Fobia a los insectos: tratando todos los aspectos - AHEFT

bichosSofía González Millán recibió en su consulta a una paciente con una fobia a los insectos. Nos envía un detallado artículo en el que se abordan todos los aspectos de este miedo inhabilitante que desapareció al completo como ella misma confirmó en un seguimiento posterior del caso. Artículo muy recomendado para todos los estudiosos de EFT.


Por Sofía González Millán, Zaragoza (España)

Escribe a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Hola a todos! Os traigo un caso real que he tratado en el despacho, se trata de una mujer que desde hace muchos años, siente fobia a los insectos, lo que se denomina Entomofobia.

Ella sentía que tenía que hacer algo con esta fobia, porque le estaba impidiendo llevar una vida normal, y es por ello que contactó conmigo.

Le propuse abordar el tema de la fobia con EFT (Emotional Freedom Techniques), porque es una técnica que tiene unos resultados muy rápidos y efectivos, y además es perfecta para temas de fobias y miedos en general.

Ya conocéis esta técnica, hoy comprobaréis que permite tener unos resultados muy positivos en pocas sesiones y realmente duraderos. Lo que significa que todos los temas que trabajamos con EFT, se liberan y no vuelven a aparecer.

Antes de nada, quería dar las gracias a María (no es su nombre real), por permitirme contar su caso y el trabajo que hemos realizado.

Se realizaron un total de 3 sesiones, posteriormente realicé el seguimiento un mes después de la última sesión para que me contara cómo estaba.

Cuando le pregunté a María por teléfono si recordaba algún suceso relacionado con insectos que le hubiera marcado en el pasado, en principio no recordaba nada en especial. Pero cuando estaba en el despacho para realizar la primera sesión, me dijo que sí recordaba una situación, pero no le había dado la mayor importancia. El recuerdo era el siguiente: María se encontraba en el cuarto de baño de su casa, tenía 7-8 años, se estaba duchando cuando de repente apareció en la bañera una cucaracha negra, estaba boca arriba y movía las patas rápidamente. Pensó que se había colado por el desagüe. María estaba sola, la puerta del baño estaba cerrada, salió corriendo de la bañera gritando, abrió la puerta y se fue corriendo en busca de alguien para que la matara.

Pregunté a María si recordaba alguna situación anterior a esa edad relacionada con insectos, me dijo que no, así que para mí éste era el posible origen de la fobia.

Ahora lo que teníamos que hacer era descubrir las emociones que se habían quedado asociadas a ese recuerdo, y que habían dejado una huella muy fuerte en la niña de 7-8 años.

Quiero aprovechar para aclarar en este punto, la diferencia que hay entre fobia, miedo y asco.

Cuando María me dijo que tenía fobia a los insectos, me relató que cuando veía un “bicho” literalmente montaba un espectáculo, su reacción era desproporcionada, sentía angustia, miedo y una gran tensión. Aún cuando el bicho desaparecía o no lo volvía a ver, ella se quedaba en alerta por si volvía a aparecer.

Ella sabía que su reacción era exagerada, pero aún así no podía dejar de sentir todas esas emociones negativas.

Por todo ello es correcto definir lo que le pasaba como una fobia.

Por otro lado el miedo es una emoción normal en los seres humanos, nos ayuda a sobrevivir, a protegernos, a evitar situaciones de peligro; en condiciones normales, esta emoción la podemos controlar.

Por último está el asco, hay mucha gente que dice “tengo miedo a las arañas”, pero si les preguntas qué es lo que sienten cuando las ven, en su cara aparece el asco; es otra emoción que nos ayuda a sobrevivir, imagina un alimento en mal estado, lo hueles, lo ves y lo primero que dices es “que asco”  y lo tiras a la basura.

Después de esta diferenciación volvemos al caso que nos ocupa. Realizamos la primera sesión trabajando con EFT (también llamado Tapping) ese recuerdo en el baño de su casa.

