Fulminando una fobia a las serpientes que existía desde la niñez - AHEFT

serpienteMarcos Salgado nos envía un detallado relato de como ayudó a una conocida a eliminar una fobia a las serpientes. Presta atención a la suavidad con la que va realizando todo el proceso para no retraumatizar a Edith.

Por Marco Salgado Purcell de Punta Arenas (Chile)

Escribe a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Hola Patricia, soy Marco Salgado Purcell, quiero saludarte desde la Patagonia Chilena, ciudad de Punta Arenas quería contarte que con EFT se le fue una fobia a las serpientes a una conocida llamada Edith.

Al comenzar la consulta, le pregunté cuál es la fobia que tenía ¡y no quería decírmelo porque le costaba hasta pronunciar la palabra! Estuvo como un minuto callada, hasta que me dijo rápido: "es a las serpientes" y se tapó la cara.

Le pregunté si le molestaba ver una imagen en foto o en la televisión y me respondió que sí, que incluso en el colegio movía las hojas antes de pisar por si había una y si aparecen en la TV la apagaba o miraba a otro lado.

Le pedí que cierre los ojos y se imagine una foto boca abajo y a 100 m. de distancia.

Luego medimos el SUD y era de 10.

Empezamos el tapping:

“Aunque me molesta mucho esta foto que esta boca abajo a una distancia de 100 m. me acepto...”

Agregando frases como: “suelto esta sensación”, “dejo ir esta emoción que me afecta”

El sud bajó a 8 a 4 y luego a 0.

Posteriormente le pedí que cerrase los ojos y se imaginase la foto boca abajo y fuera de su casa.

Luego medimos el SUD y era de 8.

Empezamos el tapping:

“Aunque la foto está boca abajo y afuera de mi casa, me acepto...”

El sud bajó a 6, 2 y luego a 0.

Al final le pedí que cerrase los ojos y se imaginase la foto boca abajo al lado suyo...

Luego medimos el SUD y era de 4.

Empezamos el tapping:

“Aunque esta foto está al lado mío y boca abajo, me acepto...”

El SUD bajó a 2 y luego a 0.

Le pregunté que sentía si dábamos vuelta la foto y me respondió: “no me pasa nada…”

Y ¿qué pasaría si le pones la mano encima? Me respondió: “Nada” y alargó el brazo,  puso su mano donde se imaginó que estaba la foto.

Por último le pedí que imaginara una “serpiente de verdad que estaba afuera de su casa”.

¡Y tampoco le pasó nada!

“¿Y si la serpiente esta en tus pies?” Tampoco…. (me respondió)

Se alegró mucho y me dijo: “¡Toda la vida con esta fobia y en muy poco tiempo se me ha ido!”

Esto nos demuestra que aunque tengamos Emociones atrapadas por muchos años, con EFT TODO ES POSIBLE.

Un abrazo

Por Marco Salgado Purcell de Punta Arenas (Chile)

Escribe a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.