EFT para el miedo a los análisis de sangre: Una paciente con anorexia consigue recibir tratamiento hospitalario - AHEFT


Steve Eriksen del Reino Unido nos trae una experiencia con éxito sobre un caso de un miedo MUY TOZUDO. En este caso, el miedo tenía que superarse o la paciente podía haber muerto.


Por Steve Eriksen

Hola Gary,

Pensé que quizás estarías interesado en estudiar este caso. Mi cliente estuvo a punto de morir de anorexia – tan a punto que los médicos le dieron horas, quizás días de vida cuando finalmente fue admitida en el hospital.

Pero su problema era que tenía que someterse a unos análisis de sangre para su admisión – sin ellos, no podían tratarla. Y mi cliente tenía una gran fobia a los análisis de sangre. Aunque Elizabeth reaccionó extremadamente bien al tratamiento, fue un ejemplo de un caso de 2 pasos adelante y un paso hacia atrás. O más bien, 10 pasos adelante, 9 pasos hacia atrás.

Elizabeth (no es su nombre real) tenía una gran fobia a los análisis de sangre, lo cual no le permitía obtener el tratamiento que necesitaba para tratar su anorexia. Aunque estuvo a punto de morir debido a la escasa nutrición, los médicos del hospital no podían ayudarla a no ser que se hiciera dichos análisis. Desafortunadamente, el miedo a los análisis que tenía Elizabeth era más fuerte que su miedo a morir de anorexia. Como adulta, el hospital necesitaba su consentimiento para hacerse los análisis. La fobia le venía de diferentes ángulos, incluyendo el sentimiento de pérdida del control, sentimiento de abandono por parte de su madre en un análisis cuando era pequeña, el dolor de pruebas anteriores y claro está, como anoréxica, el aumento de peso que las pruebas positivas supondrían.

Aunque a Elizabeth no le gustaban las agujas, la fobia era mayor respecto a las analíticas. Anteriormente y con éxito se le habían administrado inyecciones siendo adulta y había tenido relativamente poco problema con esto, así que no podíamos centrarnos en un tema concreto como las agujas o la jeringuilla.

Al final del primer tratamiento conseguimos avanzar bastante. Al principio, sólo con mencionar los análisis Elizabeth se ponía enferma físicamente, y cuando empezábamos a describir el proceso, se enfrentaba con reacciones fóbicas muy fuertes. Había muchos aspectos como arremangarse los puños de la camisa, mostrar los brazos, el apretón de la banda alrededor del brazo, el golpeo suave para hacer sobresalir la vena, etc.

Continuamos con el tratamiento para este proceso por más de una hora y al final del tratamiento, Elizabeth pudo pasar por todo el procedimiento en teoría. Es decir, describíamos el proceso en voz alta mientras realizábamos las acciones como: arremangarse la camisa, apretar con las manos su brazo como si fueran la banda elástica, golpear sobre las venas, describir como inyectaríamos la aguja y cómo sacaríamos su sangre y después la aguja otra vez.

No obstante, las personas que sufren anorexia tienden a sufrir desequilibrios químicos en el cerebro, causando problemas de memoria, razonamiento, entre otros. De modo que Elizabeth tenía problemas para sostener los beneficios de la primera sesión, y cuando empezamos la segunda, Elizabeth había retrocedido al punto que reaccionaba casi tanto a la sugestión de análisis como en un principio. Virtualmente parecía que la mayoría del progreso se había perdido.

En la segunda sesión practicamos más tratamientos. Trabajamos en muchos aspectos que disparaban su miedo a las pruebas, tal como ver una aguja y escuchar el sonido de su envoltura. Conseguimos una aguja de la consulta del médico local expresamente para este ejercicio.

Nos preocupaba mucho que Elizabeth retrocediera una vez más o que no hubiéramos cubierto todos los aspectos de su fobia. El segundo tratamiento lo hicimos una tarde antes de ir al hospital – si no habíamos cubierto todos los aspectos y ella se rehusaba a que le tomaran la sangre, no hubiera sido admitida y lo más probable es que se hubiera muerto.

Así que decidimos usar tantas técnicas como pudimos para evitar disparar la fobia. A menudo, una fobia se dispara por ciertas imágenes, sensaciones, tacto u olores, así que le pedimos a Elizabeth que nos describiera todo lo que podía creer que formaba parte de la experiencia.