Comenzamos definiendo cuál es la emoción que sintió con mayor intensidad, me dice que es el miedo, le digo que le ponga una puntuación de 0 a 10, siendo 0 nada de miedo, y 10 el máximo de miedo, me dice que siente un 10.

Hacemos tapping con este miedo, que tiene varios aspectos:

-      Miedo a que le subiera la cucaracha por el cuerpo

-      Miedo a que le saltara a la cara

-      Miedo a que se le metiera por algún orificio dentro del cuerpo

-      Miedo a que se mueva, a no verla, porque así no la podría controlar

-      Miedo y asco a que se le metiera en el pelo

 

Después de hacer varias rondas con todos estos aspectos que van saliendo, el miedo baja su intensidad, ahora siente un 6. Esta bajada de intensidad se produce porque estamos centrándonos en la emoción y liberándola por medio de los golpecitos que vamos dando en los diferentes puntos.

Seguimos trabajando el miedo a la cucaracha, pero ahora también siente angustia, trabajamos también esta emoción, comenta que surge porque estaba sola en el baño, se sentía indefensa y pequeña.

En este momento dejamos de hacer tapping, y ella empieza a darse cuenta de que realmente ese momento marcó mucho su visión de los insectos, ahora entiende porqué los pequeños le dan más miedo (porque se pueden meter por los orificios del cuerpo), también los que se mueven más rápido (porque no los puede controlar), y los que vuelan (porque se escapan y se mueven por todos los lados).

Seguimos haciendo rondas con el miedo, ahora aparece otra emoción, el asco, y también aparece el enfado, está enfadada porque la cucaracha le ha asustado, ella estaba tan tranquila y le ha dado un “susto de muerte”.

Terminamos la primera sesión, todavía siente algo de miedo, pero la intensidad ha bajado mucho, hemos conseguido liberar mucha carga emocional de aquel recuerdo y se siente más tranquila.

Acude a la segunda sesión después de dos semanas, me cuenta que ha estado contando el recuerdo a varias personas y se ha dado cuenta de que ha perdido fuerza, sobre todo lo nota en el miedo, ha bajado bastante de intensidad, ahora siente más asco que miedo.

No ha estado tan alerta ni pendiente de si aparecía algún bicho, lo cual para ella es un gran avance.

Nos centramos entonces en las emociones asociadas todavía al recuerdo en el baño, seguimos trabajando con EFT, mientras vamos trabajando en los diferentes puntos con el miedo que todavía siente y el asco.

-      miedo a que se de la vuelta y empiece a volar

-      miedo a que llegue hasta su cara

-      miedo a que se le meta por algún orificio de la cara

-      miedo a perderla de vista y no saber dónde está

-      asco porque puede llegar hasta su cabeza y meterse entre el pelo

Mientras trabajamos todos estos aspectos del miedo y asco, la intensidad de estas emociones va bajando.

Ahora aparecen el enfado, la rabia, e incluso el odio, siente que esa cucaracha tiene la culpa de su malestar ante los bichos de todos estos años.

Seguimos haciendo tapping hasta liberar todas estas emociones; María se siente muy sorprendida, no puede creer todas las emociones que se habían quedado guardadas, le comento que todo eso se le quedó grabado y la niña de 7 años se hacía presente cuando veía algún bicho.

Terminamos la sesión con frases positivas, centrándonos en la niña de 7 años que vivió aquella situación, le pido que se imagine con una persona al lado que le haga sentir protegida y segura, me dice que su madre:

-      yo soy una niña muy valiente

-      yo soy una niña grande

-      me siento protegida y querida

-      mi mamá está conmigo ahora

Acabamos la segunda sesión, le comento que el sentimiento de valentía, protección y seguridad que hemos introducido por medio de estas frases a la niña María, va  ayudar a la María adulta a la hora de enfrentarse a los bichos.

Cuando comenzamos la tercera sesión, lo primero que pregunto es cómo se siente respecto al recuerdo del baño  que hemos trabajado anteriormente. Me cuenta que ya no le da importancia, se acuerda de lo que pasó pero no siente miedo, ni asco, ni ninguna otra emoción negativa.

