La claustrofobia de Andrea “La puerta verde” - AHEFT

Por Agustina Lastra


Hace un tiempo estoy aplicando EFT a personas que quieren liberarse de emociones negativas como angustia, depresión, ansiedad, estrés, estancamiento, miedos y fobias.

Durante toda nuestra vida usamos una gran cantidad de fuerza vital para suprimir las emociones y mantener almacenada la carga emocional negativa.

¿Qué pasaría si dispusiéramos de toda esa energía que usamos para reprimir, y liberáramos esa carga estancada? Liberar la fuerza de vida atrapada, para ser usada en el crecimiento y la autocuración.

En este tiempo de aplicar estas técnicas de liberación emocional en personas que buscan cambios rápidos en su vida, observé resultados de sanación y transformación que nunca me imaginé podían suceder tan rápidamente. 

puerta verdeHoy quiero compartir con ustedes un caso de claustrofobia:

Andrea no recuerda desde cuando tiene claustrofobia. Le pregunto qué es lo que siente en esos momentos, a lo que responde:

“Cuando estoy en lugares pequeños con la puerta cerrada, siento desesperación, angustia, miedo, siento la necesidad desesperada de agarrar la manija de la puerta y abrir rápido.” Le pregunto si en este momento mientras me cuenta lo que siente, ¿tiene presente alguna de estas emociones? Responde que “No, ahora no siento nada… Sólo estoy tratando de acordarme.”

Le pregunto si recuerda una primera vez en la que haya sufrido esta emoción, y me responde que ahora no se acuerda pero sí tiene muy presente algunas situaciones en las que la pasó muy mal. No soporta subir un ascensor y eso la ha complicado bastante. Cuando va al baño deja la puerta abierta y eso la complica mucho más.

Siendo secretaria, hace unos años, trabajaba en un piso 12 y todos los días llegaba 45 minutos antes para tener tiempo de subir los 12 pisos por escalera y luego poder cambiarse la ropa, ya que iba vestida con ropa deportiva para estar cómoda en el trayecto. Esta subida diaria la angustiaba bastante.

Me dice: “Me siento angustiada, no puedo vivir así.”

Tomo esa frase para comenzar el tapping.

“Aunque me siento angustiada porque no puedo vivir así, me acepto y me amo completa y profundamente.”

“Aunque me siento angustiada porque no puedo vivir así, me acepto como soy.”

Hacemos tapping en todos los puntos incluyendo punto gama.

Entre risas y sollozos dice:

No puedo creer en ese trabajo… subiendo y bajando escaleras todos los días, a veces tenía tanta bronca que bajaba descalza, con los pies sucios y los tacos en la mano. “Qué horror, no lo puedo creer, era más fuerte que yo. Sigue siendo más fuerte que yo.”

Le pregunto qué siente recordando esto, y me dice que ahora le da risa y bronca a la misma vez. No puede creer las cosas que hizo para evitar el ascensor.

“Me da bronca tener esta fobia al encierro. Cuando parí a mi hija, llegué a la clínica con 5 de dilatación y quería subir por las escaleras pero no me dejaron, me obligaron a subirme al ascensor. En la desesperación golpeé en la cara a la enfermera, fue horrible. Me empezaron a dar palpitaciones, se me nublaba la vista y me zumbaban los oídos. Estaba tan traumatizada por la subida en el ascensor, que ¡ni me acuerdo del parto!”

Le pregunto qué está sintiendo en este momento mientras me relata lo que sucedió. Tiene el rostro rojo y le cambió la expresión de la cara.

Responde: Siento calor en el cuello y en las mejillas. Sólo siento eso.

Tomo los síntomas y los trabajamos:

“Aunque siento este calor en el cuello y en las mejillas, me acepto y me amo completa y profundamente.”

Hacíamos tapping con la frase recordatoria que ella elije “este calor que siento” y al llegar al punto clavícula me dice:

“Recuerdo una puerta verde oscuro.”

Le pregunto qué siente al verla y me responde:

“Miedo.”

Hacemos tapping con la frase:

“Aunque la puerta verde oscuro me da miedo, me acepto y me amo completa y profundamente.”

