“Monstruos”, miedo a caerse como gimnasta y lanzamientos libres de basketball

Aquí hay algunos ejemplos de usar EFT con niños de Denise Wall. Es importante señalar, especialmente con un gimnasta, que ella se enfoca en sus miedos, o aspectos negativos, del desempeño del gimnasta para lograr sus resultados. A manera de contraste, muchos expertos en desempeño creen en utilizar sólo afirmaciones positivas, pero hemos encontrado que los miedos, la forma de hablar con uno mismo, o los “sí, pero…” socavan persistentemente cualquier afirmación positiva hasta que se eliminan con tapping.
Por Denise Wall

Hola Gary,

He aquí unos cuantos ejemplos de EFT con niños:

1.- Charlie no iba a su cuarto por los “monstruos” que viven allí. Mamá estaba desesperada de tener que escoltarlo a su habitación y quedarse con él cada noche hasta que se quedaba dormido. Tenía diez años y pasaba mucho tiempo viendo televisión y bajando a escondidas a ver películas de miedo con su hermano mayor. Los monstruos eran imágenes compuestas de murciélagos, gorilas, monos, y Freddy el horrible... de la película martes 13... con uñas largas y puntiagudas (que arañaban en su ventana y vivía afuera en el techo).

Hice que Charlie describiera cada uno de los monstruos en detalle, que me dijera dónde vivían en su habitación y cuál era el trabajo de cada uno. El gorila era el más grande y por lo tanto el jefe de los demás. Para averiguar si habíamos limpiado al jefe con EFT, ¿se iría el otro también? Sí. Medimos al jefe e hicimos tapping... se fue... el otro monstruo empezó a hacerse más pequeño. Medimos e hicimos tapping en cada monstruo y se fueron también. Freddy tomó unas cuantas rondas de tapping. Esto fue hecho con una metáfora de karate… algo que Charlie había estudiado… el argumento era que él era su propio héroe y él se desharía de estos tontos monstruos que le impedían obtener el descanso que debía.

Charlie le dijo a su mamá que “estaba cien veces mejor” y en unos pocos días Charlie dijo que él ya no pensaba en los monstruos. Podía ir a su cuarto sin que su mamá estuviera con él. Ya ha pasado más de un año y no hay regreso de los monstruos.

2.- Jane tiene nueve años. Ella ha estado estudiando gimnasia por 6 años y es una estrella en su gimnasio. De pronto se volvió temerosa y se rehusaba a practicar.

La entrevista reveló que ella ha estado aprendiendo a hacer paradas de mano de espaldas en el balancín y tenía miedo de que sus manos no supieran qué hacer, el asunto central era que ella no sabía como caer si tenía que hacerlo. Hicimos tapping sobre el miedo a caer, no saber como caer, miedo de hacerse daño, miedo de que la gente la vea caer, miedo a fallarle a su equipo. Luego del tapping le pedí que usara la técnica de Disociación Visual/ Kinestésica para visualizarse... y que se viera a sí misma moviéndose hacia atrás sobre el balancín, viéndose a sí misma sabiendo cómo caer… dónde podían ir sus manos, cómo podían sus manos doblarse, cómo ella podía caer y volverse a subir. Ella practicó caer con destreza y volver a subir… ella practicó sus manos sabiendo donde ir, ella practicó sus pies cayendo en el punto exacto del balancín.

El problema se había ido. Le pedí a la mamá que la hiciera revisar el caer seguramente con su entrenador y que lo ensayara en el balancín sobre el suelo. Jane regresó a su gimnasio y subió al siguiente nivel. Me encontré con la mamá varios meses después y dijo que sólo una que otra vez habían necesitado hacer tapping y Jane ha estado bien desde entonces.

3.- Paul tiene 13 años. En la práctica él puede hacer 28 de 30 encestadas. En un juego de basketball, él se viene abajo. Hicimos tapping con venirse abajo, lo cual se convirtió en monólogo “soy muy lento”… hicimos tapping en el ser lento. Luego el monólogo era el que conducía. Luego, usando PNL, modelamos buenos tiros que subían desde el ombligo y rodaban a través de su torso y fuera de las puntas de sus dedos… el practicó ese estado y luego lo pusimos a prueba para sus próximos juegos. El dijo que se sentía más relajado que nunca.

Espero que estos sean útiles.

Los saludos más cordiales,
Denise Wall

Traducido por Elisa García Gómez

InEnglish.gif