A continuación, utilizamos EFT para construir nuevas asociaciones usando las Elecciones. El sonido del desenvolver una aguja representaba el abrir un regalo que se le había dado en un pasado. El apretón de manos alrededor de su brazo se convirtió en su novio abrazándola fuertemente. El olor del hospital acabó asociándose con su abuela, quien siempre estaba limpiando y por ello estaba siempre rodeada de olores de productos de limpieza.

A lo mejor había otras cosas que ella podía ver o sonidos que podían disparar la fobia. Así que decidimos hacerle prestar atención hacia otras direcciones pidiéndole que pusiera música muy alta en sus auriculares, y apartar la mirada mientras describía en voz alta lo que estaba colgado de la pared, antes y durante las pruebas.

Recordad que en un pasado, la total atención y foco de Elizabeth había sido en la prueba en concreto – mirar cuidadosamente como penetraba la aguja, como la sangre se extraía, mirando la aguja como la sacaban. Tenía problemas con todos estos aspectos y todos ellos actuaban como fuertes disparos. Mediante la dispersión de su atención de estos aspectos esperamos que hubiera una disminución significante del disparo de la fobia.

El plan de tratamiento para Elizabeth a utilizar durante las pruebas de sangre consistía en una serie de pasos:

- Informar al médico o enfermera de que Elizabeth utilizaría una terapia específica para poder superar las pruebas.

- Advertir al médico o enfermera de evitar el uso de palabras como “prueba de sangre” ya que esto disparaba una reacción fóbica concreta. En su lugar, el médico o enfermera debía avisar a Elizabeth cuando llegara el momento de escuchar su música.

- Utilizar la rutina del EFT tal y como se instruyó durante las sesiones.

- Utilizar técnicas de distracción durante las pruebas de sangre, incluyendo el retirar la mirada, concentrarse y describir a si misma o en voz alta las cosas en la habitación.

- Utilzar un MP3 en funcionamiento con su música para silenciar los sonidos que pudieran afectar a sus sentidos.

COMENTARIO GC: Bajo mi experiencia, este tipo de técnicas de distracción raramente funcionan por si solas. Combinándolas con EFT pueden traer resultados mayores. Así mismo, mi acierto es que comprobaciones adicionales para memorias específicas en referencia al tema de la sangre traerían incluso más resultados.

STEVE CONTINUA: Como la memoria de Elizabeth estaba afectada, este plan se le dio en un papel plastificado para su duración, demostrando al completo los puntos a tratar en una cara y instrucciones para Elizabeth por la otra. Al médico o enfermera también se le hacía entrega de una hoja informativa.

¿Eran necesarias las técnicas de distracción como escuchar música y retirar la mirada y describir artículos? No lo sabremos nunca, pero Elizabeth cree que era la manera de lidiar con el proceso de las pruebas. Además, el tener las instrucciones escritas era crítico para asegurar el éxito pues Elizabeth decía que no era capaz de recordarlo por sí sola.

También añadiré que a Elizabeth se le dijo que continuara haciendo tapping durante todo el procedimiento, empezando tan pronto como fuera posible y sólo parando cuando hubiera sido completado. Hicimos esto para asegurar que cualquier aspecto sin cubrir pudiera ser tratado tan pronto como apareciera.

Este proceso resultó ser un éxito. Elizabeth estuvo hospitalizada 3 semanas. Los médicos estuvieron extremadamente contentos con su progreso. Quedaron maravillados por la efectividad de las técnicas que Elizabeth utilizó durante sus pruebas.

De hecho, el consultor al cargo vio las reacciones de Elizabeth cuando las pruebas estaban siendo discutidas antes de su admisión y creyó que Elizabeth no sería capaz de llevarlas a cabo y en consecuencia no podría acceder al tratamiento que necesitaba. ¡Quedó sorprendido como Elizabeth lidió con las pruebas!

Elizabeth pasó por 8 pruebas de sangre, siendo uno de ellos realizado de forma muy incompetente. Una enfermera falló completamente al introducir la aguja, llevando la sangre demasiado abajo del brazo provocando un colapso de la vena. Aún así, Elizabeth lo conllevó extremadamente bien y ha tenido más pruebas desde entonces.

Palabras textuales de Elizabeth: "Me has salvado la vida!", y estamos felices de decir que Elizabeth continúa con nosotros su tratamiento contra la anorexia por el futuro previsible, hasta que se recupere del todo.

Si estás interesado en las instrucciones que le dí a Elizabeth, ¡solicítamelo por e-mail!

Abrazos,
Steve Eriksen

Traducido por Ester Muro Rodríguez Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Ir a su Sitio WEB

InEnglish.gif