Por qué EFT puede ser efectiva, incluso para un escéptico - AHEFT

Por Glenda Payne, Facilitadora de EFT

Traducido por Mariano Alejandro Leani, con permiso de EFTUniverse


“Tabitha” (nombre cambiado) ha estado lidiando con síntomas de fibromialgia y TEPT (Trastorno de Estrés Post-Traumático). Ella ha sido incapaz de trabajar por varios años. Había oído de Tapping, pero no estaba segura de que funcionara para ella. Era escéptica de EFT. Mientras exploramos su situación de vida en nuestra primera plática, le pregunté si el dolor en su cuerpo tenía un mensaje para ella.

Ella contestó, “No es seguro escuchar a mi cuerpo”. El número de su Escala de Molestia era un 8 de 10. Usamos EFT para hacer dos rondas exactamente con esto como Frase de Preparación, hasta que su Escala de Molestia bajó. Entonces ella se dio cuenta que esta creencia le había sido inculcada en la infancia. Sintió que “Nadie me cree cuando estoy herida”, y expresó que esto le causaba una pena en su centro cardíaco con una Escala de Molestia de 7.

Hicimos Tapping en esa afirmación hasta que ella estuvo más tranquila.

Entonces le pedí que me contara acerca de la primera vez que ella recordara sintiéndose de esta manera. Describió siendo una niña y jugando afuera de la casa mientras su madre estaba dentro recibiendo amigos.

Ella estaba trepando un árbol con su hermana y cayó desde suficiente altura como para romperse la clavícula. Cuando su hermana la llevó llorando a la cocina, la única respuesta de su madre fue enojarse con Tabitha por interrumpir la visita de su amiga. No fue sino hasta que la amiga, que era enfermera, dijo que podía tener quebrada la clavícula, que su madre aceptó llevarla a la sala de emergencias. Hicimos varias rondas en esa memoria infantil, corriéndola en su mente como una película hasta que ella fue capaz de pasar a través del evento entero sin perturbarse en absoluto y su Escala de Molestia fue 0.

Mientras continuamos explorando otros eventos vitales en los cuales Tabitha se había sentido ignorada o sin apoyo, ella pasó a una memoria del año en que por vez primera tuvo que dejar de trabajar debido a sus problemas físicos. Cuando ella pidió ayuda a sus amigos de un grupo de apoyo al que habían estado asistiendo juntos, ellos le respondieron desapareciendo de su vida.

Le pregunté, “Si este evento fuera una película, ¿cuál sería el título?”. Ella dijo, “Traición”, y le dio una Escala de Molestia de 6. Hicimos varias rondas de Tapping sólo en el título de la película, hasta que el nivel fue reducido a 0. Al proseguir, pasando la película y haciendo tapping en ésta durante varias rondas, su Escala de Molestia se redujo con cada ronda. En la ronda final, el valor de su Escala de Molestia en la película fue 0, y ella expresó un cambio cognitivo diciendo, “Puedo ver que esto no fue personal. Todos ellos estaban lidiando con problemas muy dificultosos en sus propias vidas”.

La sesión estaba casi completa y Tabitha se sintió mucho más relajada y tranquila de lo que había estado en bastantes años. Su dolor no era incluso perceptible para ella en este punto.

Entonces ella preguntó si podíamos trabajar en otra molestia menor, antes de terminar el día, y yo estuve de acuerdo. Expresó que en situaciones sociales ella estaba tan incómoda que se quedaba en la mesa de la comida y comía para sentirse mejor. Valoró su nivel de malestar en una situación social en un 6. Hicimos varias rondas hasta que fue 0.

Luego hicimos tapping en: “Entre más cómoda estoy conmigo misma, más puedo relacionarme con la gente en lugar de la comida. Estoy más cómoda conmigo misma y puedo relacionarme más con la gente que con la comida.” Le pedí que se visualizara a sí misma en una fiesta. Ella fue capaz de participar fácilmente en una conversación con los demás y no gastar todo el tiempo en la mesa de refrigerios. A ella realmente le gustó como se sintió después de la visualización guiada y se asombró de cuan feliz y en paz se sentía con sí misma al final de la sesión. No sintió ansiedad al visualizarse estando en un evento social.

Los resultados de Tabitha han sido duraderos y ha permanecido libre del tormento emocional que aquellos eventos le habían causado, aunque ella había “esperado” que su dolor y malestar volvieran.

Hicimos juntas un total de tres sesiones, después de las cuales ella compartió el siguiente testimonio conmigo:

“Glenda trabaja de una manera amable y contenedora al explicar y proporcionar EFT. Me he sentido siempre completamente segura con ella, mientras me guiaba a través de algunos de los mayores bloqueos energéticos de emociones negativas. Casi instantáneamente pude sentir una diferencia en mi cuerpo. Me sentí más liviana, más tranquila y más esperanzada. Fui capaz de respirar plenamente después de 12 años de constricción en el pecho. Sentí como si un gran peso de pena y culpa residuales fuera removido de mi lado izquierdo. Ahora me siento más preparada para el próximo capítulo de mi vida, desde una posición fuerte, positiva, con herramientas para ayudarme a enfrentar cualquier sentimiento negativo. ¡Gracias, Glenda!”


Leer otros artículos sobre Enfermedades crónicas