran cambio cognitivo después de años de que le dijeran que había algo malo con él.

Después de esta ronda de tapping, le hice a James unas preguntas acerca de “¿Cómo notarías tú una pequeña mejoría en tu interacción con otros?"

De nuevo, él estuvo reacio a contestar y explicó que se sentía atrapado detrás de una barrera en donde parte de él quiere salir de la barrera e involucrarse en una conversación y parte de él sintiéndose seguro ahí. Hicimos tapping sobre el deseo de permanecer dentro de la barrera y el deseo de interactuar con otros y aceptando el conflicto interior.

Después de un tiempo de explorar la barrera, una luz llegó a los ojos de James y compartió que él siempre mantenía las barreras altas contra las preguntas porque su madre siempre le hacia muchas preguntas indiscretas, vergonzosas y frustrantes. Su única forma de interactuar con otros estaba basada en evadir el tener que contestar preguntas. Era el miedo de tener que contestar preguntas lo que mantenía esas defensas en alto. Mi cuestionamiento previo para obtener los asuntos más profundos solamente detonó este patrón defensivo.

Al comprender esto, hice tapping junto con James al tiempo que él exploraba todos los sentimientos acerca de su mamá haciéndole preguntas “imposibles y vergonzosas”. Le recordé que él tenía permiso de hacer tapping sin explicaciones. Él sólo decía palabras en voz alta si lo deseaba, de otra forma yo solamente lo seguía mientras él hacía tapping. Nos tomó varias rondas lanzando un “esto no va a cambiar nada” de vez en cuando.

Al finalizar la sesión, James se veía con una verdadera paz en su cara y estaba agradecido de sentir los cambios en su persona. Él estaba esperanzado y optimista acerca de cómo serían diferentes las cosas.

Rod Sherwin

Traducido por Mercedes Madero

InEnglish.gif