EFT, Una vista a la fibromialgia como una falta de armonía del Espíritu - AHEFT

Por Dawson Church, Phd

Traducido por Leda Moreno, con permiso de EFTUniverse

Mi colega, la Dra. Nancy Selfridge, con quien enseñé clases sobre la fibromialgia, ha dicho, "Los médicos no saben qué hacer con sus pacientes con fibromialgia. Los médicos odian el no tener éxito, y casi siempre no tienen éxito cuando tratan de curar la fibromialgia con la medicina convencional”.

Mientras que la fibromialgia es desconcertante para la ciencia médica, tiene un sentido espiritual perfecto.

Hay una cualidad de la energía o presencia que cada uno de nosotros lleva consigo mismo diariamente. Esa energía, se expresa a través de nosotros de una forma única para cada uno , tiene la capacidad de formar conexiones capaces de empoderar, nutritivas, co-creativas, y liberadoras.

Creo que, como seres humanos, somos sistemas de flujo abierto, capaces de elaborar y transformar la energía de lo infinito en lo particular. Nuestras acciones y decisiones forman nuestros cuerpos y vidas individuales. También somos capaces de hacer fluir nuestra propia energía hacia el infinito.

A menudo, sin embargo, tenemos dentro de nosotros mismos "sistemas" más pequeños de energía que son más cerrados que abiertos. Esto disminuye el flujo abierto de nuestra energía. El efecto general es que nos sentimos aislados, separados y alienados del cosmos que nos rodea.

Cuando tenemos una herida, una memoria, un hábito rígido, una creencia restrictiva, es como si nos contraemos a su alrededor. Al igual que el grano de arena en una ostra, estas "partículas" de nosotros mismos son donde nos volvemos menos fluidos, menos abiertos, más auto-protectores, o incluso negándonos a nosotros mismos. En el mismo acto de vivir cada día, nos encontramos con situaciones que pueden causar tales constricciones.

¿Pero supongamos que nos contraemos alrededor de ser nosotros mismos?

¿Supongamos que vemos la idea de ser un Yo, de ser una persona de ser una persona única- de ser una persona simplemente- como condición para la separación y la constricción? Supongamos que yo siento vergüenza, por ejemplo, acerca de ser un humano, o sobre el merecimiento de ocupar espacio en el mundo. O supongamos que yo lucho con tener un cuerpo físico con sus pasiones, apetitos, instintos, carnosidad, y así sucesivamente. Entonces, dejo de ser un sistema tan abierto como podría ser. El flujo de energía de la vida, de la luz, del poder dentro de mí se ve disminuida. En ese momento, todas las otras formas que han creado constricción y obstrucciones en mi vida se vuelven mucho más potentes, haciendo más difícil trabajar con ellas.

De la misma manera, cuando por alguna razón nos sentimos alienados de nosotros mismos, o que nuestro "yo" es una condición, o una razón para la constricción, es como un ataque metafísico de asma. Si este sentimiento se niega o "archiva" para no tener que sentirlo, puede aparecer en el cuerpo como dolor.

A pesar de que todavía no es científicamente posible probar esto, existe una amplia evidencia clínica de que los síntomas de cualquier enfermedad en el cuerpo se pueden enmarcar como una respuesta a alguna forma de constricción mental interna, emocional o espiritual.

La fibromialgia es un ejemplo perfecto de un " mal-estar espiritual " en el sistema cuerpo-mente-espíritu. Los síntomas de la fibromialgia son la fatiga, alteración del sueño, el dolor y la depresión. Como uno de los pioneros de EFT me dijo una vez: "La fibromialgia es al cuerpo como una baja autoestima es a la personalidad."

Gran parte de nuestra herencia religiosa implica que el alma está en "otro lugar", residente en un ámbito diferente del cuerpo. Creo que el cuerpo es un aspecto del alma, que el cuerpo es "alma destilada", por así decirlo. ¿No tiene sentido que la fatiga, el dolor y la tristeza de la fibromialgia son respuestas físicas y emocionales, o tal vez un espejo de nuestro bloqueo en relación a la alegría, el amor y la expresión creativa espiritual?

Un significado original de la palabra "aliento", en las lenguas antiguas como el arameo y hebreo, es "espíritu." Se podría decir que el movimiento del espíritu y de la vida en todo el cosmos es el "aliento de Dios", la respiración de la co-creación. Idealmente, esta respiración debe moverse en nosotros y a través de nosotros libremente. Somos cada uno un "pulmón de lo sagrado", nos expandimos y contraemos de manera que el espíritu se mueva libremente y potenciándose través de nosotros a todo el mundo.

Podemos aprender a re-imaginarnos a nosotros mismos, vernos como seres sagrados, espirituales, no a pesar de, sino por estar aquí. Encarnar es una actividad divina. Después de todo, el cosmos es una encarnación, la original; todas las otras encarnaciones, manifestaciones y expresiones de vida la replican.

Podemos aprender a experimentar nosotros mismos de una manera que nos expanda y nos restaure hacia una sensación de apertura y flujo. Esto no significa que nos volveremos completamente libres de las heridas, los desafíos, problemas, dolores, dudas, y todo el resto de los sentimientos y experiencias que nos constriñen. Lo que significa es que estas constricciones se llevan a cabo dentro de un contexto más amplio de flujo. Ellas son capaces de ser curadas, transformadas, restauradas hacia la apertura y flujo.

Entonces podemos participar y co-crear con los demás de una manera que se sienten bien en nosotros. Entonces nuestras acciones y decisiones pueden transportar y ayudar al poder de la energía que fluye en el universo mismo. Esta es la verdadera curación.

Creo que la fibromialgia es un mensaje a nuestra humanidad, de hecho, un grito a lo mejor de nosotros, para decir que nos estamos vendiendo bajo. Las personas con fibromialgia son como el canario en la mina de carbón. ¿Recuerdas cómo los mineros de antaño solían enviar un canario en una jaula hacia abajo en la mina para ver si había suficiente oxígeno para mantener la vida? Si el canario vivía, los mineros serían enviados a trabajar. Si el canario moría, bueno, supongo que era demasiado malo para el canario...

Tal vez, como todas las enfermedades, la fibromialgia en nuestros tiempos es un mensaje que nuestros cuerpos están enviando a nuestra conciencia despierta: "¡No estamos recibiendo suficiente espíritu aquí! ¡Ábrete! ¡Relájate y disfruta! Vive tu propósito”.


Extraído del libro, EFT para la fibromialgia y la fatiga crónica

Por Dawson Church, PhD


Leer otros artículos sobre Enfermedades crónicas