Botones mágicos y no más miedo para el Monstruo Zumbón - AHEFT

Hola a todos,

Con agradecimiento para Mellisa Dormoy por proporcionarnos este rotundo ejemplo de EFT. Su hijo de cinco años tenía miedo del “monstruo zumbón” antes de irse a dormir y Mellisa resolvió el problema entero con unos minutos de tapping sobre sus “botones mágicos”. La importancia de la historia NO es que se haya resuelto un problema de la infancia, ya que esto es más bien rutinario con EFT. Más bien se trata de los efectos a largo plazo que son posibles si los padres usan EFT con sus hijos de este modo cada noche. Al hacerlo así, se derrumbarán muchos de los miedos e inseguridades que tienden a seguirles hasta la madurez. El resultado es una libertad de mayor duración: un regalo inestimable.
Por Mellisa Dormoy, EFT Avanzado, Hipnoterapeuta Diplomado

Querido Gary

Justamente tengo que compartir esta historia con usted porque una vez más, se me hace recordar lo fácilmente que podemos ayudar a nuestros hijos con EFT para cualquier clase de dificultad. Mis dos hijos, de edades tres y cinco años, conocen y usan EFT cuando no están bien. También hacemos tapping sobre la felicidad y calma mientras les llevo en coche a la escuela cada día.

Damián, mi hijo de cinco años, me dijo anoche mientras le acostaba en la cama, que él tenía mucho miedo de que el monstruo zumbón le iba a atrapar (algo que se agrió de Baby Van Gogh / Baby Einstein). Así que le pregunté si quería hacer tapping en sus botones mágicos (así es cómo nos referimos a los puntos) para no volver a tener miedo nunca más. Él lo hizo. Ya habíamos pasado por la burbuja de amor que le protege cada noche, pero eso no lo estaba tomando esta noche.

Así que suavemente le tomé su mano y empecé a hacer tapping en su punto karate y repetimos tres veces:

“Aunque tengo miedo de que el zumbón va a atraparme, yo soy un buen chico y todo va a estar perfectamente”.

Luego hicimos tapping sobre los puntos abreviados. Después de una ronda le pedí que tomara una respiración profunda (algo que he incorporado en mi propia práctica de EFT). Lo hizo y dijo que se sentía mejor pero todavía “un poco aterrorizado” (como él lo dijo).

Hicimos una ronda más y yo añadí: “estoy a salvo”. Después de la segunda ronda, él me dijo: “mamá, estoy mejor, pero hagámoslo una vez más y después estaré a cero de aterrorizado”. Hicimos una ronda adicional, me dio un gran abrazo y un beso y dijo que ahora estaba cansado y feliz… ”¡tan feliz que se alargaba por todo alrededor del mundo!”. Luego se giró, cerró los ojos y se fue a dormir.

Como madre, pienso que enseñar a mis hijos sobre EFT ha sido uno de mis mejores regalos que nunca podría haberles dado. Es tan simple para ellos hacer tapping en sus botones mágicos que ¡incluso hasta mi hijo de tres años es un experto! Gracias y bendiciones por compartirla con nosotros.

Afectuosamente,
Mellisa Dormoy,
EFT Avanzado, Hipnoterapeuta Diplomado

Traducido por Juan Carlos Vega - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

InEnglish.gif