Nos centramos en el presente, ya que esta fobia ha hecho que no pueda relajarse cuando entra en su casa, vive sola y el hecho de tener que enfrentarse ella sin ayuda a la aparición de algún bicho en su casa le produce mucha tensión.

He de indicar que la sesión se realizó por skype, así que ella estaba en su casa sola mientras realizábamos la sesión.

En concreto, tiene miedo a que aparezcan de repente y le den un susto. De 0 a 10 siente un 7,5.

Este miedo tiene varios aspectos:

-      miedo a que sean rápidos y se escondan,

-      miedo a que estén debajo de los muebles

-      miedo a que aparezcan varios de repente

-      miedo a que están criando en algún lugar de la casa

-      miedo a que aparezcan de noche cuando estoy descansando

-      miedo a que aparezcan de repente y me den un susto, como cuando era pequeña

-      miedo a que estén en los conductos de ventilación y salgan por las rejillas.

 

Trabajamos todos estos aspectos del miedo con tapping, la intensidad va bajando.

Es normal, como hemos visto anteriormente, que cuando una emoción baja de intensidad, aparezcan otras que no eran las más intensas pero que también estaban asociadas al tema en cuestión.

En este caso aparece el enfado, está bastante enfadada porque siente que ha perdido mucho tiempo y esfuerzo pensando en los bichos, porque tiene que estar siempre alerta, porque no puede relajarse…, también se siente cansada y harta.

Trabajamos todas estas emociones. Finalmente le pregunto si siente miedo, me dice que siente un 1. Le digo que se imagine un objeto que lo represente, me dice que es una pelota, le digo que mentalmente la coja con la mano y que la lance lejos de ella, que vea cómo se aleja, hasta que ya no la vea.

Lo hace, hacemos tapping con los restos del miedo, visualizando cómo salen de ella y se van.

Terminamos con frases positivas, haciendo tapping: “yo soy una persona sana”, “soy libre”, “soy adulta, madura, fuerte”, “ yo soy una nueva Patricia, libre”, “que sabe lo que quiere”, “elijo estar relajada y tranquila”, “mi casa es un lugar tranquilo”, “cuando entro en mi casa me siento muy tranquila”…

Pregunto si siente algo de miedo u otra emoción negativa, me dice que se siente muy tranquila y que el miedo está a 0.

SEGUIMIENTO: contacté con María al cabo de un mes para saber cómo se encontraba. Me comentó que se encontraba bastante bien, en sus propias palabras – bastante contenta-, había tenido un pequeño “encuentro” con unos saltamontes en la galería de su casa, pero reaccionó de una manera más calmada de lo que hubiera hecho antes, cosa que a ella misma le sorprendió.

En lo que sí había notado una gran diferencia era a la hora de entrar en su casa, ya no entraba con “miedo a que hubiera algún bicho”, ni “chequeaba” con la mirada antes de entrar.

También había notado un gran cambio a la hora de limpiar la casa, por ejemplo detrás de los muebles, el miedo a que apareciera algo de repente también había desaparecido.

La frase que resumía como se sentía era: “¡Creo que ya soy hasta una persona normal y todo!”

Mi satisfacción con este caso ha sido muy grande, ya que en pocas sesiones se ha logrado que María esté libre de su fobia a los insectos, lo cual le ha traído tranquilidad, un mayor control sobre su vida y sus emociones y una mayor libertad para elegir, por ejemplo, donde se va de viaje, sin pensar en los bichos que pueda haber.

Con amor 

Sofía González Millán

Sofía es licenciada en Psicología. Trabaja con hipnósis clínica, EFT, técnicas de coaching y medicina energética. Atiende a sus pacientes en su consulta de Zaragoza, también por teléfono y Skype.

Visita su web: www.sofiagonzalezmillan.com

Visita su blog; sofiagonzalezmillanpsicologia.blogspot.com

Escribe a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.