Interrumpe diciendo:

La puerta verde no tiene picaporte. Me dice que siente claustrofobia y miedo (SUD 10).

Le pregunto si recuerda ¿de dónde es esa puerta?

No recuerdo, sólo veo la puerta verde sin picaporte.

Ella elije repetir la siguiente frase:

“Aunque esa puerta verde sin picaporte me hace sentir miedo y siento claustrofobia, me acepto y me amo completa y profundamente” (3 veces en PK)… seguimos con el resto de los puntos incluyendo punto gama.

Pregunto cómo se siente, y responde:

Me acuerdo de algo… ya sé de donde es esa puerta. Cuando yo era chiquita, no sé si 3 o 4 años, iba al jardín de infantes y una vez me olvidé mi tapadito en el aula. Cuando me vino a buscar mi mamá, me preguntó por el tapadito. Entonces le di mi bolsita y volví al aula corriendo a recoger mi tapadito. Me acuerdo que cuando entré pateé la maderita que sujetaba la puerta. (Me explica que era una escuela humilde y que en su aula, ponían una maderita en el piso para que la puerta no se cerrara porque del lado de adentro se había salido el picaporte y no se podía abrir.) Recuerda que pateó la maderita al entrar, siguió hacia su tapadito y cuando quiso salir la puerta se había cerrado. Dice “yo buscaba el picaporte, la manijita para poder abrir y no había nada. Me acuerdo que metía el dedo índice por un agujerito que había y trataba de girar, pero no pasaba nada. Recuerdo que le di patadas a la puerta y que me puse a llorar, que después agarré una sillita y la puse al lado de la ventana, y traté de que me vieran, pero el vidrio era arrugadito y no se veía nada. Me sentaba y me paraba, iba hasta la puerta y volvía a la ventana, “No puedo creer acordarme de esto ahora con tantos detalles.” No creo que haya pasado mucho rato, pero ahora siento que fue eterno. Me veo mirando la puerta cerrada y siento miedo..

Tomamos el SUD Miedo 10. Ahora no siente síntomas, sólo miedo y desesperación por abrir la puerta (10). Elegimos la frase juntas,

“Aunque siento desesperación por abrir la puerta, me acepto completa y profundamente.”

“Aunque tengo miedo, me acepto y me amo completa y profundamente.”

Le pregunto ¿cómo se siente, si sigue la desesperación?

Responde: ya no siento desesperación ni miedo, me siento agotada, cansada, estoy transpirando.

“Aunque estoy cansada, agotada, me acepto como soy.” Tapping en PK, rostro, torso y coronilla “estoy cansada, agotada.”

Una sola vuelta y se sonríe, me dice: “en realidad no estoy ni cansada, ni agotada. Estoy relajada. Jajajaja. “Ahora siento como si se hubiera ido la claustrofobia, porque yo siento que se me fue todo, pero ¿cómo sé realmente que es así?”

Como en Bella Vista, donde yo atiendo es una ciudad de casas y no hay edificios con ascensor, se me ocurre sugerirle ir a San Miguel, que está a pocos minutos, donde hay una clínica y que ahí podríamos subir por el ascensor. No se muestra muy convencida pero dice que sí.

Cuando estacionamos en la clínica, Andrea se sintió con ansiedad. Hicimos un poco de tapping y cuando se le pasó entramos. Mientras esperábamos el ascensor, me dijo que sentía ansiedad nuevamente. “Sólo siento ansiedad, no tengo miedo.” Llegó el ascensor, subimos y cuando se cerró la puerta, dijo “tengo ganas de llorar.” Mientras yo le hacía tapping sobre el PK, le pregunté qué sentía, y me dijo que en realidad eran ganas de llorar porque estaba emocionada, que estaba un poco ansiosa pero estaba bien. Continué haciéndole tapping en silencio en el PK, ceja, lado de ojo, bajo ojo, bajo nariz, bajo labio, clavícula, bajo brazo y coronilla. Suspiró un par de veces y se relajó. Luego bajamos y todo estuvo bien.

Volví a hablar con ella al tiempo y ¡se sentía muy feliz!

Agustina Lastra
Facilitadora Avanzada de EFT cetificada por la AHEFT

Bella Vista, Buenos Aires, Argentina
Correo:  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.