Colapsando aspectos del miedo al dentista - AHEFT

Alexandra Villarreal de México nos pregunta: ¿Eres dentista, mamá o simplemente tienes pánico al sillón reclinable del dentista? En este artículo nos explica cómo utiliza la técnica de la 'película futureando' para ayudar a su hijo a eliminar su miedo a la visita al dentista. Esta técnica es útil para enfrentarse a cualquier evento futuro que no da miedo. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y visitar su blog.


Por Alexandra Villarreal

¿Eres dentista, mamá o simplemente tienes pánico al sillón reclinable del dentista? ¡Entonces tienes que leer esto!

Esta experiencia fue el primer contacto de mi hijo (de entonces 6 años) con el EFT y la primera mía guiando a otra persona.

Mi hijo era un niño que se sentía en confianza con los dentistas; desde muy pequeño había tenido buenas experiencias asistiendo a sus limpiezas de rutina, un empaste y después incluso a una extracción por una complicación de la muela empastada anteriormente. Él solo se sentaba, curioseaba, se relajaba y abría la boca sin problemas.

Todo cambió un día que fuimos los dos a limpieza y revisión. Las limpiezas dentales de niños y adultos son diferentes; en los niños solo usan “el ganchito” (no sé cuál es su nombre correcto) y en los adultos cuando usan el ultrasonido que arroja agua, colocan en la boca el extractor de líquidos que hace un ruido bastante escandaloso; este detalle del extractor mi hijo nunca lo había visto.

Pasé yo primero y él observó el procedimiento. Pero cuando me pusieron el “absorbe babas” -como mi hijo lo bautizó-, su carita se desfiguró y no dejaba de preguntarle a la dentista si se lo colocarían a él. Por más que la doctora le explicó su función, le mostró que no hacía daño y le afirmó que con él no lo usaría, él entró en pánico. Cuando fue su turno, fue imposible la limpieza en su boca y nos pidieron que cuando el niño se calmara regresáramos.

Como ya era necesaria la limpieza y revisión, hice cita con su dentista de planta especialista en niños. La dentista tiene una paciencia enorme y un carácter adorable con los niños; pero a duras penas pudo revisarlo –tardándose más de una hora en convencer al niño que abriera la boca; todo esto en medio de gritos, pataleos y mucho miedo - y detectó la necesidad de hacer un nuevo empaste.

Antes de la siguiente cita de mi hijo con el dentista, hice mi primera práctica usando EFT en otra persona.

Usé la técnica de la película futureando: Esto se trata de narrar la situación como creemos que será y detenernos en la primer emoción incómoda para hacer rondas sobre ese detalle hasta colapsar la emoción negativa y posteriormente, continuar la narración usando el mismo procedimiento. Confirmamos la liberación solicitando al final que nos narren nuevamente la historia la cual debe ser contada sin emociones incómodas de por medio.

Le pedí a mi hijo que se imaginara entrando al consultorio, sentándose en el sillón, la sensación cuando el sillón se reclina, cuando la dentista le pediría que abriera la boca ...y aquí surgió la primera emoción a trabajar, la cual colapsamos con la siguiente ronda:

”Aunque tengo miedo que la dentista me mienta y me ponga el absorbe babas, soy un gran niño y mi mamá estará ahí para cuidarme”
Bajó la intensidad en 2 rondas iguales de un 8 a un 1.

Le pregunté al niño qué es lo que le daba miedo del “absorbe babas” pues él sabía que no hacía daño; me respondió que el ruido era lo que le daba mucho miedo; lo trabajamos con la siguiente ronda: (Pidiéndole al niño que se imaginara con el aparatito encendido cerca de él)

”Aunque siento tanto miedo de escuchar en mi imaginación el ruido del absorbe babas, aun así soy un gran niño, es solo ruido”

Hicimos solo una ronda pues antes de finalizar mi hijo ya no tenía mucho ánimo de hacer tapping y no quise insistirle más. Le pregunté cómo se sentía respecto al ruido pero no me hizo mucho caso; así que no pude confirmar que todo estaba liberado.

En la siguiente cita con la dentista supe por qué el niño ya no quería hacer tapping: ¡Había perdido el interés pues el miedo se colapsó! Así que el repetir “Aunque siento tanto miedo de escuchar en mi imaginación el ruido del absorbe babas” ya no tenía sentido para él.

La consulta fluyó con normalidad: curiosidad del niño por los instrumentos, plática previa con chistes de mi hijo de por medio, mi hijo cooperando. La doctora al final me dijo en broma: “No sé como lo lograste, pero yo creo que le hiciste un exorcismo “ jejeje.

Como mamás sabemos que la angustia de nuestros hijos es la propia. EFT no solo tranquilizó a mi hijo, ¡A mí también!

¿Qué esperas para dejar la angustia al dentista, a aquello que roba tu tranquilidad?

Tienes el poder en las yemas de tus dedos.

Un fuerte abrazo desde Monterrey, México.
Alexandra Villarreal
Facilitadora e instructora EFT
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Blog http://eftmonterrey.wordpress.com